UN REINADO DE INESTABILIDAD

por hola.com

Isabel II (1830-1904) fue proclamada reina a los tres años y declarada mayor de edad tan sólo a los trece. Durante su infancia, su madre, la reina María Cristina -cuarta esposa de Fernando VII-, ejerció la regencia. El de Isabel II no fue un reinado fácil. A menudo, vio amenazado su mandato por los continuos enfrentamientos entre los defensores de las ideas liberales y los carlistas, que acariciaban el absolutismo. Isabel II contrajo matrimonio, en 1846, con su primo Francisco de Asís. Un matrimonio que acabó en fracaso y que originó la segunda guerra carlista. Isabel II se enfrentó durante su reinado a diversos estallidos revolucionarios pero fue su política de mano dura la que le desplazó del trono. Desde el exilio en Francia, y separada de su marido, aspiró volver al trono español, pero finalmente abdicó en su único hijo varón, Alfonso XII.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie