mujer comprando verduras

Medio ambiente

Una dieta buena para ti y buena para el planeta: cómo hacer tu alimentación más sostenible

Es el momento de empezar a hacer cambios en nuestra forma de comer para lograr una alimentación saludable, pero comprometida con la protección del medio ambiente.

por hola.com

El impacto medioambiental que tiene nuestra forma de comer es enorme. En una época en la que cada vez estamos más concienciados de la importancia de cuidar el planeta, es fundamental también tener en cuenta la importancia de nuestra dieta, que ha de ser saludable, pero también sostenible. Ya nos lo adelantaba el nutricionista Aitor Sánchez, que ha publicado recientemente un libro que es toda una declaración de intenciones ya desde su título: Tu dieta puede salvar el planeta. “Llevamos años hablando de sostenibilidad, de que nos vamos a cargar el planeta, pero eso es muy intangible. Siempre se lo dejamos a las futuras generaciones y ya llega un momento en el que no vamos a poder procrastinar más el problema”, nos decía en una reciente entrevista.

Lee también: Estos son los beneficios de consumir alimentos de temporada

Pensar en cambiar

Más allá de polémicas focalizadas tan solo en el consumo de carne, toca cambiar el chip, y entender que tenemos que empezar, desde ya, a hacer cambios en nuestra forma de comer para conseguir mejorar la calidad de vida de nuestro planeta. Los gobiernos o las grandes empresas de alimentación tienen también su papel en esta importante partida, pero nosotros no podemos quedarnos con los brazos cruzados.

¿Y cuáles son esos cambios que sí que están al alcance de nuestra mano? Desde la firma Kellog inciden, por ejemplo, en la importancia de elegir productos obtenidos de cultivos sostenibles. Y nos proponen, además, una serie de consejos para apoyar una alimentación que tenga en cuenta el origen de los ingredientes, su modo de cultivo, su forma de llegar a nuestros mercados y a nuestra mesa. Todo con el objetivo de que nuestra alimentación sea variada, equilibrada y además sostenible.

Lee también: Por qué debemos reducir el consumo de carne, según los expertos

Una dieta basada en vegetales

La dieta vegetal tiene que tener un peso muy destacado. Es muy importante aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal como frutas, hortalizas, cereales, frutos secos o semillas, algo que los expertos coinciden en que es bueno para nuestra salud, pero también para la del planeta. Apuesta por su consumo para adoptar una alimentación saludable a la vez que sostenible, mientras minimizas el impacto medioambiental. Y no es un capricho, porque según la FAO (Organización para la Agricultura y la Alimentación) se necesita con urgencia adoptar dietas que sean sostenibles a nivel mundial y estas deben incluir una gran parte de productos plant-based.

Lee también: ¿Has decidido seguir una dieta vegetal? Estos son sus beneficios

Ojo con los plásticos en los embalajes

También le estás haciendo un favor al planeta si reduces el uso de plásticos y apuestas por los embalajes con materiales reciclados. Lo cierto es que poco a poco, las normativas van obligando a las empresas a sumarse a esta política de “no plásticos” en sus embalajes, y también las hay que se comprometen a utilizar materiales reciclados para envasar sus productos. El objetivo es utilizar menos cantidad de cartón y plástico para reducir la huella de carbono.

Lee también: Trucos para usar menos plástico en tu día a día

¿Por qué no pruebas a reutilizar los envases?

Hay que partir de la base de que los recursos con los que contamos son escasos. Por eso, además de comprar productos envasados con materiales reciclados, es vital continuar con la cadena y asegurarnos no solo también de reciclar, sino de reutilizar los envases y reducir así los residuos que se generan. Si te paras a pensar por un momento, todos los materiales tienen más vida útil de la que creemos, ya sea aprovechándolos para el mismo uso o utilizando nuestra imaginación para darle uno diferente.

Lee también: Envases biodegradables sí, pero mucho mejor si reutilizamos

Piensa en el impacto de toda la cadena de suministro

Desplazar productos de un extremo a otro del planeta tiene consecuencias medioambientales. El transporte a gran escala supone una de las emisiones de huella de carbono más elevadas del planeta. Por eso es recomendable reducirlo en la medida de lo posible y optar por alternativas con menor impacto medioambiental. Toca primar los productos locales y de temporada, pues con su compra beneficiamos al productor, la economía local y también al planeta La eficiencia en el transporte y consumir productos cultivados o elaborados en nuestro entorno puede ayudar a reducir el impacto ambiental a la vez que aumenta el impacto social y promueve la economía de la zona.

Lee también: Qué debo cambiar en mi alimentación para cuidar el medio ambiente

La importancia de planificar tus comidas

Intenta ser planificada con tus comidas. No es solo una cuestión de manías. Es que organizando las comidas de la semana conseguirás reducir el desperdicio y ayudarás a contribuir a la sostenibilidad alimentaria. Y es que, especialmente en los hogares, se desperdicia mucho alimento, en Occidente tiramos comida, mientras que hay una parte del planeta que se muere de hambre. Por eso, hay que controlar este hecho, ya que, además de poder aprovechar los alimentos que ya están en tu nevera, evitarás comprar productos de más cuando vayas a la compra.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie