Si te haces estas preguntas, puedes tener TOC existencial

Quien lo padece tiene una preocupación desmedida por cuestiones filosóficas sobre la vida y la existencia

Por Pilar Hernán

¿Quién soy realmente? ¿Qué me deparará el futuro? ¿Cuál es el propósito de mi vida? Estos tres son solo algunos ejemplos de las preguntas que una persona con el llamado TOC existencial podría plantearse. “Para entender de que se trata es necesario en primer lugar definir que es un TOC”, nos anticipa el Dr. Xavier Fàbregas Pedrell, Director médico del Centro Mas Ferriol (www.masferriol.com), Médico especialista en adicciones y trastornos de salud mental.

Lee también: ¿Crees que puedes tener un TOC? Estas son las características de este trastorno

Así, nos cuenta que el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es un trastorno psiquiátrico que se define por la aparición de pensamientos intrusos (obsesiones) que son ideas de perjuicio que no puede evitar aunque se reconozca que no tienen sentido. Ideas como comprobar si hemos cerrado la puerta del coche o de casa varias veces (casi siempre un mismo número de veces), lavarse las manos compulsivamente por miedo a haberse contaminado, la necesidad de mantener objetos en un determinado orden que si se altera nos pone muy nerviosos, miedo a que nos suceda algo malo a nosotros o a nuestros seres queridos que obliga a realizar una determinada acción para conjurar ese peligro serían ejemplos clásicos de TOC.

Y hay una segunda característica, la realización de acciones ritualizadas para parar el pensamiento negativo que nos atormenta. Es lo que llamamos compulsiones y son cosas como comprobar, volver a limpiar, ordenar… Si nos ocupan poco tiempo o son de vez en cuando lo consideramos pequeñas manías, pero si interfieren de manera clara nuestro día a día necesitan tratamiento. Si nos hacen llegar tarde al trabajo, provocan discusiones con la gente del entorno, nos cuestan dinero se indicará la necesidad de una terapia. Afecta a un 3 % de la población mundial, es decir a más de 100 millones de personas.

“En el TOC existencial las ideas intrusas tienen que ver con dudas filosóficas sobre el sentido de la vida, el miedo al futuro, la viabilidad del sistema social en el que vivimos…”, nos explica el experto. Así, quien lo padece tiene una preocupación desmedida por cuestiones filosóficas sobre la vida y la existencia. Y no es una simple curiosidad, que puede ser normal, sino que llega a causarles ansiedad.

Lee también: ¿Es un TOC o una manía? Así es como puedes diferenciarlos

Preguntas frecuentes que se hacen con este TOC

El psicólogo nos detalla que uno se interroga de forma repetida sobre las dudas que ya hemos comentado y suele derivarse de ello “una dificultad para tomar decisiones, una sensación de malestar mantenida, el sacar estas cuestiones a la mínima oportunidad lo que hace que la gente del entorno considere a estas personas con este tipo específico de TOC unos pesados y unos cenizos”.  Y añade que la compulsión que se deriva es la necesidad enfermiza de informarse por cualquier medio como vía de disminuir los temores, pero cualquier dato contradictorio vuelve a disparar la incertidumbre, los miedos y las rumiaciones.

Lee también: Si le das vueltas a lo mismo todo el tiempo, puedes padecer el síndrome de rumiación mental

Así son quienes lo padecen

Nos planteamos qué rasgos definen la personalidad de quien lo padece. “Son habitualmente personas inseguras, temerosas, que suelen tomar la parte por el todo y extrapolar cualquier dato a conclusiones generales. El TOC existencial se pude relacionar también con personalidades suspicaces, en los casos más graves paranoicas, que suelen dar pábulo a teorías conspiradoras y que suelen abonarse a una duda sistemática sobre los políticos, las empresas multinacionales que según ellos dirigen secretamente el mundo o la posibilidad de ser controlados”, nos cuenta el doctor Fàbregas.

Lee también: ¿Crees que eres una persona insegura? Estos son los rasgos que definen este tipo de personalidad

Cómo actuar si se confirma este trastorno de salud mental

Una de las dudas que nos planteamos es cómo se debe actuar una vez que se confirma que tenemos este TOC. “En función del grado de padecimiento será necesario empezar una terapia especializada con un psiquiatra o un psicólogo para entender lo que pasa. A veces ayudan los medicamentos antidepresivos, ya que reducen las vivencias negativas y consiguen disminuir el pensamiento circular”, nos cuenta el doctor, que hace mención a un avance que puede ser prometedor. “Muy recientemente se ha publicado un estudio que relaciona el TOC con la desregulación de dos neurotransmisores, el Glutamato y el GABA en un área específica del cerebro, lo que abrirá sin duda nuevas posibilidades terapéuticas”, anticipa.

Lee también: 8 síntomas que delatan que sufres un TOC amoroso

¿Puede llegar a condicionar la vida de quien lo sufre?

Sin duda, el hecho de padecer un TOC, sea cual sea, puede llegar a condicionar nuestra vida. “Cosas como comprobar, volver a limpiar, ordenar…. puede acarrear un sufrimiento crónico, una necesidad de realizar actos ritualizados para disminuir el malestar incluso durante varias horas al día y crean problemas con los demás por su origen ilógico, reconocido también por el propio paciente, ya que los otros no entienden que se queden enganchados a esos pensamientos o que hagan esas cosas que para la mayoría no tienen sentido”, nos explica.