Focaccia de naranja sanguina y romero
 / 
clock 02:25 | mediumMedia | 6 COMENSALES

Focaccia de naranja sanguina y romero

La focaccia es un pan plano y esponjoso cocinado en el horno y cubierto por ingredientes ligeros como las hierbas aromáticas, aceitunas , sal gruesa y, en ocasiones, finas láminas de cebolla. Hoy la cocinamos con naranjas sanguinas, aunque la podrás hacer también con naranjas o mandarinas, según mande el mercado y la temporada. Para eliminar el amargor de las naranjas –que está concentrado en la parte blanca de su piel, llamada albedo– las blanqueamos un par de veces en agua hirviendo. Este paso es importante, no te lo saltes si no quieres lamentarlo al degustarla. La sal en escamas contrasta con el sabor agridulce de la naranja y las notas alcanforadas del romero, una delicia. ¡A amasar se ha dicho!

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

La focaccia es un pan plano y esponjoso cocinado en el horno y cubierto por ingredientes ligeros como las hierbas aromáticas, aceitunas , sal gruesa y, en ocasiones, finas láminas de cebolla. Hoy la cocinamos con naranjas sanguinas, aunque la podrás hacer también con naranjas o mandarinas, según mande el mercado y la temporada. Para eliminar el amargor de las naranjas –que está concentrado en la parte blanca de su piel, llamada albedo– las blanqueamos un par de veces en agua hirviendo. Este paso es importante, no te lo saltes si no quieres lamentarlo al degustarla. La sal en escamas contrasta con el sabor agridulce de la naranja y las notas alcanforadas del romero, una delicia. ¡A amasar se ha dicho!

  • 2 Naranjas sanguinas
  • 2 ramas de Romero fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal en escamas
  • 500 g de Harina de trigo panificable
  • 8 g de Levadura fresca de panadería
  • 400 ml de Agua helada
  • 8 g de Sal
  1. 1.

    Calentar una cazuela con agua y una cucharadita de sal hasta que hierva.

  2. 2.

    Cortar los dos extremos de las naranjas.

  3. 3.

    Cuando el agua hierva, incorporar las naranjas con cuidado de no quemarse. Cocinar durante 3 minutos, sacarlas y eliminar el agua.

  4. 4.

    Volver a hervir agua, esta vez sin añadir sal, incorporar las naranjas y cocinar durante 3 minutos. Sacarlas, escurrir y dejar que se templen.

  5. 5.

    Disolver la levadura en un vasito del agua helada.

  6. 6.

    Mezclar en un bol con una cuchara la harina, la levadura disuelta, el agua restante y la sal, hasta formar una masa lisa.

  7. 7.

    Formar una bola, ponerla en el bol, tapar con film plástico y dejar que repose durante 20 minutos.

  8. 8.

    Poner un poco de aceite de oliva en las manos, tomar la bola y amasarla haciendo pliegues durante 5 minutos. Volver a colocar en el bol, tapar y reposar durante 20 minutos.


  9. 9.

    Repetir de nuevo la misma operación y reposar 20 minutos más.

  10. 10.

    Embadurnar el interior de una fuente rectangular apta para horno con aceite de oliva. Poner la masa cubriendo el fondo y dejar fermentar durante 1 hora.

  11. 11.

    Precalentar el horno a 250º.

  12. 12.

    Cuando la masa haya fermentado, untar la superficie de la masa con aceite de oliva y presionar con los dedos hasta que cubra la fuente.

  13. 13.

    Cortar las naranjas en rodajas de medio centímetro de grosor.

  14. 14.

    Colocar las rodajas sobre la masa, añadir hojas de romero sin el tallo y escamas de sal.

  15. 15.

    Introducir la focaccia en el horno y cocinar durante 15 minutos a 250º.

  16. 16.

    Bajar la temperatura a 200º y cocinar durante 10 o 15 minutos más o hasta que la superficie de la focaccia esté dorada.

  17. 17.

    Enfriar sobre una rejilla antes de servir.