Los nutrientes que necesitas para vencer la astenia otoñal

Los nutrientes que necesitas para vencer la astenia otoñal

Haz frente al cambio de estación con una alimentación saludable que incluya las vitaminas y minerales que necesitas.

por Cristina Soria

A pesar de que la bajada de temperaturas no es aún drástica, el otoño comienza a hacer su aparición, que en ocasiones viene acompañada de lo que se conoce como astenia otoñal. Está provocada por la aclimatación de nuestro cuerpo a la nueva estación y puede hacernos sentir cansancio físico, somnolencia, falta de apetito, mal humor y debilidad generalizada.

Nuestro organismo necesita la luz solar para producir serotonina y melatonina, dos hormonas que son necesarias para nuestro estado de ánimo y la producción de energía, que también regulan el hambre y la temperatura del cuerpo. Así que cuando la luz solar disminuye producimos más melatonina, lo que nos provoca el sueño y el cansancio; y a su vez disminuye la serotonina, lo que nos hace sentir más tristes.

Para vencer la astenia otoñal es importante que cuidemos nuestros hábitos diarios y nuestra alimentación. Garantizar un buen descanso, respetando las horas de sueño necesarias, y una alimentación rica en frutas y verduras de temporada es fundamental para paliar los efectos que el cambio de estación tiene en nuestro organismo.

Leer: ¿Cuándo es necesario tomar suplementos de vitaminas?

La vitamina C, un clásico otoñal

Nuestro cuerpo sufre la aclimatación a la nueva estación y podemos sufrir una bajada de defensas que nos deje expuestos a gripes y catarros. La vitamina C ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico para que resista los cambios de temperatura. Además, favorece la reparación y crecimiento de los tejidos, y como buen antioxidante, previene el envejecimiento prematuro de la piel.

Más allá de la naranja y el limón, que no deben faltar en tu cocina, existen otros muchos alimentos que incluso superan las cantidades de vitamina C de estos cítricos. Incluye en tu dieta la grosella negra, el brócoli, el kiwi, el pimiento rojo, la papaya y el perejil, para estar bien protegida ante los cambios de clima.

Hierro para aumentar la resistencia

Durante el otoño también es muy importante seguir una alimentación rica en hierro, que nos ayuda a mejorar nuestra resistencia física y a prevenir infecciones. La falta de este mineral puede hacernos sentir débiles e incluso causarnos anemia.

VER GALERÍA

Puedes obtener hierro de las legumbres (que no deben faltar en tu dieta); de las verduras de hoja verde como las acelgas, berros y espinacas; de los mariscos de conca como berberechos, mejillones y almejas; de frutos secos como las nueves avellanas y pistachos; de carnes rojas magras, como la ternera y el buey; o de las semillas de sésamo.

Leer: Di qué vitamina te falta y sabrás qué fruta debes tomar

Triptófano para mejorar tu ánimo

El triptófano es un aminoácido que nuestro organismo necesita para segregar melatonina y serotonina. Ambos son compuestos fundamentales, como hemos dicho antes, para regular nuestro estado de ánimo y hacernos dormir bien. Se trata de un aminoácido esencial que es necesario tener presente en nuestra dieta para prevenir estados de insomnio, fatiga, apatía o ansiedad.

Puedes encontrar triptófano en alimentos de origen vegetal como la soja, los pistachos, las lentejas y las alubias blancas; y en alimentos de origen animal, como el queso, los huevos, el salmón o las ostras.

El ácido fólico refuerza el sistema inmunitario

Al igual que la vitamina C, el ácido fólico es necesario para mantener en buen estado nuestro sistema inmunitario y prevenir enfermedades de las vías respiratorias como los catarros. Una carencia de este ácido, además, puede hacernos sentir más cansados e irritables.

Encuéntralo en las verduras de hoja verde, la leche, las hortalizas, la yema de huevo, los guisantes, las habas, las naranjas y las lentejas. Si estás embarazada necesitas tomar, además, un suplemento diario de este mineral.

Leer: Los beneficios de la vitamina C

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie