/ 
clock 01:10 | easyFácil | 4 COMENSALES

Pollo guisado con verduras

El otoño es tiempo de guisos en cazuela. Este pollo guisado con verduras es un excelente segundo plato para los mediodías nublados de otoño e invierno. Es muy fácil de hacer, con un primer salteado y un cocinado final a fuego lento después. Utiliza un pollo de calidad para que el plato tenga sabor, sustancia y que no suelte líquido en exceso. También puedes hacer esta receta con pavo o gallina troceada. Si quieres enriquecerlo y que la salsa quede más trabada, puedes añadir un par de huevos cocidos pelados y rotos con las manos. Conseguirás una salsa parecida a la pepitoria, en la que la yema de huevo cocida ayuda a ligar los líquidos. Las guindillas no se abren ni trocean para conseguir un leve punto picante que no domine. Si el picante no es lo tuyo, puedes evitar añadirlas. Prepara un buen pan para untar y disfruta de este estupendo guiso de diario. ¡Buen provecho!

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

El otoño es tiempo de guisos en cazuela. Este pollo guisado con verduras es un excelente segundo plato para los mediodías nublados de otoño e invierno. Es muy fácil de hacer, con un primer salteado y un cocinado final a fuego lento después. Utiliza un pollo de calidad para que el plato tenga sabor, sustancia y que no suelte líquido en exceso. También puedes hacer esta receta con pavo o gallina troceada. Si quieres enriquecerlo y que la salsa quede más trabada, puedes añadir un par de huevos cocidos pelados y rotos con las manos. Conseguirás una salsa parecida a la pepitoria, en la que la yema de huevo cocida ayuda a ligar los líquidos. Las guindillas no se abren ni trocean para conseguir un leve punto picante que no domine. Si el picante no es lo tuyo, puedes evitar añadirlas. Prepara un buen pan para untar y disfruta de este estupendo guiso de diario. ¡Buen provecho!

  • 1 Pollo troceado
  • 1 Pimiento amarillo
  • 1 Pimiento rojo
  • 2 guindillas rojas
  • Tomillo fresco
  • 1 Berenjena pequeña
  • 1 Cebolla pequeña
  • 1 diente de Ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta blanca
  • Sal
  1. 1.

    Salpimientar el pollo. Saltearlo en una cazuela con 4 cucharadas de aceite de oliva hasta dorarlo ligeramente.

  2. 2.

    Trocear los pimientos, eliminar las pepitas y el pedúnculo. Cortar la berenjena en dados, y el ajo y la cebolla en trozos muy finos.

  3. 3.

    Sin sacar el pollo de la cazuela, añadir la cebolla y el ajo y dejar que se poche durante 10 minutos o hasta que la cebolla esté transparente.


  4. 4.

    Incorporar la berenjena, los pimientos y las guindillas enteras. Remover y saltear durante 5 minutos.

  5. 5.

    Regar con 150 mililitros de agua y sumergir unas ramas de tomillo. Añadir un poco de sal, tapar la cazuela y dejar cocinar durante 45 minutos o hasta que el pollo esté tierno.

  6. 6.

    Probar, rectificar el punto de sal y pimienta y servir.