Una gran cena de gala cierra las celebraciones del 75 cumpleaños de la reina Margarita

El castillo de Fredensborg fue el escenario en el que la Familia Real danesa agasajó a las Casas Reales de Suecia, Noruega y Grecia

by hola.com

Durante una semana tanto la nación, como la gran familia de la realeza, se han volcado en el 75 cumpleaños de la reina Margarita de Dinamarca. Sin embargo, tras las alegres celebraciones oficiales llegó el momento de la despedida. La soberana lejos de conformarse con un adiós triste, volvió a vestir de gala la noche y demostró (una vez más) que nadie como ella sabe festejar un aniversario.

El día había sido intenso para la soberana y sus invitados, muchas cosas habían ocurrido desde que las 8:30 de la mañana abrió la ventana de su palacio para recibir una salva de aplausos y felicitaciones: un gran homenaje en el palacete de Christian VII y un paseo en carroza hasta el Ayuntamiento de Copenhague, en donde se celebró una gran recepción. Sin embargo, ni la intensidad de la jornada, ni el frío que arreciaba en la isla de Selandia, consiguieron apagar las ganas continuar con los fastos.

Para poner el broche de oro al cumpleaños, la Reina pensó en una cita que fuera menos formal que la vivida la noche anterior en el Palacio de Christianborg, pero que también fuera una gran fiesta. Así que eligió el castillo de Fredensborg, sede de grandes acontecimientos en la vida de la Familia Real. Un enclave que literalmente significa Castillo de la Paz y que posee los jardines más grandes de Dinamarca, unos jardines que ahora serán renovados y lucirán un nuevo diseño, regalo de cumpleaños que le hicieron la Primera Ministra danesa y el Presidente del Parlamento danés.

Con este brindis y las cariñosas palabras que le dedicaron a Margarita II, se ponía el punto y final a unas celebraciones que han colmado de afecto a la Reina y que han demostrado el cariño que la nación siente por ella. Una mujer con una popularidad inquebrantable entre sus ciudadanos, desde que en 1972 se convirtió en Reina -tan sólo veinte horas después de perder a su padre, el rey Federico IX-, siendo la primera mujer en portar la corona danesa en cinco siglos. Como ya dijo durante la rueda de prensa que concedió con motivo de su cumpleaños, se encuentra "en plena forma” y no tiene la intención de abdicar, así que no sería sorprendente que dentro de cinco años Margarita II organice de nuevo unas grandes celebraciones por su 80 cumpleaños.

* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

Los alrededores del castillo habían sido todo el día un hervidero de fotógrafos, periodistas, operadores de cámaras y, sobre todo, ciudadanos, muchos daneses que agitaban sus banderas y que estaban deseando que el reloj marcara las siete de la tarde para que comenzara el desfile de trajes de gala y joyas reales. El segundo en Dinamarca en menos de veinticuatro horas.

 © Gtresonline

Algunos invitados ya habían tenido que marcharse -como los Reyes de España o los de Holanda-, otros en cambio habían ido llegando a lo largo de la jornada, como los Príncipes Herederos de Suecia y Noruega. Uniéndose así los Reyes de Suecia, al rey Harald de Noruega, a los Reyes de Grecia y a la Familia Real danesa, que durante dos días ha ejercido de perfecta anfitriona.

 © Gtresonline

Si el día anterior para la velada en el Palacio de Christianborg eligió un bonito vestido con cuerpo de strass en tono rosa pastel, en esta ocasión Mary de Dinamarca apostó por un elegante diseño plateado con abertura en la espalda. Bella como siempre, la esposa del príncipe Federico completó su look con una coleta baja con la raya al medio que dejaba al descubierto sus preciosos pendientes de brillantes.

 © Gtresonline

La llamativa chaqueta roja de terciopelo de Joaquín de Dinamarca consiguió 'robarle' el protagonismo a su mujer, la princesa Marie, que estaba muy elegante con un diseño en tono champán y complementos a juego. A la derecha, la princesa Victoria de Suecia, que se decantó por el plateado y las paillettes.

 © Gtresonline

Espectacular vista de las mesas del salón del castillo de Fredensborg donde se celebró la cena de gala.

 © Cordon Press

Instante captado por los fotógrafos en el que Mary de Dinamarca y Mette-Marit de Noruega conversan animadamente durante la cena.

 © Gtresonline

El rey Harald de Norueg junto a Ana María de Grecia y, a la derecha, el príncipe Daniel de Suecia.

 © Cordon Press

A la izquierda, la reina Silvia de Suecia, que lució un original vestido en tonos coral y naranja con chal a juego. A la derecha de la imagen, el rey Carlos Gustavo de Suecia con la princesa Benedicta de Dinamarca y, detrás, Federico de Dinamarca.

 © Cordon Press

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie