Máxima de Holanda

Máxima de Holanda abandona los estampados y el efecto ha sido sorprendente

La esposa del rey Guillermo Alejandro elige en la inauguración del parlamento holandés una creación digna de alfombra roja

por Paula Callejo

Los Reyes de los Países Bajos están ya totalmente instaurados en la rutina que afrontan con especial ilusión tras el complicado verano que hay vivido. Hace apenas un par de semanas desde que volvieron al trabajo e inauguraron la agenda oficial de su nuevo curso, y ayer mismo asistieron, como manda la tradición, a uno de los eventos más destacados de la misma. El tercer martes de septiembre de cada año se da comienzo de forma oficial al calendario político de Holanda mediante el simbólico acto de la apertura del Parlamento. Este día, conocido como Prinsjesdag o Día del Príncipe, está considerado como uno de los más señalados a nivel institucional, y despierta máximo interés entre la prensa y los ciudadanos del país. Para asistir a un evento tan especial, Máxima de Holanda ha optado por un diseño de alfombra roja mediante el que ha renunciado a sus característicos estampados y colores llamativos y ha confirmado cuál es su apuesta fetiche en cuestiones de vestuario de cara a los próximos meses: la paleta pastel.

La soberana holandesa ha recurrido de nuevo a la firma Luisa Beccaria mediante un vestido largo digno de princesas de cuento. Es la segunda vez que Máxima de Holanda apuesta por esta casa italiana, la primera vez lo hizo justo hace un año para acudir a una cena benéfica celebrada en Ámsterdam con un diseño de gasa cuajado de flores azules de distintos tamaños de la colección primavera-verano 2017. En esta ocasión, sin embargo, ha prescindido de estampados y ha apostado por un modelo más antiguo que pertenece a las propuestas de la marca para el otoño-invierno de 2016 que refleja su tendencia estrella en este nuevo curso.

Se trata de una creación confeccionada en seda de efecto iridescente, con detalles fruncidos en el cuello y los puños, mangas abullonadas, cintura ceñda y una gran falda de la que parte una cola que ha aportado un aspecto más teatral cuando la esposa del Rey ha bajado la escalinata del Parlamento. Este vestido combina diversos tonos como el rosa, el amarillo, el verde o el azul, pero todos en su versión más pastel. Esta paleta empolvada se ha convertido en la nueva favorita de una reina que nos tiene acostumbrados a conjuntos en tonalidades de lo más eléctricas y llamativas, con el rojo establecido como su principal color favorito para las grandes ocasiones.

Sin embargo, tras tomar nota de dos de los trucos de estilo de Meghan Markle y deslumbrar en su primer acto oficial tras el verano con un diseño rosa bebé de Natan y decantarse por otro azul cielo tan solo unos días después para inauguruar un teatro en Veghel, parece que, por ahora, Máxima de Holanda comienza año escolar con un sutil cambio estilístico. Su última elección, este vestido multicolor de sello italiano, parece dejar constancia de ello. Sin embargo, la Reina de los holandeses no renuncia a otra de sus señas de identidad: los maxitocados a cuál más llamativo. En esta ocasión, ha completado el estilismo con una pamela plana decorada con grandes flores y plumas que remataban su recogido bajo deshecho. También ha agregado pendientes largos de brillantes, guantes azules a tono con el bolso de mano tipo sobre de Dior y peeptoes plateados con plataforma de Sergio Rossi y un broche en forma de lazo sobre su banda de la orden del León Holandés.

El vestido de la soberana se presentó en pasarela en febrero de 2016 en el marco de la Semana de la Moda de Milán, y no hubiera resultado extraño que alguna de las grandes actrices de Hollywood lo hubiera lucido en alguna de las citas más destacadas de la industria, ya que esta firma italiana ha conquistado anteriormente a personajes de la talla de Anne Hathaway, Angelina Jolie o Emma Watson.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie