La boda en Jerez de Claudia

Claudia, la novia del vestido capa que se casó en Jerez de la Frontera

Nuestra protagonista se enamoró de unas bodegas en la ciudad gaditana y allí se dio el 'sí, quiero' con un look de alto impacto

por Estrella Albendea

Hay un dicho popular que afirma que de la celebración de una boda, nace otra. Algo así podría decirse que le sucedió a Claudia, una de las novias más populares del momento, con su ya marido Álvaro. “Coincidimos varios años estudiando en Sevilla y, aunque tenemos muchos amigos en común, entre ellos mi hermana, nunca nos llegaron a presentar. Fue en Jerez, en la boda de una de mis mejores amigas, donde nos conocimos. Creo que desde ese día, hace casi cuatro años, nos hemos separado muy poco”, explica nuestra protagonista. El destino quiso que la pareja se diera el sí, quiero el pasado 7 de agosto, pero su aventura para celebrar el gran día, tuvo algún giro inesperado de los acontecimientos.

VER GALERÍA

- Todo lo que necesitas saber para organizar una boda en una provincia que no es la tuya

Cambios inesperados

Su fecha inicial, aquella que fijaron tras su pedida de mano, era el 30 de mayo de 2020, pero se vieron obligados a modificarla para no poner en peligro a sus invitados. “Fijamos el 22 de mayo de 2021 como nueva fecha. Teníamos claro que esa sería nuestra fecha definitiva pero, contra todo pronóstico, mi padre falleció en enero. Fue una decisión complicada, pero finalmente decidimos posponerla unos meses más”, relata Claudia. 

Recuperados de la sorpresa e ilusionados por la celebración de su enlace, este mes de agosto sellaron su amor en la Iglesia de San Juan de los Caballeros, para trasladarse después, con todos sus invitados, a las Bodegas Luis Pérez, de Jerez de la Frontera. Con estos dos espacios, que acogieron su boda de día, la pareja tiene una historia muy especial: “Cuando visitamos la bodega por primera vez, en la boda de unos amigos, nos encantó, por lo que, aunque yo soy de Almería, desde el principio tuvimos claro que ese sería el sitio”, comparte. Y continúa: “Algo parecido nos pasó con la Iglesia. Para Álvaro significaba mucho, ya que él pertenece a esa hermandad. Yo solo puedo decir que la primera vez que entré me emocioné…”.

VER GALERÍA

- La historia de Beatriz, la novia del vestido especial que se casó en Gerona

Un look sofisticado

Esa misma emoción invadió a Claudia cuando pudo verse al fin vestida de novia. El espectacular diseño de From lista with love dejó a los asistentes, y a quienes se toparon con ella en las redes sociales, sin palabras. “Tenía claras varias cosas: quería un vestido liso, con cuello alto, capa y abertura en la parte delantera. Todo lo demás fue obra de From Lista With Love. Además de las buenas referencias que tenía de ellos, congeniamos a la perfección y supieron captar mi estilo desde el primer momento”, introduce ella misma.

VER GALERÍA

- ¿Quién diseña en Andalucía los looks de novia más buscados?

El proceso de realización de esta pieza de costura fue bastante largo, dado que tuvieron que posponer el enlace en varias ocasiones, pero confiesa nuestra protagonista que esto le permitió darse cuenta de lo segura que se sentía con este look. “Desde el principio sabía que quería un vestido liso de crepé, sin encajes ni muchos adornos. Me encantaba el detalle del cuello alto y capa. Para ello, tanto Macarena como Zuma, me recomendaron el gazar de seda. Creo que esta tela le daba presencia y a la vez ligereza a estos dos detalles, por lo que no lo dudé en ningún momento”, apunta. 

VER GALERÍA

- La boda íntima de Cristina, la novia sevillana del vestido 'midi' y los zapatos lilas

Detalles que importan

En los planes de Claudia también estaba su interés por llevar mangas largas, pero no quería que fuera convencional y el equipo de la firma dio en el clavo: “optamos por una manga con volumen también en gazar de seda cosida sobre el propio vestido. Antes de empezar el baile decidí quitármela y lucir la manga corta del vestido”. Precisamente porque su estilismo estaba repleto de volúmenes, buscaba un ramo de novia recto y sencillo y encontró en los nardos, una flor aromática, discreta y muy cofrade, la mejor opción. “Toda la Iglesia estaba decorada con nardos, ya que es una flor muy característica de Almería, especialmente de su patrona, la Virgen del Mar, por lo que decidí hacer el ramo simplemente con esta flor y algo de eucalipto”, dice.

El maquillaje y la peluquería seguían esta misma línea minimalista, pero muy favorecedora. Fue Manuel Cecilio el encargado de darle color a su rostro y, aunque la novia no lo conocía, no pudo quedar más contenta con el resultado: “quería un maquillaje natural y un peinado muy fijado para no tener que estar pendiente del pelo en ningún momento. Al ir con cuello alto y lazada nos decidimos por un moño de bailarina no muy bajo. Volvería a confiar en él sin ninguna duda”.

VER GALERÍA

- Consejos para encontrar a la mejor 'wedding planner' según tu estilo

Apoyo de wedding planner

Claudia y Álvaro guardan muy buen recuerdo de sus proveedores y, aunque ellos y la hermana de la novia se encargaron de la organización, los días previos y especialmente el de la celebración, contaron con sus propias wedding planners para evitar imprevistos. “Contamos con Bianca Weddings. Tanto Bea como Ainhoa estuvieron pendientes de cada detalle. También tuvimos la suerte de contar con Catering Miguel Ángel. Además de su comida hay que destacar lo bien que cuidan a todos sus invitados”, explica la novia.

Artemisa fue la floristería encargada de la decoración de los espacios y La bombilla crea estuvo al frente de la iluminación de los mismos. Los novios buscaban darle color a todas las zonas de la boda, desde la iglesia a la bodega: “desde Artemisa utilizaron principalmente buganvilla para la decoración exterior y astromelia en varios colores para la decoración de las mesas. El resultado no pudo ser mejor. Además, se encargaron de darle un toque especial a la zona de baile con un espacio chill-out”.

VER GALERÍA

- Espacios de bodas repletos de flores en los que siempre es primavera

Anécdotas memorables

De la ceremonia a la celebración, e incluso mucho antes, se produjeron momentos inolvidables, anécdotas que Claudia lleva en su corazón y hoy recuerda. Como que Alejandra Salido, su fotógrafa, fue la primera en descubrir que se casarían: “coincidimos con ella en una boda unos meses antes de que Álvaro me pidiese matrimonio y fue allí donde, sin yo saber nada, Álvaro ya le avisó de que sería la fotógrafa de nuestra boda”. O que en un primer momento alguien le comunicó que el novio no estaba en la iglesia a cuando ella llegó: “Siempre he sido una persona muy puntual pero tengo que decir que Álvaro no tanto. Luego resultó ser una confusión de algún despistado”.

VER GALERÍA

- ¿Tus amigos se casan este año? Estos regalos bonitos y asequibles les encantarán

Pero, sin duda, el momento más emotivo de todos fue en realidad un homenaje silencioso. “Lo más especial fue cuando vi Álvaro bajar del altar para acompañarme en mis últimos pasos. Tras el fallecimiento de mi padre, tenía muy claro que quería que fuese mi sobrina y ahijada de dos añitos quien me acompañase al altar. No me veía con nadie más”, reconoce. Para Claudia fue una sensación muy difícil de explicar: “Álvaro me vio un poco emocionada, por lo que decidió bajar a darme un abrazo”. Aquel momento, como muchos otros repletos de alegría y sentimiento, marcaron una nueva etapa en su vida. Una etapa que por fin ha llegado para ellos y de la que les queda, con seguridad, mucho por disfrutar.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie