Glaucoma: la importancia del diagnóstico precoz

Hoy se celebra el Día Mundial de esta enfermedad ocular que afecta al nervio óptico y puede degenerar en ceguera

por hola.com

La cifra es suficientemente significativa como para tenerla en cuenta: alrededor de un millón de personas en nuestro país padece glaucoma. Así, en España afecta hasta un 2% de la población con una edad superior a los 40 años, porcentaje que se eleva hasta el 7% en edades superiores a los 70 años.  A nivel mundial esta cifra se eleva a 60 millones de personas, y más de la mitad están ciegas debido al glaucoma.
El problema  en nuestro país es que el 50% de ellas -de ese millón- estarían sin diagnosticar. Por eso, días como hoy, en el que se conmemora el día mundial de la enfermedad, cobran más sentido si cabe. Y es que en el caso concreto de esta enfermedad, asintomática en sus primeras fases, el diagnóstico precoz y el tratamiento inmediato son fundamentales.

¿Qué es?
Se trata de una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por el daño en el nervio óptico secundario provocado, en un alto porcentaje, por el aumento de la presión intraocular. Teniendo en cuenta que es irreversible, además de que durante sus primeras fases esta dolencia apenas presenta síntomas, la detección precoz es la mejor herramienta para combatir la ceguera.

Causa de ceguera
Y es que tras la diabetes, el glaucoma está considerado como la segunda causa de ceguera evitable. El deterioro progresivo de las fibras del nervio suele conducir a la pérdida del campo visual y, en los casos más graves, a la ceguera. La Dra. Gema Rebolleda, Directora de la Unidad de Glaucoma de Clínica Baviera advierte que “en la gran mayoría de los casos, el glaucoma es asintomático hasta fases avanzadas". Y es que normalmente no provoca síntomas que puedan ser detectados por el enfermo hasta estadios muy evolucionados e irreversibles. Por esta razón, "es fundamental que las personas con perfiles de riesgo, como los pacientes con antecedentes familiares, diabéticos, personas con miopía elevada y los mayores de 50 años se sometan a revisiones oftalmológicas periódicas” añade.
“Teniendo en cuenta que el daño que produce el glaucoma es irreversible, cuanto antes se realice el diagnóstico y se establezca el tratamiento oportuno, mejores serán los resultados. Aunque no existe cura, sí podemos frenar su progresión, ralentizando el deterioro progresivo del nervio óptico y la pérdida de campo visual mediante la reducción y el control de la presión intraocular”, explica la Dra. Rebolleda.

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Glaucoma, Clínica Baviera organiza una jornada de puertas abiertas con mediciones gratuitas de tensión intraocular en todos sus centros, a fin de detectar posibles casos y comenzar un tratamiento inmediato que evite el desarrollo de esta enfermedad y la pérdida irreversible de visión. Aquellas personas interesadas en someterse a la revisión únicamente deben acudir a su centro de Clínica Baviera más cercano.
Una de las pruebas que se realiza para detectar un posible glaucoma es la tonometría que consiste en realizar una medición de la presión intraocular del paciente. Es una prueba indolora y cuya duración no supera el minuto.


Y, además, con el objetivo de profundizar en la mejora de la calidad de vida de quienes padecen esta enfermedad y su entorno, y concienciar sobre la necesidad de un diagnóstico precoz y un tratamiento inmediato que minimicen la pérdida de visión en los pacientes con glaucoma, esta clínica ha colaborado con la 'Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares' en la edición y publicación de una Guía de Consejos para familiares de afectados por esta dolencia. Se trata de un texto sencillo y comprensible con el que se pretende orientar a quienes se enfrentan a las consecuencias irreversibles de esta enfermedad. Para ello se explican desde la sintomatología, hasta los tratamientos en función del grado de desarrollo, pasando por las cuestiones administrativas. Asimismo, el texto, elaborado por afectados que han pasado por cada uno de los estadios de la enfermedad y sus consecuencias, analiza el desarrollo y el tratamiento en las distintas etapas vitales: infancia, madurez y senectud.

La prevención, básica
El Dr. Miguel Fernández, Director Médico del Centro Ocular de Alta Tecnología Oftalmos, incide en que la prevención es la única forma de evitar las consecuencias más negativas. Es recomendable realizarse una exploración anual por oftalmólogo, en dicha exploración es obligado tomar la tensión ocular a partir de los 40 años de edad, o antes si existe alguno de los denominados factores de riesgo: el antecedente familiar como más importante, seguido de la diabetes o miopía. Si existieran alguno de estos factores de riesgo se debería realizar también una exhaustiva exploración del nervio óptico y del campo visual, pues existen también, glaucomas normotensionales (glaucomas con tensiones estadísticamente normales).
Todo con un objetivo, no dejar que el glaucoma oscurezca tu vida, como reza uno de los lemas de este día.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie