Por qué deberías tener árnica siempre a mano si practicas deporte

Plantas medicinales

Por qué deberías tener siempre a mano la árnica si haces deporte

En gel, en crema y hasta macerada en aceite de oliva es la hierba estrella para calmar dolores y golpes.

por Laura Bech

La árnica es una planta originaria de Europa, que crece en zonas templadas del norte y el centro del continente. Sus flores se utilizan en cosmética y terapias medicinales y es frecuente encontrarla bajo el nombre popular de ‘tabaco de montaña’. Se la emplea para tratar una infinidad de malestares, dolencias y contusiones y si tienes niños pequeños, seguro que ya has pasado, más de una vez, por la farmacia para hacerte con una crema de árnica. 

Popularmente se la utiliza para aplicar sobre golpes, dolores, hematomas e hinchazones porque tiene efectos  antiinflamatorias y analgésicos y estimula la circulación sanguínea. Al aplicarlo sobre un raspón o herida actúa como un producto antibacterial que previene infecciones. Por eso, si te lesionas con facilidad o practicas deportes de impacto tener un gel de árnica puede ayudarte a evitar los moratones del día siguiente. Con los más pequeños funciona muy bien porque no pica ni escuece y el efecto frío alivia enseguida el dolor. 

Leer más: Descubre cómo puede ayudarte la hierba de San Juan a llevar mejor la cuarentena

Para el gimnasio

Sus propiedades analgésicas la han vuelto una crema que sirve para aliviar dolores musculares, desgarros, esguinces y los primeros síntomas de la artritis. Ya sea porque te has golpeado o tienes algún rasguño o rozadura producto de la actividad física, basta con que limpies la zona con agua y jabón y que una vez esté seca apliques un poco de crema o gel de árnica. Cuanto antes la apliques mejores resultados optendrás para evitar la aparición de hematomas o la inflamación de la zona golpeada. 

VER GALERÍA

Siempre que la apliques como antiinflamatorio en este tipo de situaciones los expertos recomiendan que sea sobre la piel y nunca por vía oral. En farmacias y herboristerías puedes hallarla en aceite, gel o crema, cualquier opción es válida para incluir en tu neceser de deporte. También la encontrarás, aunque es menos frecuente, como ungüento macerada en aceite de oliva lista para aplicar sobre lesiones. 

Leer más: Aromaterapia, la forma más natural de suavizar los síntomas de la astenia

Artrosis y dolores de muela

Antes de comenzar un tratamiento con plantas medicinales es fundamental que consultes con un médico y que sea él quien te asesore sobre el tratamiento adecuado, la dosis y la duración. El poder de la árnica ha dado la vuelta al mundo, muchas culturas han decidido utilizar esta hierba como alivio para infinidad de dolencias, sin embargo, faltan aún muchos estudios que puedan demostrar que sí es eficaz para problemas como la falta de  visión por diabetes, el acné o el dolor de garganta. 

La Natural Medicines Comprehensive Database (Base exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia de los productos naturales basándose en la evidencia científica. Como tratamiento para la artrosis clasifica a la árnica como ‘posiblemente eficaz’ para disminuir el dolor y la rigidez producidos por esta enfermedad. Una investigación de la misma entidad asegura que podría servir como antiinflamatorio, capaz de reducir el dolor, la inflamación y mejorar la función de las manos. 

Si eres de las que lleva un comprimido de árnica en el bolso por si tiene dolor de muelas, tenemos malas noticias, no se ha comprobado aún que tenga efectos antiinflamatorios, que disminuya el dolor de muelas, ni que ayude minimizar las molestias después de una extracción dental. 

¿Cuál es la dosis exacta?

Si aplicas árnica por un dolor muscular después de entrenar o para evitar un hematoma en la frente de tu hijo porque acaba de golpearse la cabeza contra el suelo no debería existir ningún riesgo en cuanto a la dosis que apliques. No obstante, ten en cuenta que algunos alimentos utilizan árnica para saborizar los productos. Muchas bebidas, helados, gelatinas y chucherías cuentan con este ingrediente en sus preparaciones, si consumes en exceso este producto podría causar malestar estomacal, náuseas y vómitos.

La dosis exacta debe indicarla un profesional y es importante que sepas que no está recomendada la ingesta por vía oral de árnica si estás embarazada o en período de lactancia. 

Leer más: Otras plantas medicinales que también te ayudan a combatir el estrés y la ansiedad

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie