Del protocolo real a la fiesta de fin de año con los Middleton: así ha sido la Navidad de la duquesa de Cambridge

por hola.com

La vida de la duquesa de Cambridge ha dado un giro radical en el año que acabamos de despedir y sus fiestas navideñas también. Han sido las primeras como recién casada y por tanto miembro de la Familia real inglesa, por lo que sus tradiciones han cambiado por completo. Si hace doce meses pasó la Navidad con su familia, en esta ocasión lo hizo con su marido, el príncipe Guillermo, en Sandringham. Siguiendo la costumbre, estas celebraciones privadas incluyen la entrega de los regalos la víspera de Navidad, seguida de un almuerzo de etiqueta en el que seguramente Catherine luciría uno de los vestidos que tenía preparados para esos días.

La mañana del 25 de diciembre, la duquesa de Cambridge acaparó todo el protagonismo al asistir por primera vez al servicio religioso en la iglesia de Santa María. No dejó de saludar a la gente, recoger flores y escuchar piropos sin perder la sonrisa ni dejar de acercarse a al multitud que la esperaba. Es una de las pocas ocasiones en la que la familia real aparece en público en estas fechas por lo que la expectación de la gente era máxima, teniendo en cuenta que esta vez un miembro más se unía a la comitiva. Catherine no defraudó con su abrigo color Burdeos, a juego con el sombrero del mismo tono, y unos preciosos pendientes de diamantes que, se dice, fueron regalo de su marido. La diseñadora de estas joyas, Kiki McDonough, también fue la que ideó algunas de las que en su día lució la princesa Diana.

VER GALERÍA


Tras el servicio, se celebró el almuerzo con pavo asado y después toda la familia (excepto el príncipe Felipe, que estaba convaleciente aún de su operación cardiaca) se reunió frente al televisor para ver el discurso de la reina Isabel y pasar la tarde jugando a diversos juegos. Un “programa navideño” al que tendrá que acostumbrarse la duquesa a partir de ahora.

El fin de año sin embargo, tuvo un tono más distendido. Como la mayoría de las parejas, también Guillermo y Catherine se dividieron entre sus respectivas familias y así, dado que pasaron la Nochebuena en Norkfold, el fin de año lo hicieron con los Middleton, en Bucklebury, Berkshire. Lejos del protocolo, Pippa, hermana de Catherine, ejerció de maestra de ceremonias y organizó una gran fiesta en el jardín con una especie de tienda india cubriendo la pista de baile. Entre amigos brindaron por el año que comienza y despidieron un 2011 lleno de emociones y que quedará para siempre en su memoria por ser el de su boda.

El gran ausente en esta fiesta de fin de año fue el príncipe Harry, que estaba esquiando en el resort de Verbier, en Suiza, con sus primas, las princesas Beatriz y Eugenia, y otros amigos.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie