/ 

Si no conoces las ‘Patatas Poutine’... ¡serán tu nueva ‘perdición’!

Es absolutamente imposible que con esos ingredientes no estén ricas, a saber: unas patatas fritas (bien fritas, claro, con su corteza crujiente, su interior cremoso) que se cubren con queso y con una salsa de carne calentita, que hace que ese queso se derrita. Esta receta -que es foodporn de manual- lleva por nombre ‘Patatas Poutine’ y se trata de un plato de la cocina callejera típica de Canadá, más concretamente de la provincia de Quebec.

Lee también: Papas a la huancaína: la deliciosa receta peruana, paso a paso

Como ocurre con muchas recetas populares, no hay unanimidad 100% sobre su origen, aunque la mayoría de teorías sí apuntan a la década de los 50 del siglo pasado y a las comunidades rurales quebequenses como tiempo y lugar de nacimiento; granjas donde, el excedente de queso lo mezclaban con patatas y salsa de carne.

Respecto al nombre tampoco hay acuerdo: algunos lo relacionan con la posibilidad de que poutine sea un ‘afrancesamiento’ de la palabra pudding, mientras que otros ven más factible que la palabra sea una derivada de términos de argot propios del francés quebequense se aluden a conceptos como ‘revoltijo’ o ‘mezcla de varias cosas’.

En realidad no son tantas las ‘cosas que se mezclan’ aquí: las patatas, un queso en grano (por ejemplo, un Cheddar poco curado, un Cottage, incluso se puede sustituir por Mozzarella…) y una salsa de carne tipo Gravy.

A partir de ahí podemos encontrar infinidad de versiones. Variantes donde la salsa de carne es sustituida por otras salsas (boloñesa, guacamole, kétchup, mayonesa…); variantes donde se suman, además, otros alimentos (pollo, bacon, salchichas…).

PATATAS POUTINE, PASO A PASO

La receta que os proponemos aquí es nuestra versión inspirada en la receta más básica y clásica. Su preparación es sencilla, pero es importante, eso sí, controlar bien las temperaturas y comer recién servido, cuando la salsa está todavía caliente. Vamos con el paso a paso:

Ingredientes:

  • 4-5 patatas
  • Queso en grano (cantidad al gusto). Cómo decíamos, tradicionalmente se usa queso en grano tipo Cottage o queso Cheddar poco curado. También puedes sustituir por Mozzarella. 
  • Salsa de carne (tipo Gravy)
  • Sal al gusto
  • Pimenta al gusto
  • Aceite para freír

Elaboración:

-Pelar y cortar las patatas (en bastones; como el corte habitual para hacer patatas fritas). Déjalas en agua fría mientras preparas la salsa.

-Haz la salsa de carne. Aquí 'cada maestrillo tiene su librillo’ para prepararla, pero nosotros os recomendamos hacer una salsa tipo Gravy, cuya receta os dábamos aquí. Una vez hecha, mantenla caliente.

-En una sartén grande, calienta suficiente aceite a fuego medio-alto para freír las patatas (sécalas bien previamente). Si es necesario fríelas por tandas para que no se apelmacen. Cuando estén doradas y crujientes las sacas y las colocas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. En este artículo os dábamos los tips para unas patatas fritas pefectas.

-Una vez que las patatas estén listas, colócalas en un plato grande o en una fuente. Espolvorea sal y pimienta al gusto.

-Distribuye el queso desmenuzado sobre las patatas calientes para que comience a derretirse.

-Vierte generosamente la salsa caliente sobre las patatas y el queso.

-Sirve de inmediato… ¡y a disfrutar!

Lee también: Cómo hacer la tortilla de patatas perfecta