Delphine Boel y su marido, James

Delphine Böel ejerce como princesa por primera vez en un acto junto a la Familia Real belga

Después de haber sido reconocida legalmente como hija de Alberto de Bélgica

por hola.com

Todos los 17 de febrero, la Familia Real belga celebra en la Cripta Real un homenaje a sus antepasados. Este año ha sido la primera vez que han contado con la presencia de Delphine Böel, la hija de Alberto de Bélgica que fue reconocida como tal hace solo unos meses. Ya había debutado con su título de princesa -concedido por un juez tras un largo proceso legal- durante una campaña de vacunación en noviembre, pero ahora ha participado en el evento que se ha celebrado en la Iglesia de Nuestra señora de Laeken junto a otros miembros de la realeza como los propios Reyes o la princesa Astrid y su hija Laetitia Marie.

Las consecuencias que el reconocimiento como princesa de Delphine Boël han provocado en Alberto y Paola de Bélgica

VER GALERÍA

La princesa Delphine ha acudido al acto junto a su marido, James O'Hare, con el que ha mostrado sus respetos ante las tumbas de Alberto I, fallecido el 17 de febrero de 1935, y la reina Astrid, que murió en agosto de ese mismo año. De la misma manera, hemos visto a Alberto de Bélgica, que caminaba con la ayuda de un bastón y cogiendo del brazo a su mujer, la reina Paola. También el rey Felipe y su esposa Matilde, vestidos de riguroso negro, y la princesa Astrid con su hija más joven han estado en el templo de estilo neogótico que está situado a unos 4 kilómetros y medio del Palacio Real de Bruselas. Han ido entrando por parejas para cumplir con la normativa anti-COVID del país, que tiene actualmente una incidencia de más de 200 casos por cada cien mil habitantes. Después de este homenaje silencioso se hubiera celebrado circunstancias normales una misa en honor a los difuntos de la Familia Real, pero esta vez no ha sido así, también debido a la pandemia.

Delphine Boël rompe a llorar al pronunciar sus primeras palabras como princesa de Bélgica

VER GALERÍA

HAZ CLICK AQUÍ O EN LA IMAGEN PARA VER LA FOTOGALERÍA

"La princesa Delphine ha sido invitada de la misma manera que sus hermanos y hermanas, y ha aceptado la invitación", ha concretado el director de comunicación de Palacio, Francis Sobry, tal y como informan los medios del país. Otros años en este evento estaban también presentes, además de los royals belgas, algunos de los miembros de la familia Gran Ducal de Luxemburgo, ya que están emparentados. Por supuesto, en 2021 se han reducido al máximo las citas de este tipo en Bélgica para intentar minimizar la expansión del coronavirus y tampoco ha estado el príncipe Laurent, a quien vimos por última vez en la calebración del Día Nacional en julio del pasado año.

VER GALERÍA

Desde que en enero de 2020 un juez reconociera a Delphine como la hija de Alberto de Bélgica, las cosas han cambiado mucho en el pequeño país de Europa Occidental. El rey emérito y su esposa Paola han separado sus herencias para que la nueva princesa reciba solo la parte de su padre, pero el resto de movimientos por parte de la Familia Real han sido de bienvenida. Tras una conferencia de prensa de lo más emotiva al recibir su título, en la que agradecía precisamente el apoyo de su marido en este proceso legal que comenzó en 2013, la nueva hermana del rey Felipe tuvo un encuentro privado con él que supuso un acercamiento sin precedentes. Más tarde, Delphine conoció de manera oficial a su padre en una cita familiar y cercana que tuvo lugar en el castillo de Belvédère: "Se ha abierto un nuevo capítulo, lleno de emociones, tranquilidad, comprensión e, igualmente, esperanza", aseguraban entonces desde Palacio.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie