La infanta Cristina lleva con la mayor normalidad posible su imputación en el 'caso Nóos'

por hola.com

VER GALERÍA

 

La residencia de Pedralbes de los Duques de Palma se ha convertido en el cuartel general de la familia Urdangarin y del regimiento de fotógrafos y reporteros, nacionales e internacionales, agolpados a las puertas de la casa desde que saltara ayer la noticia de la imputación de la infanta Cristina en el caso Noós, así como la fecha de su declaración ante el juez Castro, el próximo 27 de abril, a las diez de la mañana. Hasta allí también se trasladaron ayer Mario Pascual Vives, letrado de Iñaki Urdangarin, y Agustín Hernández Almirall, abogado especialista en gestión de patrimonios inmobiliarios, con quien la pareja ya ha tenido contactos y reuniones anteriormente. Aún se desconoce si el abogado de su marido será el que la defienda del delito de tráfico de influencias del que se le acusa. De momento, solo sabemos que el matrimonio y sus asesores jurídicos se reunieron en Pedralbes durante más de dos horas, tras las cuales vimos salir a Vives montado en su moto.

La infanta Cristina intenta llevar con la mayor normalidad posible su imputación por el caso Nóos. Por ello, los Duques de Palma no han variado apenas su rutina y, al día siguiente de conocer que la Infanta tendrá que declarar ante el juez, Iñaki Urdangarin ha salido de su domicilio como todos los días para pasear al perro, aunque en esta ocasión en lugar de hacerlo a pie como acostumbra, se ha desplazado en coche hasta un parque cercano a su residencia. Poco después de regresar a casa en el mismo vehículo, otro coche, con los cristales tintados, ha salido llevando en su interior a la infanta Cristina, con gafas de sol oscuras y la mirada al frente, que en torno a las nueve de la mañana acude habitualmente a su trabajo en la Fundación La Caixa. La Infanta ha llegado hacia las 09.15 horas a la sede de la entidad financiera y ha entrado caminando por la puerta principal, donde la esperaban algunos periodistas y reporteros gráficos, sin responder a ninguna pregunta. Y, alrededor de las diez y media de la mañana, un tercer coche con los niños Urdangarin, que se encuentran aún de vacaciones, abandonaba el domicilio familiar, seguido del automóvil con la escolta. El matrimonio y sus hijos parecen así mantener sus costumbres después de que el juez instructor, José Castro, decidiera imputar a doña Cristina.

 

VER GALERÍA

 

Sin querer dar demasiados detalles sobre la imputación de la infanta Cristina, el abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, se paró con la prensa a las puertas de su despacho. "He visto a ambos muy unidos en la adversidad" ha recalcado tres o cuatro veces el letrado, cuando le han preguntado cómo ha visto al matrimonio, a quien visitó ayer miércoles por la tarde. A la pregunta de por qué dice que están muy unidos, ha contestado: "Son mis percepciones". De momento, la Casa Real no se ha pronunciado sobre si él será el elegido para defender a la Infanta, tal y como comentó, y añadió: "Como no soy el portavoz de la Infanta, no debo ni puedo decir nada más". Además a la pregunta de si Iñaki Urdangarin está más preocupado por su imputación o por la de su esposa, respondió: "No son comparables".

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie