¿Tienes un miedo obsesivo a no ser perfecta? Descúbrelo con este test

En psicología se llama atelofobia y te explicamos las causas y cómo detectarla

Por Nuria Safont

A todos nos preocupa lo que los demás piensan de nosotros. Y solemos empeñarnos en hacer las cosas bien para nuestra satisfacción y, no nos vamos a engañar, el reconocimiento. Pero hay individuos que llevan esto al extremo y sienten una verdadera fobia por no hacer las cosas bien. Sufren un problema que en psicología se denomina atelofobia, una obsesión por ser perfectos.

"La atelofobia es una fobia específica y se caracteriza por el miedo intenso y desproporcionado a la imperfección o a ser imperfecto", nos aclara Mar Arujo, psicóloga de Mundopsicologos.com. En el caso de la atelofobia, no siempre tiene por qué concurrir con miedo, sino que hay muchas personas que lo que sienten es una ansiedad y angustia elevada, un rechazo o un malestar ante las cosas o situaciones imperfectas.

    - Leer más: Test de personalidad: ¿sabes poner límites a los demás?

    Test de personalidad para averiguar si te pasa a ti 

     

    Causas de la atelofobia

    La etiología de la atelofobia puede ser muy diversa:

    • Rasgo asociado a la personalidad perfeccionista llevado al extremo
    • Vivencia de experiencias traumáticas relacionadas con la imperfección, que lleven al sujeto a la necesidad de no cometer errores para no volver a sufrir por ello
    • Rigidez y exigencia excesiva por parte de sus padres o referentes, que le hicieron adoptar la creencia de “deber de” ser perfecto y así evitar decepción o juicios.
    • Falta de confianza y seguridad en uno mismo, incluso puede haber cierto rechazo hacia la propia persona, por lo que viven intentando buscar la versión más perfecta, para no aceptar ciertos rasgos imperfectos o debilidades propias.

    - Leer más: Así son los rasgos de una personalidad perfeccionista

    ¿Cómo saber si sufro una obsesión por gustar a los demás?

    Es habitual que la persona con atelofobia sienta una ansiedad considerada, generada por el miedo a la imperfección y por la inflexibilidad para aceptar las imperfecciones propias o de otros. Además, intentará evitar situaciones que sepa que le generan malestar debido a la imperfección (subjetiva) que percibe el sujeto. Sienten inseguridad y falta de confianza en sí mismas y en sus propias tareas, por lo que necesitan ser hiperproductivas, para contrarrestar la autoimagen de insuficiencia.

    Suelen obsesionarse y dedicar mucho tiempo a ciertas tareas con el fin de que queden lo más perfectas posibles, lo que termina por causar más presión, angustia y agotamiento. "Al tratarse de una fobia, esta suele cursar con miedo intenso y mucha ansiedad, por lo que los síntomas, también aparecen en el plano fisiológico: sudoraciones, tensión muscular, rigidez corporal, boca seca, temblores, náuseas o fatigas", afirma Mar Arujo.

    - Leer más: Test de personalidad: ¿eres una persona optimista o pesimista?

    ¿Cuáles son las consecuencias de la atelofobia?

    Si no se trabajan los miedos irracionales y la persona no se detiene a escuchar sus emociones y a buscar el origen de ellas, terminará teniendo sentimientos de frustración y baja autoestima por la creencia de nunca ser suficiente. "La hiperexigencia  -dice Arujo- puede conducir a un agotamiento físico y emocional y una ansiedad generalizada que, si se cronifican, incluso pueden llegar a presentar sintomatología depresivas". 

    Consejos para evitar esta fobia

    Es necesario hacer un ejercicio de auto observación y detectar el por qué de tanto miedo. La terapia es la herramienta más efectiva, porque con un profesional se podrá llegar a profundizar en aspectos que, quizá, por uno mismo no se es capaz de llegar. Cada persona es única, concluye la psicóloga Mar Arujo, por tanto, la terapia e intervención variará en función de las características de cada uno, pero esta podría basarse en:

    • Reformular el concepto de la propia persona acerca de lo que es la perfección y la imperfección, desde una visión más conciliadora y realista
    • Hacer un replanteamiento sobre por qué debería uno de ser perfecto y para qué o quién necesita serlo
    • Visibilizar el sufrimiento y malestar que genera la autoexigencia y plantear otras opciones más sanas de ver y vivir una situación
    • Trabajar la aceptación, el autoconcepto y debilidades en uno mismo, para normalizarlas y poder reducir los niveles de malestar

    - Leer más: Este test de personalidad te ayudará a saber cómo está tu autoestima