Victoria de Inglaterra, su amor al ballet al descubierto

Una subasta revela una faceta desconocida de la ‘abuela de Europa’ y de su esposo, el príncipe consorte Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha

rename Reina Victoria ballet

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

La monarquía Británica ha sido férreamente protegida por Soberanas fuertes y longevas. Si la Reina Isabel II está organizando los fastos por sus 70 años en el Trono, su tatarabuela, Victoria de Inglaterra (también conocida como la ‘abuela de Europa’), fue Reina por 63 años y 216 días (del 20 de junio de 1837 al 22 de enero de 1901, fecha de su muerte). Entre una y otra suman cerca de un siglo y medio llevando las riendas de la Monarquía de su país y generando una sensación de estabilidad y fortaleza única. Por otro lado, si Isabel II se casó por amor con Felipe de Edimburgo y con él protagonizó un matrimonio de más de 73 años, la Reina Victoria, en este rubro, no tuvo igual suerte y el amor de su vida, su primo y esposo, Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, falleció en 1861, tras poco más de 20 años de feliz matrimonio.

rename Reina Victoria ballet©GettyImages

Una historia de amor… con fondo de ballet

Estos días salió a la luz la noticia de que la prestigiosa casa de subastas Bellmans ponía a la venta unas zapatillas de ballet de Victoria de Inglaterra, elaboradas artesanalmente por los zapateros de la Familia Real, Gundry & Sons. Al parecer, la Reina las usó en la intimidad de Palacio entre sus veinte y treinta años y, después, se las obsequió a la duquesa de Sutherland. Sus descendientes podrían ser quienes han puesto a la venta esta ‘joya’ delicada que, algún día, estuvo en los pies de la mujer que logró que nueve de sus nietos y nietas o bien reinaran o bien fueran consortes en las Monarquías más sólidas de Europa. El amor de Victoria y Alberto de Inglaterra por las Bellas Artes se evidenció tras la construcción del Royal Albert Hall, inaugurado el 29 de marzo de 1871.

Además de las zapatillas de ballet que hoy son noticia, el día de su boda también calzó unas de satén blanco
Zapatillas reina Victoria de Inglaterra©CordonPress
La todopoderosa Victoria se calzó con zapatillas de ballet y, derecha, las zapatillas de ballet que usaba en la intimidad de Palacio se subastan estos días.

El calzado de una novia

Si estos días salen a la luz este par de zapatillas, hay un dato muy curioso sobre el día de la boda de Victoria y Alberto, el 10 de febrero de 1840. Además de usar un vestido de color blanco (algo inusual en la época), decidió que todo él fuera confeccionado en Inglaterra, con telas del país. Un apoyo incondicional a la industria textil británica, en unos momentos especialmente difíciles. Ella misma escribió en su diario: “Llevé un vestido de satén blanco, con un profundo volante de encaje oniton, una imitación de un diseño antiguo. Mis joyas eran mi collar y mis aretes de diamantes turcos, y el hermoso broche de zafiro de mi querido Alberto”. Igualmente llamativa fue la elección del calzado: rehusó ponerse zapatos franceses y optó por unas zapatillas de satén de ballet con cintas.

Esto nos hace sospechar que a Victoria de Inglaterra este calzado le hacía sentir especialmente bien en la intimidad. Las zapatillas subastadas estos días, de 23.5 centímetros de largo, sugieren que Victoria de Inglaterra tenía un espíritu oculto de bailarina cuando caminaba por los pasillos del Palacio de Buckingham.

Victoria de Inglaterra ascendió al Trono en 1837 y reinó durante 63 años, siete menos que su tataranieta Isabel II
rename Reina Victoria ballet©GettyImages
Victoria y Alberto de Inglaterra el día de su boda, el 10 de febrero de 1840. Su vestido nupcial ha sido de los más imitados en la historia y, de hecho, el diseño de Kate Middleton reproducía algunas ideas.