Motivos por los que tu perro come heces

'¿Por qué mi perro se come las heces?'

Este problema, que tiene una explicación natural, lo sufren algunas de mascotas y puede ser resuelto con grandes dosis de paciencia.

por Gtresonline

Algunos perros pueden comportarse de forma extraña, lo que provoca toda clase de preguntas en sus dueños. Una de ellas es ¿por qué mi perro se come sus heces? Aunque pueda resultar sorprendente, estos comportamientos animales tienen una explicación natural. 

Si bien las deposiciones contienen sobras de nuestro organismo, también encierran restos de alimento que pueden aportar nutrientes. Los caballos, las ovejas y los roedores son otros animales que, como los perros, pueden comer sus deposiciones por uno u otro motivo. Esta práctica, que se conoce con el nombre de coprofagia, es más común en casas en las que hay más de un perro y, si has pillado al tuyo realizándolo, estos son algunos de los motivos que lo han podido llevar a ello.

Leer: Motivos por los que tu gato podría estar perdiendo el pelo

Acaba de ser madre

La coprofagia materna se produce en las etapas en las que los recién nacidos acaban de ver el mundo. La madre limpia el área por la que pasan sus pequeños, y en ocasiones, estos repiten lo que ven. Este hecho está provocado por su instinto animal. En un intento por proteger a los pequeños de la suciedad en el caso de la madre y a causa de la imitación al adulto en el caso de los cachorros.

Quiere llamar la atención

Cuando el animal se siente desplazado, pasa mucho tiempo solo (no deberían ser más de 6-8 horas) o como manera de captar tu atención para lo que desee, podría optar por ingerir sus heces. En este momento es necesario realizar un análisis de conciencia para determinar si les atendemos como deberíamos. Al llegar a casa es preciso dedicar el tiempo que necesiten a jugar con ellos, pasear o acariciarles, con el fin de evitar que la soledad le afecte o le estrese. Otra posibilidad es que manifiesten una actitud de ciertos celos con respecto a otros perros y busquen así un reclamo para que el dueño se aleje de ellos.

Lee: Razones por las que un perro puede comer hierba

Consecuencia de un problema digestivo

Algunos de ellos se encuentran mal, manifiestan una gastroenteritis o no hacen correctamente la digestión. Esto podría provocar que la ingesta de sus propias cacas sea una opción para ellos. En este caso, es imprescindible acudir a un veterinario.

VER GALERÍA

¿Un castigo?

No debería ser habitual el gesto de regañar a nuestra mascota señalando alguna de sus deposiciones. En ocasiones, entenderá que el hecho de apuntar o acercar su rostro a la misma significa que debe comerla. Siempre es mejor enseñar reforzando de manera positiva las acciones correctas que aplicar un castigo por las que no lo son. 

Provocado por una deficiencia nutricional

Esta es la causa más común. La comida de nuestro perro puede contener unos u otros nutrientes y deberíamos revisar los componentes de esta. Como el cuerpo es sabio, hace que todo aquello que le falta al animal lo recupere de alguna otra manera, así sería conveniente encontrar el pienso más adecuado a cada uno.

Curiosidad

El hocico guía los pasos de los perros y al igual que experimentan olisqueando nuestros pies, lo hacen con el rastro de otras razas. Si ha de evitarse con sus propias heces, con más razón debe suceder con las de otros. No debe convertirse en una costumbre.

Leer: Cómo evitar que tu perro sufra con las altas temperaturas del verano

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie