maxima_5t

El gran acierto de Máxima de Holanda: recuperar su pamela de rafia

La Reina ha asistido a dos actos distintos con un mismo look que se renueva completamente gracias al poder transformador de este accesorio

por María Calvo

Con dos actos consecutivos en un mismo día, Máxima de Holanda parece que ha retomado la normalidad de su agenda oficial tras la muerte de su hermana, Inés Zorreguieta, hace dos semanas. Por la mañana, la reina de los Países Bajos asistió a un simposio en La Haya por el décimo aniversario de la plataforma financiera Money Wise, estrenando un romántico vestido en color malva con bordados. Un look correcto que horas después y a 200 kilómetros de distancia, transformaría con tan solo un accesorio para inaugurar un edificio en Enschede. Sin variar ni un ápice de su estilismo pero incorporando una pamela XL, la Reina conseguía dar un aire completamente nuevo al conjunto, hasta tal punto que las imágenes parecen tomadas en días distintos.

VER GALERÍA

Y es que las pamelas de rafia se han convertido en el capricho de la temporada gracias a firmas como Jacquemus. Una elección con aspecto rústico que este verano se renueva en una versión XL a prueba de convencionalismos. Las marcas low cost no han tardado en llenar sus listas de accesorios de réplicas e, incluso, proliferan las novias que los incorporan como novedoso detalle en su look nupcial para sustituir al tradicional velo. Máxima de Holanda, por su parte, personaliza esta tendencia y la lleva a la calle rescatando una de sus pamelas más emblemáticas y reconocibles: la de ala ancha ladeada con un lazo que se mimetiza con el propio sombrero. Para evitar que se le muevan, es habitual verla con unas pequeñas agujas de punta redondeada que se sujetan al pelo.

VER GALERÍA

Asistir a dos eventos muy diferentes en un mismo día podría considerarse un quebradero de cabeza para muchas a la hora de elegir estilismo. Sin embargo, Máxima de Holanda soluciona rápido el cambio de protocolo con la sencilla fórmula de poner énfasis en los accesorios. Como es habitual, en muchas ocasiones hace uso de una pashmina, que se puso por encima en el primer acto. Además, conservó unos pendientes de piedras morados y unos salones nude. Del mismo tono eran unos guantes que llevó en la cita en Escenhde y que seguían sus propias normas de protocolo. Se dice que cuanto más larga sea la manga más corto ha de ser el guante, y viceversa. La Reina lleva puesto el de la mano izquierda, con el que sujeta el otro guante y clutch de piel trenzada en color camel.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie