¿Sabes cómo debes higienizar tu cuerpo si practicas yoga?

¿Sabes cómo debes higienizar tu cuerpo si practicas yoga?

La limpieza ayuda a la purificación por eso es tan importante este proceso para un yogui.

por Laura Bech

El correcto aseo del cuerpo mantiene la armonía y ayuda a purificar, tanto la parte interna como externa del cuerpo. Los beneficios de la higienización del cuerpo son de sobra conocidos, sin embargo, en yoga también se tiene en cuenta la limpieza de la fisiología sutil. Es decir, asear todos los campos de energía.

Un cuerpo limpio está sano y en armonía. Son muchas las técnicas para limpiar y purificar nuestro organismo y que sean capaces de llegar a todas las extremidades, orificios y cavidades. Cuando te adentras en el universo del yoga, descubres la importancia de higienizar, las fosas nasales, la lengua, la garganta, el recto, los genitales y el colon, entre otros como la boca, los ojos o  los oídos. Se trata de hacer una limpieza profunda y consciente, reparando en cada parte y en la manera correcta en la que debe ser aseada.

En muchos casos se utilizan técnicas ancestrales, que perduran en el tiempo por su eficacia. Sin embargo, no todas se pueden aprender sin la ayuda de un instructor de yoga experimentado. Dejaremos esas para los expertos y conoceremos aquellas técnicas de limpieza que pueden aplicarse en casa sin dificultad o peligro.

Leer más: ¿Meditación guiada o en solitario? Claves para elegir tu mejor opción

Higiene de medio cuerpo hacia arriba

Ramiro Calle es director de Centro de Yoga Shadak y autor de varios libros relacionados con esta disciplina. Él sugiere dividir el cuerpo en dos las partes para su correcta higiene. Desde la cintura hacia arriba y desde la cintura hacia abajo. 

La zona superior requiere de cuidados especiales, especialmente en la cabeza por la cantidad de orificios que posee. El tipo de champú que utilices es importante, optar por los menos abrasivos y los más naturales es lo que recomienda Calle. Para limpiar la lengua puedes utilizar los raspadores de lengua, se encuentran con cierta facilidad en herbolarios y tiendas especializadas, o simplemente limpiarla con el mismo cepillo que utilizas para los dientes. Realizar enjuagues con agua tibia y apenas salada ayuda a purificar la zona y finalizar la limpieza de esta parte del cuerpo.

VER GALERÍA

Para limpiar los ojos, puedes emplear la técnica de mirar a un punto fijo, dejar que se llenen de lágrimas y desciendan por el rostro. De esta manera se limpian los glóbulos oculares y se mejora la visión. Puedes comenzar por lavarlos con agua tibia. Para los oídos puedes utilizar palitos con algodón y algún aceite balsámico, recomendado por un instructor de yoga. La limpieza correcta de garganta y nariz, es mejor con la ayuda de un experto, porque requieren cierta complejidad si has comenzando recientemente con estas técnicas.

Leer más: Aprende a practicar 'pranayama' o respiración consciente

Higiene de medio cuerpo hacia abajo

Para la limpieza de la parte inferior del cuerpo, en la mayoría de los casos, es mejor si lo haces asesorada por un instructor, de manera individual. No obstante hay algunas prácticas que puedes comenzar a aplicar sin mayor complejidad. 

Para la depuración del organismo existen varios métodos, el más utilizado es el de beber en ayunas agua con algún aceite específico o apenas salada. Tras la ingesta se practican asanas que benefician el control de la zona intestinal y luego se expulsa el líquido de manera natural. De esta manera, el agua limpia y purifica el tracto intestinal. 

Una de las asanas más utilizas para la limpieza del organismo es la del Nauli, porque facilita el control de los músculos abdominales y al mismo tiempo produce un masaje en la zona. Es una postura que requiere tiempo para poder ser realizada de manera correcta. Pero los beneficios que reporta sobre el organismo son tan positivos que conviene aprenderla. 

Leer más: ¿Podemos alimentarnos de energía 'prana'?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie