perro-se-restriega

Las causas por las que tu perro se restriega en las heces o en animales muertos

Además de ser un comportamiento un tanto 'asqueroso' puede suponer un gran problema de higiene. Te contamos por qué sucede y cómo solucionarlo.

por Nuria Safont

Que un perro se restriegue en sus propias heces, en las de otro o sobre un animal muerto no es nada agradable. Pero ocurre en muchos canes. Y es importante averiguar la causa para tratar de ponerle solución, puesto que además del olor insoportable, puede esconder un problema de comportamiento. Aunque no debes asustarte por el momento, ya que en general, es algo común en algunos perros. 

"Los cachorros pueden restregarse en las cacas y comérselas. Una de las razones es que sus heces huelen a pienso. El problema es que si se les riñe por ello, volverán a hacerlo, pero esta vez para ocultar pruebas", señala la veterinaria Mónica de la Clínica Veterinaria Espartales, en Alcalá de Henares. La experta sugiere, en estos casos, ignorarle y recoger inmediatamente las cacas para que no le dé tiempo a comerse más. Poco a poco, premiarle cuando deje de hacerlo. Pero esto es algo que ocurre en los perros con pocos meses de edad. Pero ¿es normal que un perro adulto lo siga haciendo? La respuesta es sí. Y esto tiene que ver con que el perro se relaciona con el mundo, fundamentalmente, a través del olfato. 

Las causas pueden ser varias: 

  • Por camuflar su olor 
  • Para marcar territorio
  • Para llamar tu atención 

¿Cómo enseñar a un perro a no comer cosas del suelo?

Camuflar su olor 

Observa si tu perro se restriega en las heces tras una sesión de peluquería o tras bañarle en casa. Si es así, es que lo que quiere es no detectar el olor artificial de los champús u otros productos de higiene para perros. Aunque a nosotros nos guste, para ellos no es algo natural, con lo que buscarán uno que no les resulte tan 'químico', por ejemplo, el de las heces o, también, las de un animal muerto. Pero, además, un olor no natural o demasiado llamativo puede, según el instinto del perro, poner en riesgo su supervivencia, ya que puede revelar dónde está y atraer a otros animales que puedan ser una amenaza para él. 

Intenta esta solución. Cuando le bañes procura utilizar un champú suave, enjuaga con abundante agua y evita ponerle otros productos como colonias para perros, cuyo olor permanece más tiempo en su piel y pelo. También revisa tu hogar. ¿Utilizas ambientadores, lavas las cosas de tu perro con productos con mucho perfume?

Marcar territorio 

Todos sabemos que los animales de manada necesitan marcar su territorio. Lo hacen con la orina, fundamentalmente, pero también con las cacas. Estas llevan una gran cantidad de sustancias, las feromonas, que pueden proporcionar información a otros animales, como señalan desde Experto Animal. Por ejemplo, decir dónde hay comida. Pero también indicar a otros que ese es su territorio. De hecho, según habrás comprobado, si lo ha hecho cerca de ti, tu mascota no se revuelca 'a lo loco'. Lo primero que hace es olfatear, después restriega la cara y el morro, que le ayuda a identificar al otro animal 

¿Hay alguna solución? Hay perros que tienen este instinto. Otros que no tanto. Pero es difícil solucionarlo, puesto que se trata de una conducta que tienen los animales. Entonces, la única manera de lidiar con este problema es controlar a tu mascota, ser más rápida, y evitar que lo haga si no quieres tener que llegar a casa e impregnarla de olor a heces o a animal putrefacto. 

Mascotas: Descubre qué significan estos comportamientos de tu perro

Quizá quiere llamar tu atención 

También puede ser posible que tu perro sienta mucha dependencia y que, por ello, quiera llamar constantemente tu atención. Generalmente, lo hace ladrando, subiéndose encima de ti, trayéndote la pelota para que juegues con él. Pero también puede encontrar otras vías para que, irremediablemente, le hagas caso. Y una de ellas es restregándose en lo más asqueroso que encuentre en el suelo. Sobre todo, si cuando lo hace se da cuenta de que te centras única y exclusivamente en él. 

Puedes necesitar una reconducción de conducta. Si este es el caso, es conveniente que se lo plantees a tu veterinario o a un etólogo. Esta forma de comportarse esconde un problema de dependencia o que tu perro se siente solo, estresado, no realiza el ejercicio suficiente o se aburre. En cualquier caso, cuando lo haga, no le prestes demasiada atención, ni le regañes de manera excesiva y, mucho menos, le pegues. 

"Para reconducir este tipo de conductas hay que intentar actuar de la forma más tranquila posible, corregir, sí, en el momento en que lo hagan y reforzar los buenos comportamientos con premios", recuerda la veterinaria. Por ejemplo, cuando pase por alguna de estas tentaciones, le llames para evitar que se restriegue y te obedezca, muéstrale que estás contenta, apártalo de allí y prémiale con alguno que le guste, ya sean chuches, juguetes o caricias. 

Por qué mi perro me sigue a todas partes 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie