El pino

“Hacer el pino para relajarse es como tirarse de un segundo piso para aprender a volar”

Alfonso Ussia
HOLA Alfonso Ussía opina sobre Sonsoles Ónega

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Me siento hondamente preocupado. Acabo de leer en ¡Hola! La entrevista de Pilar Rubines a la periodista Sonsoles Ónega. A pesar de mis diferencias respecto a ella, me alegro de su felicidad. No obstante le recomiendo algo de más cuidado para que se mantenga en perfecto estado físico y de salud. En la fotografía que se hace en Valdemorillo, posando vestida de largo entre cabras, se observa a sus espaldas un impresionante carnero con gesto malhumorado. Un carnero con la cornamenta retorcida y puntiaguda, que está a un paso de arrancarse por la espalda contra la joven televisiva, y cuyo desenlace de haberse arrancado prefiero no figurármelo.

La presentadora de Telecinco, en el cerro Cañada Real Segoviana HOLA 4050©FERNANDO JUNCO

Pero la hondura de mi preocupación se justifica por una de sus revelaciones. “Hago el pino para relajarme. Ver la vida del revés te da claves que no ves ‘del derecho’”. Aquí, en este punto de la entrevista, muestro mi inconformidad y disiento.

Hacer el pino no relaja. Hacer el pino para relajarse es como tirarse de un segundo piso para aprender a volar. El golpe con el suelo desde un segundo piso es molesto, pero si se domina, no es mortal de necesidad. Puede experimentarse alguna torcedura de tobillo o una fractura de menisco, con una contrariedad científica universalmente demostrada. No se aprende a volar. Haciendo el pino, lo único que se hace es hacer el pino, pero la vida en esa posición tan chocante no concede claves de que al revés se ve lo que sucede mejor que al derecho.

Sonsoles Ónega posa con sus dos perros HOLA 4050©FERNANDO JUNCO

Hacer el pino es ejercicio tan molesto como innecesario, y un mal movimiento acarrea con seguridad problemas cervicales que pueden acompañar a la víctima, con dolores agudos, durante una extensa temporada. No he conocido jamás a nadie que haga el pino para encontrar el sosiego y el relajamiento. Entre hacer el pino y la mirada de destemplanza del carnero de Valdemorillo, esas páginas alegres, multicolores y optimistas dedicadas a Sonsoles Ónega, a punto han estado de convertirse en un reportaje de Sucesos.

Lo recitaba de continuo el gran Antonio Mingote:

El Conde Don Garcés

Tenía un lavamanos de tres pies.

Pero tres pies tan altos,

Que el pobre Conde se lavaba a saltos.

En cambio, Casimiro,

Se lava en el estanque del Retiro.

La Humanidad es rara

Hasta y para el aseo de la cara.

Y para relajarse haciendo el pino y dar la espalda en Valdemorillo a un carnero enfadado.

Reconozcan que mi honda preocupación está justificada.


Más sobre