IMÁGENES E INFORMACIONES EXCLUSIVAS: La infanta Cristina, una sonrisa que lo dice todo y novedades sobre el divorcio

Doña Cristina deja atrás los meses más difíciles

Infanta Cristina HOLA 4060

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Arranca la otra historia de una infanta de España. Doña Cristina deja atrás los meses más difíciles y recompone su mundo. Con su viaje a Madrid, en una semana llena de emociones y de momentos familiares inolvidables, ha puesto el punto y aparte a una pesadilla inesperada, aunque, de momento, el divorcio está ‘parado’.

Portada HOLA 4060©Hola

Duele la deslealtad de Iñaki Urdangarin, pero sigue la vida. En el camino se ha dejado muchísimo y tendrá que volver a tejer su destino, pero lo peor ha quedado atrás. En estas imágenes exclusivas, puede verse cómo ha cambiado todo para la hermana del Rey en apenas unas semanas. De la pena y la tristeza que no podía esconder, cuando fue fotografiada en Abu Dabi o junto a sus hijos en Barcelona, a una luminosa sonrisa a su paso por Madrid.

Doña Cristina e Iñaki Urdangarin todavía no han iniciado los trámites para disolver su matrimonio, no habrá divorcio hasta después del verano y todo el proceso legal pasará por España
Infanta Cristina HOLA 4060©EuropaPress
Infanta Cristina HOLA 4060©EuropaPress
Doña Cristina fue la primera mujer española en portar la bandera de unos Juegos Olímpicos de verano —”una emoción y una sensación realmente indescriptibles”, dijo—. En la imagen, con las regatistas Adelina González Muñoz y Patricia Guerra Cabrera. Vestía pantalón blanco acampanado y blusa de seda en rosa palo y llevaba cartera de mano, pashmina y zapatos de minitacón con estampado de pitón.

Doña Cristina comenzó la semana trabajando en Barcelona, ciudad a la que viaja generalmente dos veces al mes para sus reuniones presenciales en la central de la Fundación La Caixa. Empezó hace veintisiete años y, a base de mucho ‘codo’, es directora del Área Internacional, además de presidenta del patronato de IsGlobal. Responsabilidades que concilia con su otro puesto como coordinadora de las Fundaciones Aga Khan. Y desde ahí se trasladó a Figueres (Girona) para asistir, el día 10, a un encuentro con el patronato de la Fundación Gala-Salvador Dalí, viajando posteriormente a Madrid sola, ya que sus hijos están de exámenes.

El divorcio

Desde que anunciaron la interrupción de su matrimonio, fuentes cercanas a doña Cristina avanzaron a ¡HOLA! que iría despacio y que no se dejaría presionar, y parece que este es el camino. Todo está claro entre ellos, no ha cambiado nada —la relación se rompió definitivamente en enero— y todas las decisiones que han tomado han sido de mutuo acuerdo, pero la disolución de su matrimonio no será inminente. Todavía no se han iniciado los trámites y no habrá divorcio hasta después del verano. Asimismo, y aunque inicialmente se valoró la posibilidad de que la demanda podría presentarse en Suiza, finalmente, y según ha podido saber ¡HOLA!, no será un divorcio internacional, sino que todo el proceso legal pasará por España.

Sigue llevando su alianza de casada y recuperó un colgante de diamantes con los cinco anillos olímpicos y lo unió a una cadena con las medallas grabadas con su inicial y las de sus cuatro hijos
Infanta Cristina HOLA 4060©EuropaPress
Infanta Cristina HOLA 4060©Hola/ Europa Press
No se ha quitado el anillo de casada, como se ve en la imagen junto a la portada que ¡HOLA! le dedicó como abanderada.

Las capitulaciones matrimoniales firmadas ante notario, camino de su boda, en 1997, les han facilitado mucho el camino. Son pactos en previsión de ruptura que ordenan el régimen económico —se casaron con separación de bienes—, disposiciones personales, además de un posible acuerdo de confidencialidad, y en lo que respecta a sus hijos, tres mayores de edad, y con Irene a punto de cumplir diecisiete años, nada va a cambiar. Podrán verse cuando quieran.