/ 
clock 30min | easyFácil | 2 COMENSALES

Langostinos 'bravos'

Una receta con langostinos perfecta para los amantes de los sabores picantes (el grado de picor lo puedes modificar incluyendo más o menos cantidad de guindilla a la salsa 'brava'). Como acompañamiento, el chef David de Jorge nos sugiere un poco de arroz blanco. Una de las claves para el éxito de la receta: no dejar que los langostinos que cocinen demasiado.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Una receta con langostinos perfecta para los amantes de los sabores picantes (el grado de picor lo puedes modificar incluyendo más o menos cantidad de guindilla a la salsa 'brava'). Como acompañamiento, el chef David de Jorge nos sugiere un poco de arroz blanco. Una de las claves para el éxito de la receta: no dejar que los langostinos que cocinen demasiado.

  • 24 Langostinos crudos
  • 1 Cebolleta fresca picada
  • 4 Dientes de ajo picados
  • 1 pizca de Jengibre fresco picado
  • 1 pizca de Mantequilla de cacahuete
  • 1 pizca de Guindilla fresca picante
  • 1 Limón exprimido
  • 400 ml de Salsa de tomate
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  1. 1.

    Pelamos los langostinos y congelamos las cabezas y las cáscaras para otros usos.

  2. 2.

    En un puchero ancho y bajo, sofreímos con una pizca de aceite de oliva la cebolleta, el ajo y la sal hasta que se dore ligeramente.

  3. 3.

    Añadimos el jengibre y removemos. Después incorporamos la mantequilla de cacahuete, la guindilla, el zumo de limón y salpimentamos.


  4. 4.

    Después damos unas vueltas para que se sofría bien y añadimos la salsa de tomate.

  5. 5.

    Hervimos despacio unos minutos y vamos probando el sazonamiento y rectificando la intensidad del picante. Si nos apetece más potente, añadimos más guindilla o unas gotas de tabasco.

  6. 6.

    La salsa de tomate, tras unos 15 min. de hervor pausado, adquirirá una tonalidad oscura muy sugerente. Entonces, añadimos los langostinos y removemos, apagando el fuego rápidamente para que no se sequen. Tienen que hacerse, pero han de quedar jugosos en el interior. Lo mejor es tener la salsa brava hecha y añadir los langostinos en el último minuto, cuando los comensales esperan en la mesa.

  7. 7.

    Aconsejamos espolvorear cilantro fresco y acompañar de arroz blanco recién hervido. Podemos sustituir la mitad del volumen de salsa de tomate por leche de coco sin azucarar, el resultado es también extraordinario.