La familia real danesa comienza el 2012 de gala en gala y rodeados de anécdotas

La mujer del príncipe Joaquín de Dinamarca se encuentra en la recta final

por hola.com

La reina Margarita II presidió el 1 de enero por la tarde, como es tradición, la primera recepción de Año Nuevo, que reunió a la familia real danesa y a las principales autoridades, incluido el nuevo Gobierno danés al completo. Todos se reunieron en el salón de los Caballeros del palacete de Christian VII en el complejo de Amalienborg, donde disfrutaron de una cena de gala, con un menú que incluía sopa de patatas con perejil, faisán a la borgoñesa con puré de apio y puerros, y profiteroles con queso azul, acompañados por vinos de la cosecha del príncipe Henrik de sus viñedos franceses de Cayx.

 

VER GALERÍA

 

Para esta gala, la reina eligió un vestido de color rosa, mientras que Mary Donaldson lució un vestido de terciopelo granate, uno de sus colores favoritos en trajes de noche, mientras que los hombre de la familia lucieron sus uniformes militares de gala.

 

VER GALERÍA  

 

Los príncipes Federico y Mary protagonizaron la anécdota de la noche al llegar con retraso y ser los últimos en hacerlo, saltándose así el protocolo, que marca que los últimos en entrar deben ser la reina y el príncipe consorte. Se desconoce el motivo de esta tardanza y la Casa Real no ha aclarado las causas. También ha marcado esta cena que el príncipe Joaquín asistiera sin su mujer, la princesa Marie, que decidió quedarse en casa, ya que se encuentra en la recta final de su embarazo y prefirió guardar reposo.

Este no ha sido el único acto con el que ha comenzado la familia real danesa el 2012, ya que todos los años empiezan el mes de enero con una apretada agenda. Hoy han recibido a los jueces del Supremo y los oficiales de la Guardia Real en el palacete de Christian VII y después, los reyes y lo príncipes herederos se han reunido con el Cuerpo Diplomático en al palacio Christiansborg.

 

VER GALERÍA

 

Para esta gala la reina Margarita y la princesa Mary apostaron por le mismo color, el azul marino. La reina llevó un vestido con el cuello y los puños de piel de color marrón, mientras que la princesa llevó un traje de manga larga con cuello mao y el pelo recogido en una coleta baja.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie