La mejor cocina francesa clásica y creativa en el parisino 114 Faubourg

Ubicado dentro de Le Bristol Hotel, uno de los mejores lugares para alojarse en París, ofrece una excepcional cocina basada en un profundo respeto al producto

Por

En su día, el palaciego Hotel Le Bristol, situado junto al Elíseo y con vistas a la torre Eiffel, encandiló a personajes míticos como Salvador Dalí, Pablo Picasso o la princesa Grace de Mónaco y hoy sigue haciéndolo con Woody Allen, Nieves Álvarez y Sebastán Yatra, entre muchos otros. La gastronomía es uno de sus principales fuertes, que se manifiesta en su espectacular desayuno, dos bares, un café-terraza en sus jardines y en sus dos restaurantes: Epicure, reconocido con 3 estrellas Michelin y 114 Faubourg, con un macarrón de la guía rojo.

Eric Frechon, uno de los mejores cocineros y reposteros del mundo -elabora su propia harina, pastas, panes y pastelería-, además de haber sido condecorado con la Legión de honor, se ha ocupado de la dirección gastronómica de Le Bristol en París desde hace más un cuarto de siglo, aunque será el próximo 20 de mayo cuando le relevará en el cargo Arnaud Faye, otro de los grandes chefs de Francia.

Si visitas París, y quieres asegurarte una comida inolvidable, con platos elegantes, contemporáneos pero, a la vez, basados en técnicas clásicas, haz un alto en la brasserie de lujo 114 Faubourg, palabra de ¡HOLA! Cocina que no te va a defraudar, y te vamos a contar por qué.

La decoración de 114 Faubourg

Con una entrada directa desde la calle, y dividido en dos plantas, este establecimiento está lleno de calidez, con una decoración moderna y un ambiente muy acogedor y elegante. En el centro, se abre una gran escalera que conduce a la parte de abajo, donde las mesas comparten espacio con las cocinas abiertas. Sus imponentes columnas doradas y las paredes de color naranja con fotografías de majestuosas flores de vibrantes colores, hacen que te sientas muy cómodo durante toda la velada.

Qué comer en 114 Faubourg

La cocina de este delicioso restaurante se basa en muchas elaboraciones clásicas francesas pero puestas al día y servidas cuidadosamente por un servicio de lo más exquisito. Hay tradición y sencillez pero al mismo tiempo creatividad y un gran protagonismo para las materias primas de la zona, que son respetadas al máximo. Por cierto, también una opción de menú vegetariano.

Hay un menú degustación por 170 euros, bebidas a parte, que va cambiando por temporadas. Se compone de 4 pases salados y uno dulce. En este momento consta de un revuelto de bogavante con jugo cremoso de sus cabeza y especias cajún; sopa de alcachofas y foie gras a la sartén con espuma de trufa negra; carpaccio de vieiras con brotes tiernos de espinacas y crema de ajo negro; paloma y foie con una costra de cereales con mantequilla de repollo y beicon ahumado y un postre de fresa.

Leer más: Del gumbo a la jambalaya, los platos más deliciosos de la cocina cajún

Pero también puedes comer a la carta y elegir entre algunos de sus otros entrantes (espárragos blancos al vapor, aromatizados con semillas de sésamo y aderezo de miso blanco y botarga rallada o Gravlax de dorada mariada, jugo de zanahoria, vinagreta de cilantro y fruta de la pasión, entre otros); platos de pescado (lenguado de nuestra costa cocinado a la plancha y espinacas tiernas, aceite de oliva virgen con alcaparras y limón o filete de San Pedro con tarama ahumada, ñoquis de patata, beurre blanc y huevos de trucha); platos de carne (su famoso steak tartar con anchoas y servido con gofres de patata o mollejas de ternera y vol-au-vent de cigalas, espárragos verdes y morillas a la viña amarilla).

Mención a parte merecen sus espectaculares postres, entre los que cuesta elegir: espuma de chocolate caribeño con sorbete y salsa de chocolate, tarta soufflé de chocolate "Guanaja", praliné de avellanas y helado de vainilla Bourbon o su legendario milhojas de vainilla Bourbon con caramelo salado.

Sin desmerecer su bodega, con más de 150 referencia principalmente francesas, con vinos para combinar a la perfección con los sabrosos platos que ofrece 114 Faubourg. También los lunes, el sumiller de Le Bristol Paris Bernard Neveu organiza veladas en torno al vino, en las que invita a un viticultor para presentar su bodega y sus productos y armonizar con un menú degustación de 4 platos.

Dónde:
114 Faubourg
114 Rue du Faubourg Saint-Honoré, 75008 Paris, Francia
www.oetkercollection.com