sida

Día Mundial del Sida

¿Cuáles han sido los avances más significativos en VIH?

Expertos de Gilead nos dan las claves de cómo ha cambiado el pronóstico de esta enfermedad y la calidad de vida de los pacientes, así como los retos de esta enfermedad.

por hola.com

Cuando se cumplen 40 años de los primeros casos diagnosticados de sida, la infección por VIH continúa siendo uno de los grandes problemas de salud mundial. La crisis por el Covid-19 ha puesto en peligro los logros alcanzados en cuanto a los objetivos ONUSIDA 95-95-95: que el 95% de las personas conozcan su estado serológico; que el 95% de los diagnosticados mantenga una adherencia adecuada al tratamiento; que el 95% consiga una carga viral indetectable, y, por lo tanto, intransmisible, además de alcanzar una buena calidad de vida.

Gracias a los avances en los tratamientos antirretrovirales de los últimos años, la infección por VIH ha pasado de ser una enfermedad potencialmente mortal para convertirse en una patología crónica y manejable. Sin embargo, en España la tasa de diagnóstico tardío sigue siendo elevada, lo que supone una importante barrera para frenar la transmisión del VIH.

Según el Dr. Jorge del Romero, director médico del Centro Sanitario Sandoval, “en el caso concreto del VIH, el equipo del centro diagnóstica a la persona y la deriva al hospital el mismo día en el que conocemos sus resultados para que comience el tratamiento lo antes posible. Solo así conseguiremos cortar la cadena de transmisión, controlar la carga vírica de la enfermedad con los tratamientos disponibles y que la persona afectada gane en calidad de vida”. Desde Gilead, nos dan las claves para conocer más a fondo todos estos avances, la importancia del diagnóstico precoz y cómo todo ello ha contribuido a mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias. 

Unir esfuerzos para luchar contra el sida

¿Cómo ha cambiado el tratamiento de esta enfermedad y que ha supuesto para los pacientes?

Tras más de tres décadas de investigación, los avances en los tratamientos para el VIH han hecho posible que las personas que viven con VIH (PVVIH) tengan una esperanza de vida similar a la de las no infectadas. Estas mejoras han permitido alcanzar altas tasas de eficacia clínica, y seguridad, por lo que los esfuerzos actualmente van hacia una terapia que vaya más allá de la supresión viral desde una perspectiva integral, adaptada a cada persona para garantizar un envejecimiento saludable. Un paso importante fue el apostar por la triple terapia y formularla en un solo comprimido al día, lo que supuso un cambio de paradigma en el tratamiento del VIH, y sigue siendo la estrategia de elección en las principales guías clínicas internacionales. Esta evolución en el tratamiento antiretroviral ha hecho que el VIH pase de ser una enfermedad mortal a otra crónica con una mejora significativa de la calidad de vida a largo plazo.

¿Cómo es su calidad de vida ahora? 

Se han alcanzado altos estándares de calidad de vida, similar a quien no tiene la infección. Sin embargo, la mejora de los tratamientos ha cambiado el perfil de los pacientes: en la última década, el porcentaje de personas seropositivas con más de 50 años ha pasado del 8% al 50%, y se estima que, en 2030, la cifra alcanzará el 75%)11, y, por tanto, ha transformado su atención. El reto ya no es controlar el virus, sino manejar un proceso de envejecimiento acelerado debido a la aparición de más comorbilidades como consecuencia, entre otras, de estar muchos años en tratamiento.

Conchita Wurst confiesa que tiene VIH

¿Sigue habiendo estigma?

Lamentablemente, sí. La lucha contra la estigmatización de la enfermedad es algo por lo que todos los que estamos comprometidos con el VIH /sida tenemos muy presente en todas nuestras iniciativas. Por ejemplo, recientemente hemos apoyado la campaña “Razones” de CESIDA, donde se pone la atención en evitar un diagnóstico tardío y la propagación del virus, así como en eliminar la serofobia, el estigma hacia las personas infectadas con el VIH. Con el tiempo, la evidencia científica ha ido demostrando que toda persona seropositiva que siga correctamente su tratamiento antirretroviral tendrá, con el tiempo, una carga de VIH indetectable.

¿En qué consisten los tratamientos? 

Uno de los principales retos es, dado que el VIH es un virus que muta con rapidez, disponer de tratamientos con alta barrera genética que dificulten la aparición de resistencias. Por tanto, se requieren fármacos eficaces y robustos que se adapten a los distintos estilos de vida y necesidades de los pacientes. La adherencia desempeña un papel fundamental y, a pesar de disponer de tratamientos diarios de un solo comprimido, puede resultar complicada especialmente para ciertos colectivos. Por ello, es necesario contar con tratamientos simples, cuyo régimen sea sencillo que se adapten a todas las circunstancias de los pacientes y, de esta manera, lograr que, ante fallos en la adherencia diaria, el virus no se vuelva resistente.

En su lucha contra el VIH, el Príncipe Harry da un gran paso

¿Hacia dónde se encamina la investigación? 

Nuestro compromiso con la innovación e investigación vírica es desde hace más de 30 años. Para nosotros la estrategia actual pasa por llevar a cabo iniciativas en la prevención, el diagnóstico, el tratamiento, indetectables, la calidad de vida y la lucha contra el estigma. En todos estos campos, Gilead colabora con pacientes, médicos y expertos en salud pública para avanzar juntos y conseguir la eliminación del VIH.

¿Podría hablarnos de por qué hay personas que combaten el virus sin tratamiento? 

Es una rareza. De hecho, la evidencia científica recomienda iniciar el tratamiento lo antes posible tras el diagnóstico a fin de minimizar el impacto del virus en los marcadores inflamatorios crónicos de los pacientes con VIH y ayudar a evitar la aparición de comorbilidades. Se trata de dos aspectos claves para garantizar la calidad de vida a largo plazo

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie