/ 
clock 30min | mediumMedia | 4 PORCIONES

Tarta de queso con salmón noruego

Aunque lo de 'tarta de queso' nos suene más a la hora del postre, hacemos aquí una versión salada a la que no podrán resistirse los amantes del salmón. Una opción diferente para sorprender en una ocasión especial como lo pueden ser los banquetes de Navidad. Su elaboración no es difícil, pero ten en cuenta que requiere varias horas de nevera.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Aunque lo de 'tarta de queso' nos suene más a la hora del postre, hacemos aquí una versión salada a la que no podrán resistirse los amantes del salmón. Una opción diferente para sorprender en una ocasión especial como lo pueden ser los banquetes de Navidad. Su elaboración no es difícil, pero ten en cuenta que requiere varias horas de nevera.

  • 300 g de Salmón sin piel
  • 1 Mango
  • 10 g de Jengibre
  • 0.25 Granada
  • 1 Limón
  • Cilantro (manojo pequeño)
  • Cebollino (manojo pequeño)
  • 200 g de Queso crema
  • 120 g de Ricotta
  • 1 Lima
  • 80 g de Galletas saladas
  • 50 g de Mantequilla derretida
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  1. 1.

    Empieza cortando el salmón en dados de 1 cm y marinándolo con aceite de oliva, jengibre rallado y unas vueltas de molinillo de pimienta. Enfría hasta el momento de servir.

  2. 2.

    En una ensaladera, desmenuza las galletas en trozos finos. Vierte la mantequilla derretida, el zumo de medio limón y la pimienta. Mezcla bien y rellena el fondo de unos moldes desmontables individuales. Coloca en un lugar fresco durante 30 minutos.

  3. 3.

    Prepara la mezcla de la tarta de queso. Mezcla el queso crema y la ricotta y ralla la lima (piel) por encima. Añade a continuación un poco de sal y pimienta.


  4. 4.

    Llena los moldes con la mezcla y enfría durante al menos 4 horas o toda la noche.

  5. 5.

    Justo antes de servir. Corta el mango en dados pequeños y añádelos a un bol con el salmón, los granos de granada, el cebollino picado, el cilantro, el zumo de lima y sal y la pimienta al gusto.

  6. 6.

    Saca las tartas de queso de la nevera. Colocar el tartar de salmón encima. Sólo presiona ligeramente. Desmolda y sirve.