Consejos para prevenir los accidentes si practicas estos deportes acuáticos

Muchos sustos y disgustos se deben a la falta de información, desconocimiento, imprevisión o imprudencia.

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

El verano es la época en que se vive más tiempo al aire libre, junto al mar o en la piscina y se practican con mas intensidad los deportes acuáticos. Las playas y costas de nuestro país son ideales para disfrutar del descanso estival. Sin embargo, la masificación de su uso en estos meses y el rápido aumento de los practicantes de deportes acuáticos ha hecho que en los últimos años aumenten de forma notable los accidentes graves en el agua.

Insolaciones, 'cortes de digestión' llamados, correctamente, síncope de hidrocución, picaduras de medusa, fracturas, lesiones de vertebras cervicales y ahogamientos son los mas frecuentes. Y debemos recordar que la mayoría de estos acontecimientos son previsibles y evitables, pues en muchos casos se producen por falta de información, desconocimiento, imprevisión o imprudencia.

Al agua, en general, ya sea en piscinas, ríos, lagos y, por supuesto, en el mar se le debe tener mucho respeto pues es un medio para el cual no estamos preparados de forma natural. Por ello, es indispensable saber nadar o al menos saber flotar en el agua, así como tener conocimientos suficientes de los deportes que se practican en el agua como pueden ser el surf, windsurf, buceo, moto acuática o, simplemente, natación.

Zambullidas en el agua

Las zambullidas violentas en el agua (tirarse de cabeza) son una da de las causas que con más frecuencia generan accidentes. Tanto en las piscinas como en el mar, lagos o ríos se corre el peligro de sufrir un traumatismo cefálico por la existencia de poco fondo o de obstáculos sumergidos, produciéndose perdida de conocimiento por el impacto o lesión de las vertebras cervicales con lesión medular, ambos accidentes temibles, que si no producen el ahogamiento inmediato pueden dar lugar a gravísimas secuelas.

Buceo

Es un deporte y actividad para la que se debe estar preparado físicamente y haber recibido clases y formación previas. Tiene riesgos evidentes que no vamos a enumerar y se debe ser muy prudente en su práctica. Ya sea a pulmón o con botellas de oxigeno, siempre se debe hacer acompañado. Se debe practicar a una distancia permitida tanto desde la playa como de la costa, no esta permitido en zonas de paso de embarcaciones como canales o dársenas y siempre se debe señalizar la presencia del buceador con una boya.

'Surf' y 'windsurfing'

Son prácticas deportivas para las cuales es necesario tener más de doce años, disfrutar de una buena preparación física, y a ser posible estar federado o disponer de un seguro para su práctica. Existen zonas de playa, horarios y zonas prohibidas y permitidas para su disfrute, siendo muy conveniente conocer el horario de las mareas y la existencia de corrientes y vientos dominantes.

Motos acuáticas

Se trata de una actividad lúdico-deportiva que ha generado múltiples y graves accidentes en los últimos tiempos, por lo que su uso está regulado por estrictas normas. Está prohibida su utilización a menos de 200 metros de la orilla de las playas, siendo obligatorio el uso de los canales especialmente señalizados para las entradas y salidas. Los practicantes de esta actividad tienen que ir provistos siempre de chaleco salvavidas.

- Te puede interesar: Cuatro ejercicios sencillos para practicar en la piscina

 

Prevención

Tomar precauciones es la mejor forma de evitar accidentes. En las playas se deben seguir en todo momento las indicaciones de los vigilantes de seguridad y hacer caso de las banderas de advertencia:

  • Bandera Roja:  baño Prohibido.
  • Bandera Amarilla: precaución o baño Peligroso.
  • Bandera Azul: libertad para bañarse.

Por otro lado, el uso de colchonetas, flotadores y, sobre todo, chalecos salvavidas puede evitar muchos accidentes, pero ¡ojo! en ocasiones también pueden generarlos. Pinchazos, vientos que arrastran la colchoneta o ausencia de válvulas de seguridad o tallas inadecuadas pueden dar muchos sustos. Por su parte, los juguetes, manguitos, balsas o colchones nunca deben usarse como salvavidas, pues su función es solamente la de divertir.

Finalmente, la vigilancia es de vital importancia. Debéis tener presente que los accidentes en el agua se dan con mucha más frecuencia en la edad infantil. Aunque el niño sepa nadar, debe estar siempre vigilado por un adulto cuando esté en la playa o en la piscina, cerca del agua o practicando alguna actividad en ella.

¿Qué hacer en caso de ahogamiento?

  • Sacar al accidentado del agua.
  • Si esta inconsciente pedir ayuda sanitaria o a los vigilantes de la playa.
  • Si no respira inicia la respiración boca a boca soplando en la boca del accidentado, tapándole la nariz.
  • Si no tiene pulso en el cuello comienza el masaje cardiaco por compresión torácica con las manos entrelazadas sobre el centro del pecho, hundiéndolo hasta cinco centímetros y con un ritmo de 80 por minuto, alternando con la respiración boca a boca.
  • Preparar el traslado a la menor brevedad posible a un centro medico.
  • Si es posible acompañar con los siguientes datos: duración aproximada de la inmersión, temperatura aproximada del agua e indicar que tipo de agua (salada, dulce, sucia o contaminada). 

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie