Qué problemas de salud pueden desencadenar la apnea del sueño y los ronquidos

Afectan a más de un millón de personas en nuestro país. Te contamos en qué consisten estos trastornos respiratorios, cuál es su diagnóstico y su tratamiento.

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

La apnea del sueño y los ronquidos son los principiales trastornos respiratorios durante el sueño. Constituyen un serio problema de salud de enorme importancia y de gran trascendencia en nuestra sociedad, pues esta patología se presenta en nuestro país  en casi un 4 % de la población adulta, lo que representa casi a un millón de personas. 

El ronquido es un síntoma muy frecuente y puede aparecer en niños y adultos favorecido por la postura o la inflamación de las vías aéreas. Puede ser transitorio, ocasional o permanente pero tanto al paciente como a su entorno no ocasiona otra alteración que la acústica. Por el contrario, en la apnea el cuadro clínico patológico principal es la denominada apnea del sueño o Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) que se caracteriza por interrupciones periódicas de la respiración durante el sueño, de duración variable, entre 10-15 segundos que aparece durante los ronquidos y que se interrumpe con una reanudación súbita y sonora de la respiración.

La apnea del sueño se presenta con una frecuencia cuatro veces superior en hombres que en mujeres, también afecta a los niños, aunque su origen es diferente y al ser su existencia poco conocida, por afectar en la intimidad al paciente sus repercusiones sobre el bienestar y la salud son de gran trascendencia.

- Leer también: Apnea del sueño: ¿qué se esconde tras este problema?

Diferentes tipos de apnea

La apnea es el síntoma más llamativo y prácticamente omnipresente entre los trastornos respiratorios del sueño.

Existen cuatro tipos diferentes de apnea: la apnea obstructiva, con mucho la más frecuente, la apnea central que se caracteriza por la ausencia de esfuerzo ventilatorio, la apnea mixta y la resistencia aumentada de las vías aéreas superiores.

Perfil del roncador con apnea del sueño

Cada roncador es un mundo, aunque, generalmente, se trata de varones roncadores de toda la vida, en los que poco a poco y partir de la edad madura comienzan a presentar pausas respiratorias nocturnas, que van en aumento.

Favorece la aparición de esta patología tener una mandíbula pequeña, unas amígdalas y unas adenoides hipertróficas y sobre todo una flacidez aumentada o una falta de tono muscular de los músculos faríngeos y de la musculatura del velo del paladar. El tabaquismo y el alcohol siempre agravan el cuadro.

- Leer también: El síndrome de la apnea en el sueño de los bebés

¿Por que se produce?

Los músculos de la nasofaringe y la orofaringe estan flácidos y su movilidad esta alterada y disminuida, se cansan con facilidad y esto origina una caída del velo del paladar y por lo tanto una obstrucción momentánea de las vias respiratorias superiores.

Apnea del sueño en el niño

El origen es diferente pues son las adenoides y las amígdalas hipertróficas las causantes del problema. Son niños roncadores que se 'paran' durante el sueño por obstrucción mecánica, lo que altera su descanso nocturno, repercutiendo sobre su rendimiento escolar matutino y sobre su comportamiento y bienestar.

 

Repercusiones sobre la salud

La fatiga y la sensación de cansancio al levantarse, la perdida general en la calidad de vida, la irritabilidad diurna, la falta de atención y concentración y la somnolencia pueden dar lugar a alteraciones funcionales con aumento de la tensión arterial y trastornos del ritmo cardiaco.

Cómo prevenir la apnea del sueño

Existen varias maneras:

  • La obesidad es un factor agravante y desencadenante. 
  • No beber bebidas alcohólicas.
  • No tomar medicación tranquilizante ni inductores del sueño.
  • Si se es fumador hay que abandonar el tabaco.
  • Mantener una buena salud bucodental.
  • Los ejercicios para fortalecer la musculatura faríngea y la fisioterapia respiratoria son beneficiosos.

- Leer también: ¿Cuáles son los síntomas de la apnea infantil?

Diagnóstico

Como el síntoma de las paradas respiratorias no es percibido por la persona que las padece, aunque sí sus efectos diurnos ulteriores, la información y el diagnóstico de sospecha se realiza a través de otras personas que han dormido con el paciente.

Para realizar un diagnostico clínico correcto suele ser necesario el ingreso en una Unidad del Sueño y pasar la noche con la realización durante el sueño de una prueba conocida como polisomnografia con pulsioximetria, durante la cual se analizan las paradas, su duración, intensidad, repercusiones sobre la oxigenación de la sangre y otros parámetros.

Consecuencias del ronquido nocturno y de las pausas de apnea

Como decía, repercute en la calidad de vida y produce:

  • Sequedad bucal matutina.
  • Afonía.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga y Apatía.
  • Somnolencia diurna.
  • Irritabilidad.
  • Déficit de atención y concentración.

- Leer también: Existe una operación para dejar de roncar

Qué hacer en cada caso

Existen diferentes tratamientos aplicables en relación a la intensidad del proceso. Los más frecuentes, y que de inicio deben ser usados, son aquellos conservadores en los que la utilización de diferentes mecanismos o aparatos que aportan aire durante el sueño resuelven el problema. Si estos no fueran eficaces existen métodos quirúrgicos con radiofrecuencia que pueden ser resolutivos.

  • Ventilación mecánica nocturna. La presión positiva de aire continuo (CEPAP) consiste en la aplicación durante el sueño de un respirador artificial que mantiene abierta la musculatura faríngea, consiguiendo mantener un ritmo respiratorio normal. El paciente debe dormir con mascarilla por la que un compresor le suministra aire  a mayor presión de la ambiental.
  • Cirugía con radiofrecuencia. Consiste en la reducción quirúrgica de la úvula y del velo del paladar con un bisturí de radiofrecuencia.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie