reiki

Terapia alternativa

No, el reiki no es eficaz para tratar una depresión

La ausencia de evidencia científica del reiki para tratar la depresión u otros problemas es un perjuicio potencial para los pacientes, y la ausencia de regulación en el sector agrava la situación.

por Ileana Izverniceanu

Que una persona se sienta triste a veces, no tiene nada de raro. Pero si está triste siempre, quizás sufra una depresión. Ante esta situación, el reiki se presenta como una terapia complementaria o alternativa sencilla, sin riesgos, que no solo ayuda con problemas de salud mentales, sino también físicos. Incluso, se ofrece como una terapia que palía y elimina síntomas en pacientes con cáncer. Pero ¿qué es el reiki? ¿de verdad es eficaz para tratar la depresión?

Lee: Ser consciente de tus emociones te hace más resiliente

El reiki viene de Japón, pero no hay un único reiki: existen distintas variaciones según los maestros o escuelas. Quien aplica reiki cree actuar como un canal que transmite la energía del universo a través de sus manos, pasa esa energía hacia el paciente y éste consigue así reequilibrar su estado energético y autosanar su cuerpo, mente y espíritu. Se trata de una técnica muy sencilla: durante unos minutos, se ponen las manos sobre distintas partes del cuerpo, usando símbolos y afirmaciones positivas para aumentar los efectos de la energía.

Ni estándares de calidad, ni criterios éticos, ni títulos oficiales

Uno de los problemas que percibimos en la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) es que, aunque en España el reiki es considerado una terapia complementaria o alternativa (TA), no existe una legislación ni ningún orden en este sector: no hay unos estándares de calidad ni de formación ni unos criterios éticos o códigos de buenas prácticas comunes, no hay títulos oficiales, pero sí muchas personas que, a través de su enseñanza o práctica, han encontrado un medio de vida.

Lee: ¡Confirmado! El ejercicio previene la depresión

Quienes viven del reiki lo defienden, obviamente. Pero lo cierto es que, aunque está muy extendida la idea de que lo alternativo o natural es inofensivo, esto no siempre es así: en OCU consideramos que la ausencia de evidencia científica del reiki para tratar la depresión u otros problemas es un perjuicio potencial para los pacientes, y la ausencia de regulación en el sector agrava la situación.

VER GALERÍA

¿Se interesan por saber si el paciente ha acudido al médico?

La depresión es uno de los trastornos mentales con mayor prevalencia en nuestro país. Dado que el reiki se indica para cualquier tipo de problema, físico o mental, desde OCU hemos realizado un estudio en el que, a través de un perfil simulado de un caso de depresión leve, asistimos de forma anónima a 50 centros que ofrecen reiki en 5 ciudades: Barcelona, Bilbao, Madrid, Sevilla y Valencia. Estas son algunas de las conclusiones que hemos recogido en nuestro estudio:

  • Preguntan poco o nada. La mayoría nos indican que el reiki es adecuado para tratar casos de depresión leve, pero apenas nos han preguntado si habíamos ido al médico o al psicólogo, ni si estábamos en tratamiento con algún fármaco para animarnos a no dejarlo (a pesar de comunicarles, en algunos casos, nuestra intención de no tomar el antidepresivo que nos ha mandado el médico). Únicamente en 4 centros (de 50 a los que hemos acudido), indagan sobre esto.
  • Ninguna formación sanitaria. Ni medicina, ni psicología ni enfermería. En 10 establecimientos, la persona que nos atendió desconocía la formación de quien iba a aplicar reiki. El resto sí: en 38 tienen el grado de maestría en reiki y en 2, el nivel III.
  • De 20 a 70 euros por sesión. En más de la mitad (31 centros), los precios van de 32 a 70 euros. Estos importes se acercan a lo que cuesta una hora de consulta en un psicólogo.  

¿Hay diferencia entre el reiki y un placebo?

Para intentar demostrar la eficacia del reiki, a veces hacen referencia a técnicas ancestrales (como si el tiempo de uso explicara su eficacia), otras recurren a testimonios de personas. Pero también se usan explicaciones que suenan a científicas o se alude a investigaciones y estudios recientes, sin aclarar que sus conclusiones no son fiables porque o bien se han hecho con pocos individuos, o tienen fallos en la metodología, o no se han podido repetir con idénticos resultados.

Lee: Está demostrado que el efecto placebo ayuda a superar una enfermedad

Tampoco hay trabajos que demuestren si hay diferencias entre el reiki y un placebo. En principio, el placebo carece por sí mismo de acción terapéutica, pero los pacientes están convencidos de que sí la tiene y, por eso, a veces notan mejoría: ¿y si el reiki actuase básicamente por autosugestión, por la confianza que tienen quienes lo reciben?

La mente puede influir mucho en el cuerpo a través de mecanismos que aún no son bien conocidos. En cuanto a la depresión, sí que existen investigaciones que avalan/evidencian que la psicoterapia es eficaz para intervenir en ella, con o sin apoyo farmacológico, algo que el reiki no ha demostrado por ahora.

VER GALERÍA

El reiki es inofensivo, sí, pero hasta cierto punto

Cada persona es libre de creer o no en la filosofía y los principios del reiki, o de pensar que la energía del universo fluye por su cuerpo y eso va a contribuir a su equilibrio y bienestar. Si eso le proporciona una sensación de tranquilidad, estupendo, porque la relajación es beneficiosa para sobrellevar el día a día de muchas dolencias, enfermedades, para afrontar momentos de crisis, etc.

Pero desde OCU advertimos que hay que tener cuidado con la idea de que el reiki es totalmente inofensivo: habrá quien piense que, como mucho, es una pérdida de tiempo y dinero, pero si su confianza en el reiki es tal que le lleva a prescindir totalmente de los tratamientos que sí cuentan con eficacia demostrada, puede poner en peligro su salud.

Ileana Izverniceanu es directora de comunicación y relaciones institucionales de OCU

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie