marta-logo

La visión de Marta Ortega sobre el imperio de la moda, más allá de Zara

La heredera de Inditex ha demostrado ser la mejor embajadora de la empresa de su padre, pero también toma nota de las últimas tendencias de la mano de firmas más exclusivas como Valentino o Calvin Klein

por Paula Callejo

Es innegable que Marta Ortega se ha posicionado poco a poco como una de las figuras más relevantes en la industria de la moda en España, pero no solo en cuestiones empresariales destaca la heredera de Inditex, sino que su estilo, que en más de una ocasión adelanta las tendencias que serán relevantes los meses siguientes, también es uno de los más buscados de nuestro país. La gallega prefiere mantener un perfil bajo, por lo que resulta difícil fotografiar sus looks -caracterizados por encarnar la perfecta conjunción entre prendas asequibles firmadas por algunas de sus tiendas como Zara o Massimo Dutti y otras más exclusivas entre las que se encuentran Céline o Calvin Klein- ya que siempre ha abogado por la discrección y prefiere estar en segundo plano. Esto le ha llevado a evitar los comunicados públicos, las redes sociales y los eventos multitudinarios. Sin embargo, de vez en cuando hace alguna excepción para disfrutar de una de sus grandes pasiones y acudir a sus desfiles favoritos celebrados en las Fashion Weeks más prestigiosas del mundo.

Una celebrity más en Nueva York

Aunque habitualmente evita detenerse ante las cámaras, los propios invitados suelen ser los que hacen trascender la noticia de que Marta Ortega está en el front row. Además de la casa española Roberto Torretta -propiedad de su futuro suegro-, Chanel, Valentino o Narciso Rodríguez son algunas de las firmas que han contado con la empresaria como asistente en sus presentaciones, en las que, sin duda, Marta ha tomado buena nota de las últimas tendencias. Ayer mismo acudió al show de CALVIN KLEIN 205W39NYC celebrado en el marco de la Semana de la Moda de Nueva York, y compartió asiento, además de con su pareja Carlos Torretta, con personajes internacionales de la talla de Naomi Campbell, Millie Bobby Brown y Kate Bosworth, entre otras. La casa estadounidense capitaneada actualmente por Raf Simons es una de las favoritas de Marta, que tampoco se perdió la colección primavera-verano 2018 presentada el pasado febrero y que cuenta con varias de sus sofisticadas prendas en su vestidor. Otra de sus cabeceras de referencia neoyorkinas es Alexander Wang, cuyo desfile otoño-invierno 2017-2018 vivió en primera persona a principios del año pasado luciendo una comentada falda fucsia de volantes de Zara que se agotó al poco tiempo.

Invitada de lujo a los desfiles más exclusivos de París

Muy sonada fue también la presencia de la española en la primera fila del show de Valentino Alta Costura otoño/invierno 2018-2019 en París el pasado julio. Tal y como podíamos esperar de ella, no posó ante los paparazzi, sino que directamente se sentó junto a su novio y a su inseparable Sofía Sánchez de Betak 'Chufy', con la que comparte rasgos de estilo además de amistad. Precisamente aquel día Marta lucía el comentado vestido de flecos de bajo asimétrico y espalda al aire de Zara que no tardó en hacerse viral y se posicionó como uno de los grandes estilismos de invitada del verano, lo que demostró una vez más que era capaz de defender un modelo totalmente low cost en un escenario tan exclusivo como el de la Semana de la Alta Costura parisina. El estilo de Marta se caracteriza, precisamente, por su versatilidad y la facilidad con la que juega con marcas de espectros totalmente diferentes para crear looks poderosos y eclécticos.

Primeras incursiones en las Fashion Weeks internacionales

Resulta difícil afirmar con seguridad absoluta cuándo comenzó la heredera de Zara a formar parte de los selectos front rows de las firmas más relevantes del sector en el que ella misma trabaja debido, una vez más, a su discreción, pero al primer gran desfile al que sabemos que asistió lo hizo nada menos que de la mano de Naty Abascal y Karl Lagerfeld. El káiser contó con ella en octubre de 2015, y Marta no dudó en aceptar la invitación y viajar hasta la capital francesa para disfrutar del espectáculo de Chanel en el que el Gran Palais se convirtió por unas horas en el aeropuerto más sofisticado del mundo. Desde aquel momento, la española comenzó a exponerse algo más y acudió a varias fiestas junto a su por aquel entonces nuevo novio Carlos Torretta.

Casi un año después, a finales de septiembre de 2016, asistió junto a él a una presentación con una gran carga sentimental para ella, la de la colección primavera-verano 2017 de Narciso Rodríguez. Aprovechando una visita fugaz a la Gran Manzana para ver a Carlos, que por entonces se encontraba allí, Marta sorprendió al dejarse caer en el desfile del creador estadounidense, a quien le une una gran amistad que desembocó en una emocionante aventura profesional cuando en 2012 idearon juntos el vestido de Marta para su boda con Sergio Álvarez. No resultaría extraño que fuera Rodríguez el que diseñara también el segundo traje de novia de la empresaria, que pasará por el altar de nuevo en menos de dos meses, aunque todavía no hay nada confirmado.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie