Julie de Noailles nos abre las puertas del ‘château’ de Champlâtreux, su espectacular castillo familiar, a las afueras de París

Construido entre 1751 y 1757, pertenece a su familia desde el siglo XIX

Julie de Noailles

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

A menos de una hora del centro de París se alza el castillo de Champlâtreux, un magnífico ejemplo de arquitectura clásica de 1750, con estilo rocaille. Una residencia principesca rodeada por un gran parque y cincuenta hectáreas de bosque. Entrar en el castillo es emocionante por su inusual belleza. Desde el gran pabellón, con cuatro estatuas sobre pedestales de mármol, se abren los espléndidos salones con vistas al jardín. Los suelos de mármol blanco y negro se suceden a otros decorados con paneles tallados de época y suelo de parqué estilo ‘Versalles’ y destacan los grandes espejos con soportes de mármol rosa y las chimeneas de mármol azul.

Julie de Noailles©Giorgio Baroni
Julie de Noailles©Giorgio Baroni
Arriba, la fachada occidental de Champlâtreux, que da al jardín, tiene en el centro columnas dóricas y jónicas superpuestas. Abajo, el imponente camino de entrada al castillo, rodeado de bosque.

Un castillo iluminado por el sol, que, con sus colores franceses —azul, rosa y verde ‘Maria Antonieta’—, celebra la magnificencia de la vida aristocrática francesa. Esta es la residencia del décimo duque de Noailles, Hélie de Noailles, que tiene tres hijos: Julie, Marie y Emmanuel, duque d’Ayen, futuro duque de Noailles, que pronto se casará con Letizia Bemberg.

“Entre mis antepasados hay un cardenal, un primer ministro, mariscales de Francia, miembros de la Academia Francesa, una patrona de las artes y una poetisa”, nos dice la hija del décimo duque de Noailles

Julie tiene una hija, Anna Lou, nacida de su gran historia de amor con Mathias Guerrand-Hermès. Julie es una dama con una clase innata, que desvela su herencia en cada pequeño gesto. Es un ejemplo de lo que hoy se puede definir como aristocracia moderna. Su actitud algo roquera, su estilo elegante pero poco convencional, su personalidad intensa, también fuera de los roles establecidos, así como su belleza contemporánea, la convierten en una persona extremadamente fascinante. Verla moverse en su castillo es como vivir el pasado y el presente a la luz de una nueva generación que no oscurece, sino que exaltala historia de Francia de una manera inédita y cautivadora.

Julie de Noailles©Mattia Bettinelli
Julie de Noailles a las puertas del castillo familiar, con traje de chaqueta negro, de Alexander McQueen.

—¿Cuál es la historia de este castillo?

—El castillo de Champlâtreux fue construido, entre mil setecientos cincuenta y uno y mil setecientos cincuenta y siete, por el arquitecto Jean-Michel Chevotet para Édouard Molé, hijo de Mathieu Molé, el primer Presidente del Parlamento de París, como una casa de campo y un lujoso lugar para fiestas. Es un ejemplo exquisito de arquitectura del siglo XVIII. Situado en Épinay-Champlâtreux (Val-d’Oise), a poco más de media hora de París, ha sido la residencia de los Noailles desde el siglo XIX. El castillo, con cuatro grandes salas ceremoniales en la planta baja y veintitrés habitaciones, y su parque, fueron catalogados como monumento histórico en mil novecientos ochenta y nueve. Ahora es propiedad del duque Hélie de Noailles, décimo duque de Noailles, mi padre, y alberga recepciones y cacerías en los bosques circundantes.

Julie de Noailles©Giorgio Baroni
Julie de Noailles©Giorgio Baroni
La planta baja contiene las salas de recepción, los salones, el oratorio y la biblioteca. Arriba, el vestíbulo occidental, con una estatua del Presidente Molé, réplica de la del Parlamento de París, ofrecida por Louis-Philippe en agradecimiento por un consejo de ministros celebrado en el castillo, en 1838. Izquierda, la escalera principal, cuya barandilla es un buen ejemplo de herrería del siglo XVIII.

—¿Cuándo pasó a ser propiedad de la familia Noailles?

—Durante la Revolución Francesa, su mobiliario se dispersó y el castillo se transformó en un hospital militar. Mathieu Louis Molé (1781-1855) trabajó para restaurarlo y dejarlo tal y como se encuentra hoy. Cuando falleció, pasó a su única heredera, su nieta Clotilde de la Ferté-Meun, quien se convirtió en duquesa de Noailles por su matrimonio, en mil ochocientos cincuenta y uno, con el séptimo duque de Noailles. La familia, que se remonta al siglo XII, cuenta entre sus antepasados con un cardenal, un primer ministro, mariscales de Francia, miembros de la Academia Francesa, una patrona de las artes, Marie-Laure de Noailles, y una poetisa, Anna de Noailles, que permaneció en el castillo durante largos períodos. La familia fue incluida entre los Grandes de España en mil setecientos once, mientras que el tercer, cuarto, quinto y sexto duques fueron caballeros de la Orden del Toisón de Oro.

“El castillo, con cuatro grandes salas ceremoniales en la planta baja y 23 habitaciones, y su jardín fueron catalogados como monumento histórico en 1989”
Julie de Noailles©Mattia Bettinelli
Julie en uno de los vestíbulos.

—¿Qué significa para usted ser una Noailles?

—Estoy más que orgullosa de mi herencia. La historia de mi familia se remonta al siglo XII, pero este orgullo que siento es reciente, porque lo solía rechazar para no sentirme diferente a los demás. Mi abuela era monárquica y yo disfrutaba oponiéndome y desafiándola. Por ejemplo, iba con chaquetas de cuero y, cuando tenía que hacer una reverencia, desaparecía y me negaba a asistir a las clases de baile. Aunque me etiquetaron como rebelde, siento un gran orgullo de ser descendiente de la familia Noailles.

Julie de Noailles©Mattia Bettinelli
Izquierda, Julie posa en la biblioteca. Derecha, jugando al polo, la gran pasión de la familia.

—¿Fue entonces una duquesa rebelde? 

—Por ejemplo, rechacé al hombre que iba a ser el padre de mi hija. Para mí, él era la personificación del verdadero hijo de una familia muy respetable. Cuando nos volvimos a encontrar, en Marrakech, en la propiedad de mis futuros suegros, me cautivó, pero, aunque vi a un ser humano muy especial, en ese momento no pude reconocer que éramos almas gemelas.

“Aunque me etiquetaron como rebelde, siento un gran orgullo de ser descendiente de la familia Noailles”
Julie de Noailles©Giorgio Baroni
Julie de Noailles©Giorgio Baroni
Arriba, la estancia está acondicionada con muebles semicirculares, donde tienen todos los libros encuadernados en cuero. Abajo, otra imagen de la biblioteca, con un sofá de diseño que Julie tenía en su casa de Nueva York.

—¿Cómo fue la educación que le dieron sus padres?

—Era una de las familias francesas más ilustres y adineradas. La educación de mis padres fue particular y absolutamente protectora, a la manera aristocrática más tradicional. Mi padre había vivido en el castillo y tenía un tutor, pero logró educarnos de una manera más relajada. Nos dejaron seguir nuestro camino y mi madre tuvo un gran papel en eso. No me di cuenta hasta más tarde del impacto y el significado de ser una Noailles. No me sentía preparada para ser la hija mayor, con las responsabilidades de Champlâtreux, como lo estaban mis hermanos. Pero, finalmente, fue transferido a mi hermano, el próximo duque, el próximo líder de la familia. Ellos me dejaron ser la persona que quería ser.

“Hoy, mi desafío es transmitir los valores de mi familia a mi hija y enseñarle sobre todos los grandes hombres y mujeres del linaje Noailles”
Julie de Noailles©Mattia Bettinelli
Julie junto a su hija, Anna Lou, nacida de su relación con Mathias Guerrand-Hermès, que falleció en 2010. En su decoración destacan piezas de su colección de porcelanas decorativas, con figuras rococó de 1800.

—Y a día de hoy, ¿cómo lo ve?

—Desearía haber sido más consciente del papel que tenía que defender. Hoy, mi desafío es transmitir los valores de mi familia a mi hija y enseñarle sobre todos los grandes hombres y mujeres del linaje Noailles. El papel de una mujer en una familia aristocrática en Francia cuando hay un hermano se vuelve insignificante. Es un peso enorme y un privilegio enorme al mismo tiempo.

Julie de Noailles©Giorgio Baroni
Julie de Noailles©Giorgio Baroni
Arriba, el comedor verde de la casa, con una mesa redonda en el centro, vestida de tafetán de seda en polvo, y amplios ventanales que dan al jardín. Abajo, el comedor principal, decorado en tonos rosas.

—¿Qué le viene a la mente cuando pasea entre los cuadros de sus antepasados?

—Las pinturas en Champlâtreux me recuerdan lo geniales que eran mis antepasados. Es difícil competir con ellos, han dejado muy alto el listón. Es difícil dejar huella después de ellos. Hoy pienso que me hubiera gustado superar sus merecedores logros. Me siento muy bendecida por tener el honor y la suerte de poseer un lugar en este paraíso. Champlâtreux significa el mundo para mí. Siento una gran admiración cada vez que estoy aquí. Doy las gracias a mis padres por haber mantenido Champlâtreux y hacer de este un lugar feliz donde todos podemos reunirnos y compartir momentos preciosos.

“Durante la Revolución Francesa se transformó en un hospital militar y, a finales del siglo XVIII, comenzó su restauración para dejarlo tal y como se encuentra hoy”
Julie de Noailles©Giorgio Baroni
Julie de Noailles©Giorgio Baroni
Arriba, muchas de las habitaciones conservan la decoración original. Abajo, izquierda, otra de las estancias, decorada en seda marfil y perla capitoné, con muebles del 1800. Derecha, el cuarto de baño de uno de los 23 dormitorios que tiene el castillo.

—¿Cómo fue su gran historia de amor con Mathias Guerrand-Hermès? 

—Nuestras familias se conocían y se respetaban mucho. Mathias y yo nos volvimos a encontrar, en una fiesta, diez años más tarde. Él y su familia habían vivido una tragedia: el hermano de Mathias había tenido un accidente. Estaban muy afectados y sentimos su dolor. Aunque al principio pensé que no era mi estilo de hombre, cuando lo vi esa noche se hizo evidente. No podía dejarlo ir. Todavía no lo sabía, pero él era mi alma gemela. Todo fue muy rápido. Mathias fue el amor de mi vida. Mi todo. Me mudé a Nueva York para estar con él. Tuvimos a Anna Lou y, quince meses después, falleció.

“Mi familia fue incluida entre los Grandes de España en 1711, mientras que el tercer, cuarto, quinto y sexto duques fueron caballeros de la Orden del Toisón de Oro”
Julie de Noailles©Mattia Bettinelli
Julie posa en el salón azul, que destaca por su delicada carpintería estilo ‘rocaille’, cuya decoración continúa en las molduras de estuco de las esquinas del techo.

—Pero le queda su hija, Anna Lou. 

—Hoy, mi mayor alegría y la de mi hija es reencontrarnos con los hijos de Mathias, Lucien y Cléa, que son ambos extraordinarios. Tenemos la suerte de hacer escapadas familiares a Marruecos con los abuelos, esa es nuestra conexión con Mathias.

Julie de Noailles©Giorgio Baroni
El dormitorio de la condesa Molé, revestido de papel extremadamente raro, pintado a mano, que proviene de China. Sobre un fondo celeste, representa un jardín de bambú y peonías.

—Háblenos del polo, la gran pasión familiar. 

—Una de las pasiones comunes de nuestras dos familias era el polo. Nos conocimos en el club de polo La Palmeraie (Marruecos), donde jugaban torneos en Navidad. Mathias era un excepcional jugador de polo. La dedicación de su padre a este deporte le permitió financiar el club de polo más grande de Europa, el Polo Club du Domaine, de Chantilly. Lo fundó mi suegro y mi padre fue el presidente durante muchos años.

Julie de Noailles©Mattia Bettinelli
Abajo, la hija del décimo duque de Noailles a caballo, con un diseño de Dior de la colección primavera-verano 2021, con transparencias y flores bordadas

—¿Se considera una aristócrata moderna? 

—Estas fotos, vestida de diseñadores modernos e inmersa en la antigüedad de las tradiciones, supongo que son la imagen de una aristocracia moderna. El sofá naranja de diseño estaba en la sala de televisión de mi casa de Nueva York y ahora está en la biblioteca, con históricos libros encuadernados con cuero.


Realización y texto: Naná Bottazzi Fotos castillo: Giorgio Baroni Fotos posados: Mattia Bettinelli Joyas: Roberto Coin Vestuario: Dior, Alexander McQueen, Alberta Ferretti, Luisa Beccaria, Elisabetta Franchi Zapatos: Alexander MacQueen, Giuseppe Zanotti

Accesorios: Maison Ravno

Maquillaje y peluquería: Cyril Lane

Más sobre