Almudena Tirado: mi montura y yo

Caballos, campos de almendros y sus raíces familiares intactas. Con todo eso se reencontró Almudena Tirado a su regreso de París, cuando descubrió que Utrera la seguía esperando

Almudena Tirado HOLA LIVING

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Lo suyo con los caballos era una historia que no había terminado de escribirse. Y por mucho que Almudena Tirado se fuera a Madrid a formarse, pasara dos años en Estados Unidos y una década consolidando su agencia de comunicación en París, su desembarco profesional y personal en Madrid trajo consigo un inevitable regreso a sus orígenes. A Utrera, la tierra que la vio nacer; a los campos de almendros que posee su familia, y a los caballos, una pasión más arraigada de lo que ella creía, que le viene por sangre y tradición.

Almudena Tirado HOLA LIVING©MARÍA CONSUELO ALCAIDE
Almudena junto a un magnífico ejemplar de caballo tordo, de nombre Urgido, en la finca de almendros que la familia posee a las afueras de Utrera.

-¿Cuál es tu relación con el mundo de los caballos?

-Mi relación viene de mucho antes de que yo naciera; mi abuelo era caballista profesional y mi padre, Manuel, es la persona más apasionada que conozco, aparte de ser un gran jinete. Se me cae la baba escuchándolo hablar de las mil y una historias que tiene, su sabiduría por estos animales es infinita y ojalá algún día sepa tanto como él.

-¿Desde cuándo montas?

-Desde pequeña he estado vinculada a este mundo, pero fue cuando me mudé de París a Madrid hace dos años cuando retomé y encontré la pasión por estos animales. Ahora que los he reencontrado y me he vuelto a montar en ellos, no creo que vuelva a bajarme nunca más.

“Utrera es mi paraíso particular; un lugar muy vinculado al flamenco. Allí el tiempo se detiene y puedo disfrutar de la gente que más quiero”

-¿Cuáles son tus recuerdos más especiales relacionados con ello?

-En el campo, de pequeños, jugando con mis primos. Mi primera foto montada a caballo fue con una yegua preciosa que teníamos llamada Yerbabuena.

-¿Cuál ha sido tu mejor experiencia con el caballo y dónde recomiendas disfrutar de esta disciplina?

-En Madrid monto en la hípica Los ciruelos, en plena Sierra de Cercedilla. Allí el ambiente es inmejorable y las rutas son preciosas. Pero recorrer Gredos a caballo ha sido hasta el momento mi experiencia preferida dentro de este mundo. Y no hace falta ser ningún experto para disfrutar de un buen paseo a caballo.

Almudena Tirado HOLA LIVING©MARÍA CONSUELO ALCAIDE
Almudena Tirado HOLA LIVING©MARÍA CONSUELO ALCAIDE
Almudena, con un par de cachorros, en un bonito retrato. Arriba, Almudena en las caballerizas y junto a su hermano Juan, otro gran amante de los caballos, en la finca de almendros familiar.

-Naciste y creciste en Utrera. ¿Qué tiene de especial para ti ese lugar?

-Nací y me crie hasta los veinte años en Utrera, luego estudié en Madrid y otros dos años en EE. UU. y he vivido casi diez años en París, pero hay una frase con la que me identifico: “No importa dónde la vida te lleve, lo importante es saber de dónde vienes”. Y Utrera es mi paraíso particular; allí el tiempo se detiene y puedo disfrutar de mi madre y de la gente que más quiero. Mi pueblo siempre ha estado muy vinculado al mundo del flamenco y son grandes los artistas que han salido de allí: Fernanda y Bernarda, Bambino, El Turronero, Gaspar de Utrera, El Perrate y el conocido Juanlu Montoya. Esta herencia que Utrera tiene, junto con su bonita arquitectura, se respira por las calles y hace que sea un lugar especial.

Almudena Tirado HOLA LIVING©MARÍA CONSUELO ALCAIDE
Distintas imágenes de su ciudad natal.

Direcciones fetiche en Utrera

Para comer. El Arco, situado en el famoso Arco de la Villa, y Besana, en el callejón del Niño Perdido, una calle con un encanto especial donde persiste el aroma del pasado.

Para visitar. La Plaza del Altozano, bonita, bulliciosa y céntrica, y Casa Surga, una casa-palacio barroca, típicamente andaluza, reconvertida en centro cultural.

Para dormir. El hotel-palacio San Fernando, un lugar donde el viajero puede relajarse en pleno casco histórico.




Más sobre