amigas-risa

Psicología

Franca, tóxica, social... ¡Tu risa te delata!

No todas las risas son iguales, y hay algunas que, en vez de producir efectos beneficiosos en nosotros y en quienes nos rodea, pueden llegar a provocar dolor emocional.

por Nuria Safont

Dicen que la risa es la mejor medicina. ¡Ojo! La risa franca, aquella que viene de dentro. Porque hay diferentes tipos de risa y, algunos, pueden llegar a provocar dolor emocional, tanto en nosotras como en los demás. Pero cuando nos reímos con sinceridad, estamos interactuando de forma positiva con el entorno. 

Y es que la risa es necesaria para vivir y gozar de buena salud, relacionarnos y evolucionar como especie. De hecho, hay quienes aseguran que, de reírnos más, podríamos prevenir algunas enfermedades o, al menos, llevarlas mejor. El Centro de Tratamientos para el Cáncer, de los EE.UU, por ejemplo, aconseja la risa como terapia complementaria a la habitual ya que la considera una medicina natural que puede bloquear los receptores del dolor, lidiar con el estrés y la ansiedad. Efectivamente, la risa es un gran aliado para la salud, ya que se liberan endorfinas, dopamina, adrenalina y serotonina.

Según señala Enrique Aguilar, director de la Escuela de Risoterapia y Desarrollo Humano en Barcelona, las personas que incorporan la risa en su día a día y de manera continua experimentan transformaciones en su forma de ser.  “La risa es la antítesis del miedo, es el antídoto de esta emoción. Al sentir miedo segregamos adrenalina, una hormona que nos produce tensión y nos dispone a la acción. La risa, en cambio, genera el efecto contrario. De hecho, el mensaje que manda al cuerpo es: relájate, todo está bien. Y tanto el cuerpo como la mente del individuo que se ríe se quedan en calma”. ¿Por qué? La respuesta está en el cerebro y en masaje vibratorio que produce la risa. 

- ¡Aprovecha los beneficios de la risa! trucos para reírte más 

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando reímos?

Se ponen en movimiento cerca de 400 músculos de todo el cuerpo y se produce un agradable masaje vibratorio, mejora la circulación sanguínea, aumenta la capacidad pulmonar y nuestras defensas se fortalecen ya que actúa sobre el sistema inmune. Este, a su vez, provoca una respuesta cerebral y estimula la producción de neurotransmisores, cuyo cometido también es potenciar el sistema inmunitario, generar placer, reforzar la autoestima y el optimismo. Las protagonistas de esta respuesta son las endorfinas, llamadas también drogas naturales. Pero también hay otras sustancias que se segregan cuando nos reímos, como nos cuenta Noelia Suárez, de Nutritienda: 

  • Dopamina. Es un neurotransmisor del sistema nervioso central, cuando la dopamina disminuye también lo hacen las endorfinas. Se considera a la dopamina como punto importante para el placer y el bienestar.
  • Adrenalina. Es una hormona que segrega el cuerpo de manera natural a través de las glándulas suprarrenales, localizadas en la parte superior de los riñones. Su liberación ayuda al cuerpo a enfrentarse a situaciones de alarma y estrés.
  • Serotonina. La serotonina es a su vez precursora de la melatonina y ambas moléculas son necesarias para conciliar el sueño, conseguir un descanso adecuado y mantener un estado psicológico saludable. La serotonina además favorece la relajación.

Psicología positiva: ¿Qué es y cómo te puede ayudar a sentirte mejor?

Diferentes tipos de risa 

Pero, como decíaos al principio, la risa que nos proporciona más beneficios es aquella risa sincera, franca, la que se manifiesta con una gran carcajada. Y es existen hasta 140 tipos de risa y no todas son buenas 

Risa franca: 

Es la más sincera, la que puede verse en los niños. Parte del abdomen y todo el cuerpo responde. Al acabar se puede sentir hasta un desfallecimiento muy agradable o agujetas. Se da en aquellas personas con el espíritu más sano. 

Risa emocional: 

Se emplea en risoterapia. Se llega a ella a través de las sensaciones, los sentimientos, y la experimentación directa. Con este tipo de risa se busca la risa franca. 

Risa social: 

Es aquella que utilizamos como forma de comunicarnos con los demás. No tiene por qué tratarse de una risa 'falsa' y puede acabar siendo, de hecho, franca. Pero no aparece de forma espontánea. Puede darse en aquellas personas que necesitan agradar a los demás. 

Risa nerviosa: 

Es aquella que aparece en momentos inoportunos, o que se produce para liberar tensión cuando estamos más nerviosas. Se produce en personas con tendencia a la ansiedad.  

Risa tóxica:

Es la risa falsa o mental (reírse ‘de’ o burlarse). No produce ningún beneficio más bien al contrario. Se distingue porque se queda en el cuello. Las personas narcisistas o con rasgos de psicopatía pueden utilizar esta risa. Este tipo de risa puede provocar mucho dolor emocional al entorno. 

Risa por cosquillas: 

Este tipo de risa se produce por un estímulo físico. Suele producirse en un entorno lúdico, mientras estamos jugando con otras personas, por lo que se trata de una risa sincera que también acabará provocando agujetas. Es muy típica en los niños 

Risa patológica:

Es aquella que se produce por enfermedad. La misma que sufría el 'Jocker' en la película protagonizada por Joaquin Phoenix. 

'Joker': ¿sabías que su risa responde a un síndrome pseudobulbar?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie