Albóndigas suecas: la receta (de experto) que gustará a todos en casa

Albóndigas suecas: la receta (de experto) que gustará a todos en casa

Marcos Olazábal Janson nos enseña a preparar este plato que triunfa en la carta de su restaurante, donde la cocina de sueca ocupa un lugar destacado

Por

En España muchos no supimos de la popularidad de las albóndigas en Suecia hasta que una conocida marca de muebles (sí, esa que todos tenemos en mente) las dio a conocer como plato estrella de sus restaurantes. En realidad, "es como comparar un jamón ibérico de jabugo con un jamón serrano", explica el cocinero Marcos Olazábal Janson, a propósito de las albóndigas que preparan en las casas y restaurantes de Suecia.

Lee también: Cocina internacional: este finde… ¡picoteo ‘a la italiana’!

Puré de patatas y mermelada de arándanos, el acompañamiento habitual de las albóndigas suecas

Así nos lo cuenta este chef, nacido en España, pero por cuyas venas corre sangre tanto de Suecia como de México. En 2012, cansado de la ajetreada vida en la urbe, Marcos decidió apartarse de sus negocios de hostelería ubicados en Madrid capital para abrir un restaurante rodeado de vegetación (en Encinar de los Reyes, en el municipio de Alcobendas). Fue así como hace una década nacía Cabaña Marconi, precioso local en cuya carta la cocina sueca ocupa un lugar destacado: allí pueden disfrutarse, por ejemplo, bocados con sabor báltico como el caviar sueco de Lakix, las Toast Skagen (tostadas de gamba suecas), el salmón marinado en salsa de eneldo (según la receta de la abuela del chef) y, por supuesto, las famosas albóndigas suecas.

Marcos Olazábal Janson, chef del restaurante Cabaña Marconi

“En Suecia las albóndigas con un plato muy tradicional que gusta a niños y mayores por igual. Podemos encontrarlas en todas las casas, en numerosos restaurantes, y también, ya preparadas, en muchas tiendas de alimentación. Sería comparable a la tortilla en la cocina española”, nos cuenta el cocinero sobre este plato, imprescindibles también en las mesas navideñas.

¿Y qué diferencia estas albóndigas de las nuestras?, preguntamos. “Hay varias diferencias, pero las principales son más pequeñas, que la carne está más picada, que las freímos con mantequilla en lugar de aceite, y que no pasan por harina como las españolas. Además, es fundamental el acompañamiento; se suelen servir con puré de patata, mermelada de arándanos, y también con una salsa de carne”, apunta el cocinero, quien no duda en elegir como perfecto maridaje para esta receta "un vino tinto con carácter".

Comedor del restaurante Cabaña Marconi

Lo cierto es que escuchándole nos dan ganas de coger el coche y poner rumbo a Cabaña Marconi para poder probar estas sabrosas bolitas de carne. Aunque tenemos también otra alternativa: colgarnos el delantal y probar a hacerlas en casa, según la receta que el cocinero ha tenido la generosidad de proporcionarnos.

Paso a paso: Albóndigas suecas

Para acceder al modo de elaboración solo tienes que clicar en la imagen inferior. Pero antes… ¿algún consejo práctico para obtener un buen resultado? “Es muy importante freírlas a fuego medio, siempre comprobando que la mantequilla no se queme, hasta que alcancen su característico color dorado y brillante”, recomienda el chef. Así que… ¡tenlo en cuenta!

VER RECETA

Lee también: Guía definitiva para hacer las albóndigas perfectas