/ 
clock 45min | mediumMedia

Patatas Duquesa ('Pomme Duchesse')

Os enseñamos a preparar, paso a paso, esta deliciosa guarnición clásica de la cocina francesa. Normalmente acompaña a platos de carne, pero puede ser también 'pareja' de infinidad de recetas. Y su elaboración es bastante más sencilla de lo que pueda parecer. ¿Te animas?

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Os enseñamos a preparar, paso a paso, esta deliciosa guarnición clásica de la cocina francesa. Normalmente acompaña a platos de carne, pero puede ser también 'pareja' de infinidad de recetas. Y su elaboración es bastante más sencilla de lo que pueda parecer. ¿Te animas?

  • 500 g de Patatas (mejor de alguna variedad harinosa)
  • 60 g de Mantequilla en pomada
  • 1 Huevo grande
  • 2 Yemas de huevo
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  1. 1.

    Lo primero que debemos hacer es cocer las patatas en abundante agua durante unos 20-25 minutos (hasta que estén cocidas, en función de su tamaño).

  2. 2.

    Pélalas y, en un recipiente grande, ve chafándolas hasta obtener un puré. Pues utilizar un prensa patatas, o bien un pasapurés.

  3. 3.

    Añade la mantequilla en pomada y ve removiendo hasta que quede bien integrada.

  4. 4.

    Añade sal y pimienta recién molida al gusto (puede ser negra o blanca). Después añade la nuez moscada y mezcla bien.

  5. 5.

    Tras ello, añade el huevo entero y las dos yemas y continúa removiendo hasta obtener una mezcla totalmente homogénea sin grumos.


  6. 6.

    Dispón la mezcla en una manga pastelera, a ser posible con boquilla en forma de estrella.

  7. 7.

    Precalienta el horno a 200ºC.

  8. 8.

    Coloca sobre una bandeja de horno papel sulfurizado y ‘píntalo’ con un poquito de mantequilla derretida (así las patatas no se nos pegarán).

  9. 9.

    Ve disponiendo en la bandeja pequeños montoncitos de la mezcla que hemos introducido en la manga. La boquilla de estrella ayudará a dar esa forma tan característica de las patatas Duquesa.

  10. 10.

    Hornea a 200º durante 10-15 minutos o hasta que adquieran la textura deseada: doradas y crujientes por fuera y cremosas en su interior.