La boda de Alba, el día más feliz en la vida de Mila y su reencuentro con Manolo Santana

La periodista no pudo contener la emoción durante el enlace de su hija

Mila Ximénez

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Desde que anunció que padecía cáncer de pulmón, Mila Ximénez vivió momentos muy complicados. Pero a lo largo de su dura batalla contra la enfermedad que sufría contó, hasta el final, con un apoyo incondicional, el de su única hija, Alba. La joven, fruto de su matrimonio con Manolo Santana, quiso estar al lado de su madre en todo momento, y siempre que tuvo oportunidad cogió un avión desde Ámsterdam, su ciudad de residencia, a Madrid para estar con su madre.

Como la propia Alba confesó a ¡HOLA! en una sincera entrevista, el divorcio de sus padres fue para ella una experiencia traumática. A pesar de lo que se dijo en más de una ocasión, mantuvo que Mila jamás la abandonó, sino que tuvo que “renunciar a ella para que tuviera un futuro”. “Mi madre renunció a mí con todo su amor y rota por el dolor”, añadía. Todo ese amor que se manifestaban madre e hija se mostró, una vez más, en un día tan importante para Alba como el de su boda.

Boda Alba Santana junio 2006 Archivo ¡HOLA!©Archivo ¡HOLA!
Manolo Santana fue el padrino de la boda de su hija Alba.

Las dos ‘bodas’ de Alba

La hija de Mila Ximénez y Manolo Santana dio el ‘sí, quiero’ el 16 de junio de 2006 en Marbella, el lugar donde vivió con el tenista, que ejerció de padrino en la especial ocasión. Aquel viernes unía su vida a la de Aviv Miron, un joven economista de origen judío al que había conocido unos años antes y que hoy es padre de sus dos hijos, Alexander y Victoria.

Primero, se casaron civilmente en los Juzgados, y por la tarde protagonizaron, en un hotel marbellí, la ceremonia religiosa, que se celebró por el rito judío (la religión de Abiv, quien durante la ceremonia llevaba en su cabeza el tradicional ‘kipá’).

Junio 2006. Boda Alba Santana©Hola
Los recién casados.

Alba lucía radiante con un diseño de Victorio y Lucchino, de escote en ‘V’, sin mangas y ceñido prácticamente hasta la cadera, donde se abría para terminar en una pequeña cola. El velo, de unos tres metros de largo, llevaba vistosos encajes, mientras que su ramo, elaborado con flores blancas, iba a juego con el propio vestido.

La flamante madre de la novia (que llevaba un llamativo vestido rojo de Armani) no pudo contener la emoción: “Está muy guapa. La veo muy jovencita para casarse, pero es lo que ella ha querido... y ha elegido a un chico, a un hombre fantástico”.

El tenso reencuentro con Manolo Santana

Aunque el motivo que les reunía no era otro que la felicidad de su única hija en común, Alba, ni siquiera la celebración pudo disipar la tensión que existía entre Mila y su exmarido, Manolo Santana.

La periodista y el tenista se casaron en 1983 en un enlace que reunió a personalidades como el expresidente Adolfo Suárez o la princesa Tessa de Baviera, pero tres años más tarde, en diciembre de 1986, anunciaron su divorcio, que se produjo en unos términos poco amistosos. A partir de entonces la expareja mantendría una complicada relación de la que Mila habló, sin tapujos y de forma pública, en numerosas ocasiones.

Mila Ximénez©GTres
Mila Ximénez llegó a la boda acompañada por su hermano Manolo.

Según recogía la crónica de ¡HOLA!, la tensión durante la boda de Alba se debía, “sin duda, a dichos ataques de Mila”, quien afirmaba, tajante, que el enlace no suponía ningún tipo de acercamiento. “Reencuentro... ninguno”, declaraba la colaboradora de televisión, contundente.

El tenista, por su parte, optó por no hacer ninguna declaración, y asistió a la boda en compañía de su tercera esposa, Oti Glanzielus, junto a la que Alba vivió cuando, poco después de la separación, Mila —al parecer por no encontrarse en una adecuada situación económica— le concedió a Santana la guarda y custodia de la pequeña. Oti, “supo estar durante el enlace en un segundo término, perfectamente consciente de que en un día tan señalado el protagonismo correspondía, obviamente, a los padres de Alba, es decir, a su marido, Manolo, y a la ex mujer de éste, Mila Ximénez”, quienes, a pesar de sus diferencias, celebraron, por todo lo alto, el ‘sí, quiero’ de Alba. A su manera.

Boda Alba Santana junio 2006 Archivo ¡HOLA!©Archivo ¡HOLA!
Boda Alba Santana junio 2006 Archivo ¡HOLA!©Archivo ¡HOLA!
Boda Alba Santana junio 2006 Archivo ¡HOLA!©Archivo ¡HOLA!
Boda Alba Santana junio 2006 Archivo ¡HOLA!©Archivo ¡HOLA!
Boda Alba Santana junio 2006 Archivo ¡HOLA!©Archivo ¡HOLA!
Boda Alba Santana junio 2006 Archivo ¡HOLA!©Archivo ¡HOLA!