La boda de Valle con un vestido con lazada y joyas vintage en Sevilla

¿Mantener una joya antigua o modernizarla? Los expertos responden a novias y madrinas

Hablamos con profesionales sobre lo que supone transformar una pieza y cuáles son sus recomendaciones ante esta decisión

por Estrella Albendea

La moda, con el tiempo, va cambiando sus costumbres y tendencias. Lo que antes era una estética o gesto de estilo establecido, hoy se ve como trasnochado o ligado a un grupo de edad muy concreto. Esta evolución se refleja también en el uso de accesorios como las joyas, que han perdido popularidad en la vida cotidiana y en su mayor parte se reservan para acontecimientos especiales, como una boda. En ocasiones, novias y madrinas se ven en la tesitura de decidir qué tipo de piezas lucirán en su gran día y, por ende, pueden llegar a plantearse modernizar pendientes, pulseras, collares, broches o tiaras para huir de sus aires vintage. Sin embargo, son los expertos los que mejor pueden responder a la pregunta de si les conviene mantener una joya antigua o, por el contrario, transformarla a su gusto. 

- Rocío, la novia del vestido atemporal y el ramo de fresias, que marcó tendencia entre sus amigas

Reformar o mantener en su estado original

“La mayoría de las joyas antiguas pueden reformarse, ya sea por motivos funcionales o por motivos de estilo. Prefiero hablar de reformar o de adaptar, que de actualizar. La reforma debe hacerse con especial pericia, ya que en muchas ocasiones son piezas delicadas, y con el máximo respeto y coherencia”, introduce Caroline Sant Chalois, de Joyería Sant, todo un referente en Barcelona que domina a la perfección el arte de la joyería para eventos tan especiales como una boda. Explica, además, que habría que retocar una joya antigua cuando esta se encuentre dañada y su integridad esté en peligro, aunque también “siempre que tengamos claro que con la reforma la pieza se adaptará mejor a nuestras necesidades o estilo”, aclara.

Es en el saber hacer de los maestros donde reside la llave para dar con un resultado bien ejecutado. Lo explica al detalle Alberto Urbaneja, encargado de comunicación y relaciones públicas de Moon Diamonds: “Siempre se puede modificar una joya. Esta modificación puede ser estructurante o simplista, adaptándola a las tendencias actuales”. Sin embargo, hay formas de transformar una pieza y en esta reconocida empresa, experta en vintage, tienen su propia filosofía: “Abogamos por reformas sencillas que mantengan el alma de la pieza para que cuando pasen a generaciones futuras sigan manteniendo algunas de sus cualidades originales. En este sentido contamos con un gran equipo de expertos que ayudan, junto con las directrices marcadas por nuestros clientes, a diseñar una joya adaptada a nuestros tiempos, que a la vez resulte cómoda y ponible”.

- ¿Qué pendientes de novia favorecen más según tus facciones?

Con él coincide Caroline, pues para evitar males mayores, se debe respetar el producto que llega al taller. “Me parece importantísimo encargar la reforma a un taller de contrastada solvencia, que tenga las herramientas y la pericia suficientes para hacer el trabajo con los procedimientos indicados y, del mismo modo, dejarse asesorar por un profesional que tenga la cultura y la sensibilidad necesarias para no caer en anacronismos que pueden ser verdaderos atentados”, explica.

El veredicto de los expertos

Una vez que se conocen las recomendaciones en torno a un proceso de este tipo, basta descubrir qué recomiendan los expertos sobre una decisión tan delicada. Adelantan desde Sant que, aunque depende del tipo de modificación requerida y de aquella fecha límite que indique el cliente, una transformación de este tipo puede durar un plazo de dos semanas. “Para un día tan especial nos parece bastante emotivo poder lucir una joya familiar con un alto valor sentimental. Todas las joyas se pueden reformar en cualquier sentido, pero cuando hablamos de lucir joyas en un día tan importante, en nuestra empresa siempre tendemos a intentar no alterar la esencia de la misma”, concede Alberto.

- La fascinante historia del anillo de compromiso de Grace Kelly

No obstante, continúa, todo depende de la pieza en cuestión, no es una ciencia exacta: “Cada joya y cada ocasión debe tratarse individualmente, cada una requiere un estudio pormenorizado. No podemos dar un consejo tan simplista en este sentido puesto que habrá joyas que por sus características físicas y su estructura no pueden o no deben ser modificadas. En estos casos nuestros expertos siempre aconsejarán la mejor opción posible, tanto técnica como económica”.

Cuando se pregunta a Caroline sobre este tema, ella aboga por lo vintage, aunque con matices muy significativos. “Suelo ser conservadora cuando se trata de una pieza interesante. No obstante, creo que las joyas están para ser lucidas y disfrutadas, y si se tiene claro que se disfrutarán más adaptándolas a una nueva necesidad, me parece acertado realizar la reforma que lo permita”, reconoce.

- Valle, la novia del lazo viral que se inspiró en las hermanas Johansson

Toda una tendencia

Siempre en línea con la realidad de cada época, en materia de joyería, las piezas antiguas no pasan de moda, pero es especialmente en los últimos años, con el auge de lo vintage, cuando ha crecido el interés por las creaciones de este tipo y así se ha reflejado entre novias y madrinas. “En la actualidad existe una tendencia vintage, las joyas que se lucen para este tipo de eventos suelen ser clásicas y sobrias, aunque siempre existe una gran variedad de exigencias al respecto”, admiten desde Moon Diamonds.

Y continúan: “Si es cierto que nosotros apostamos por joyas bivalentes, que puedan usarse en la cotidianidad porque para nosotros las joyas deben acompañarnos en cualquier situación y debemos sentirnos cómodos con ellas, que lleguen a formar parte de nosotros. Un ejemplo claro de ello sería los pendientes desmontables, una de nuestras especialidades: son joyas que puedes seguir utilizándolas para diversas ocasiones”.

- Anillos de compromiso que han marcado un antes y un después para las novias

Confiesan desde Sant que el auge de este tipo de piezas, también ha propiciado un crecimiento de las solicitudes para modificarlas: “Muchísimas de las demandas van enfocadas a la simplificación de la joya antigua para hacerla más discreta y llevable. Personamente, creo que todas las joyas son llevables y que la clave reside en cómo se combinen. Cuando la pieza es interesante, suelo animar a quien la ve demasiado importante a llevarla sola, prácticamente sin otras joyas. Poniendo el foco en una sola pieza, véase dos, la joya tendrá su merecido protagonismo y no se caerá en el exceso ni en lo que suelo llamar una borrachera de información”.

- ¿Cambiar la fecha de las alianzas si se aplaza la boda? Las novias responden

Una joya para la novia, otra para la madrina

Para evitar caer en esa ‘borrachera de información’ que menciona Caroline, preguntamos a ambos expertos qué joyas deben considerar novias y madrinas para estar perfectas en un día tan señalado. Desde la casa barcelonesa lo tienen claro: “Para la novia, aquella con la que se sienta favorecida, y que le transmita algo especial. Al margen de anillo de pedida, pienso en pendientes o pulsera, pero todo me vale mientras respete un juego de equilibrio visual y sea acorde a la personalidad y el estilo de quien la lleve. La madrina tiene licencia para matar y la ocasión perfecta para lucir piezas un poco solemnes, que quizás use menos en el día a día”.

Por su parte, Alberto prefiere dejar un espacio para la reflexión individual: “La mejor joya para la novia es aquella con la que se inicia todo este proceso sentimental, es la que le evocará en un futuro todos los recuerdos que vivirá a raíz de ese momento. Para nosotros podría comenzar con el anillo de pedida, puede ser un anillo de tradición familiar y que generación tras generación va evolucionando en función de las tendencias. “Por añadido, todas aquellas joyas que le acompañen en ese día tendrán un significado especial para ella”, introduce. No obstante, se cubre las espaldas ante una elección tan personal: “Cada novia es totalmente diferente, no podemos englobar en una sola respuesta todos y cada uno de los casos”. 

- Anillos de compromiso sostenibles o cómo decir 'sí, quiero' cuidando del planeta

¿Y para la madrina? Las más elegantes apostarán por piezas sin estridencias, con las que sentirse favorecidas, que siempre se han quedado reservadas para una ocasión especial. “La madrina aunque también juega un papel importante en estos días, pasa a un segundo plano y por ello recomendamos joyas más sobrias y sencillas, dentro de una variedad infinita de complementos”, concluye Alberto.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie