Detección precoz en cáncer de riñón

Nuevo avance para la curación del cáncer de riñón

Un análisis de sangre podría detectar un marcador tumoral y diagnosticar el cáncer de riñón de forma temprana para aumentar la supervivencia.

por Nuria Safont

Curación. Es la palabra más buscada y deseada cuando una persona ha recibido un diagnóstico de cáncer. Y, aunque aún es pronto para hablar de ella en esta enfermedad en general, sí hay tipos de cáncer en los que el porcentaje de supervivencia a los cinco años es superior al 90%.  De este modo, un paciente puede decir: 'estoy curado'. Aunque sea con la boca pequeña y con los dedos cruzados. Y eso es lo que se está intentando en cáncer de riñón.

Pero para que el cáncer se pueda curar hay varias palabras que destacan los expertos: prevención y detección precoz. Son, realmente, las dos armas más eficaces para combatir esta enfermedad. Por ello, todos los actores implicados en la lucha contra el cáncer buscan medios para concienciar a la población sobre la necesidad de unos hábitos saludables, así como hacer realidad esa detección temprana mediante pruebas y seguimientos a la población de riesgo.

- Leer: 10 hábitos que pueden causar cáncer y que quizá desconozcas

VER GALERÍA

 

Curar el cáncer 

Hoy en día, de hecho, ya se ha logrado cambiar el pronóstico de algunos tipos de cáncer de mama, gracias a los programas de cribado con mamografías, también el del cáncer de colon, con detección de sangre en heces, o aumentar la supervivencia en cáncer de próstata con un análisis de sangre que permite valorar niveles altos del antígeno prostático específico (PSA). Recientemente, el cáncer de riñón también podría ser una de las enfermedades en las que se "puede predecir el riesgo, hacer un seguimiento al paciente y detectarlo precozmente si aparece", indica el doctor Enrique Grande, jefe de Oncología Médica de MD Anderson Cancer Center Madrid. Con ello, se daría un paso para conseguir la ansiada curación.

- Leer: Nefritis: ¿por qué se inflaman los riñones?

Síntomas del cáncer de riñón

El cáncer de riñón es una enfermedad que hoy en día afecta a unas 5500 personas en España al año, y por la que fallecen 3000. Su incidencia es mayor en varones. Se trata de una patología asintomática, es decir, no avisa hasta que se encuentra en una fase muy avanzada. Cuando ya se ha diseminado a otras partes del organismo puede manifestarse con sangre en la orina, dolor en el costado y la palpación de una masa en el abdomen. Se desconoce su causa aunque se sospecha que está relacionada con el consumo de tabaco y la obesidad.

En aquellos pacientes en los que la enfermedad se diagnostica cuando ya hay metástasis, la posibilidad de supervivencia disminuye. "Hay varios estadios del tumor. Si se diagnostica en el I y II la probabilidad de que el paciente sobreviva a los cinco años es de más del 80%. Si está en fase III, esta se reduce al 50%. Pero si está en el estadio IV, las esperanzas son mucho menores", señala el oncólogo. De ahí la importancia de una detección precoz.

Marcador tumoral y detección precoz

Investigadores del Hospital Brigham and Women's (Estados Unidos) han identificado un nuevo biomarcador que predice el riesgo de cáncer de riñón y la supervivencia hasta cinco años antes del diagnóstico. Este biomarcador, 'Kidney-injury-molecule-1' (KIM-1, por sus siglas en inglés), se puede detectar en la orina y la sangre y, generalmente, está presente en niveles bajos en individuos sanos.

Ahora, un nuevo estudio publicado por este mismo hospital en la revista 'Clinical Cancer Research', en colaboración con otros centros europeos y americanos, ha demostrado que un análisis de sangre puede detectar concentraciones más altas de KIM-1 en algunas personas, lo cual sería un indicador de un posible desarrollo de cáncer de riñón en los siguientes cinco años. En este estudio, que ha contado con una muestra de 500.000 sujetos, han participado investigadores españoles.

Aumentar la supervivencia

"El gran avance de este estudio, cuyos datos aún deben confirmarse, es que el análisis de esta proteína en un simple análisis de sangre nos podría ayudar a identificar a aquellas personas que tienen mayor riesgo de sufrir la enfermedad, hacerles un seguimiento mediante ecografías y, si se sospecha que hay una lesión, confirmarlo con otras pruebas como un TAC y/o una biopsia e intervenir a tiempo para aumentar la supervivencia en el paciente", concluye el doctor Enrique Grande.

-  Leer: Test para conocer el riesgo de cáncer de colon

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie