Disfruta de los días más luminosos del otoño en restaurantes que miran al exterior

Restaurantes de diseño que 'miran al exterior'

Cada vez son más habituales los restaurantes que decoran su espacio interior teniendo muy presente el exterior. Emplean para ello grandes cristaleras, jardines verticales y acogedoras terrazas

por hola.com

Parece que este otoño nos está regalando no pocos días alegres y luminosos. De esos en los que un sol radiante sube las temperaturas durante buena parte del día y empuja al personal a pasar un buen rato en la calle. O 'simplemente' disfrutando del placer de mirar hacia fuera; hacia el exterior.
Es en esos preciosos días en los que más se disfruta del tipo de restaurantes que te traemos a la sección. Nos referimos a esos locales diseñados y decorados de cara al exterior, a la calle, a los paseos y a la gente. Generalmente dispuestos con grandes vidrieras por los que se cuela, durante el día, la luz natural a raudales. 

VER GALERÍA

Nos referimos, por ejemplo, al Poncelet Cheese Bar Barcelona, ubicado dentro de las instalaciones del Hotel Meliá Sarrià. Y proyectado por el estudio de interiorismo estudiHac. Desde el principio, el estudio se planteó seguir con la identidad de Cheese Bar —hay uno en Madrid—, pero tratando de darle personalidad propia. Para ello se apostó por un interiorismo completamente nuevo.

VER GALERÍA

El sello identificativo de Poncelet se hace evidente desde el exterior, con una imponente fachada compuesta por un entramado de piezas de madera que forma rombos en diferentes volúmenes. Una vez dentro se ha seguido la misma filosofía gracias al uso de materiales nobles, como el mármol, el roble natural y el cobre, y una delicada selección de textiles en cuanto a texturas y colores. La sensación de sentirse ‘fuera’ en este caso, también viene dado por el espectacular jardín vertical que, de paso, transmite una enorme frescura.

VER GALERÍA

EstudiHac ha querido potenciar aún más el sello identificativo de Poncelet uniendo el espacio de la cava de quesos —imponente, diseñada en forma de diamante — con la zona de las barras. Y lo ha hecho, como no podía ser de otro modo estando en Barcelona, a través de un suelo de baldosa hidráulica, realizado a medida para el proyecto.

VER GALERÍA

Viajamos ahora hasta la Capital para visitar otro espacio nacido con espíritu ‘de puertas afuera’. Se trata del restaurante Bosco de Lobos, un trabajo de Sandra Tarruella Interioristas. Se trata de un espectacular local, para empezar por su ubicación: en el edificio anexo al Colegio de Arquitectos de Madrid, un local diáfano y totalmente transparente, envuelto en cristal, hierro y hormigón, con grandes aberturas y entradas de luz, espacios a doble altura pero con zonas muy compartimentadas.

VER GALERÍA

“A pesar de parecer un proyecto sencillo”, comentan desde el estudio de Sandra Tarruellas, “teníamos que encontrar el equilibrio entre una arquitectura muy característica con la que queríamos ser respetuosos; y el interés por crear una atmosfera cálida y confortable, donde los espacios quedaran relacionados”.
La solución vino de la creación de varios espacios. El principal es un cubo a doble altura donde se ha ubicado la barra central, con la cocina vista como punto neurálgico. En el anexo alargado conectado por un pasillo de cristal encontramos el comedor biblioteca.

VER GALERÍA

En las dos plantas inferiores, está ubicada la cocina, la zona de servicio interno y los baños. Finalmente se ha construido una terraza —de nuevo el exterior es parte del interior— situada en el jardín como continuación del comedor. Se ha dejado la estructura de la barra vista para que nos permita configurar las diferentes alturas y el juego de volúmenes de diferentes maderas de pino, roble y nogal.


Más información:
www.ponceletcheesebar.es
www.estudihac.com
www.encompaniadelobos.com
www.sandratarruella.com

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie