Esta es la receta definitiva para hacer patatas a la importancia

Esta es la receta definitiva para hacer patatas a la importancia

Si sigues nuestras indicaciones y el paso a paso, este clásico del recetario español te saldrá perfecto

Por

Aunque es un plato de origen palentino, las patatas a la importancia son populares prácticamente en toda España. Se trata de una de esas recetas con largos años de tradición a sus espaldas, humilde y muy sencilla de preparar.

Necesitas unas patatas cortadas en rodajas gruesas (de un centímetro, aproximadamente, como en la imagen inferior), que primero se fríen y después de guisan en un caldo aromatizado con un poquito de azafrán. Y quítate la idea de que el azafrán es caro porque es tan poca cantidad la que necesitamos para este plato (unas 6-8 hebras que no pesan más de medio gramo), que el resultado no se ve encarecido -y esto podemos extrapolarlo a casi todas las recetas que llevan esta preciada especia que se cultiva en Castilla-La Mancha y es de la de mator calidad mundial-.

Lee también: azafrán: el oro rojo de la cocina en edición limitada

Hay que cortar las patatas en rodajas de 1 cm de grosor para preparar esta receta.

En ¡Hola! Cocina sentimos una debilidad especial con todo lo que tiene que ver con el universo de las recetas con patata: hemos viajado a Francia para hablaros de guarniciones como las Patatas Duquesa, las Patatas Pont Neuf, el puré de patatas y queso Aligot; a Suecia para descubrir las Patatas Hasselback; a Suiza para saborear el rico Rosti de patatas….

Y hoy, de vuelta en España, queremos poner el foco en estas tradicionales ‘Patatas a la importancia’, que nos encantan, ya sea como guarnición o como plato principal. Un poco más abajo os mostramos el paso a paso para hacerlas en casa pero antes, como siempre, vamos con algunos tips a tener en cuenta para su elaboración:

Cuando pases las patatas por harina, no te pases con la cantidad y sacúdelas antes de introducirlas en el huevo batido.

Consejos prácticos para cocinar patatas a la importancia

  • Cuidado con la harina. El rebozado no debe ser pesado, de modo que cuando pasemos las rodajas de patata por la harina, recuerda retirar el exceso (sacudiéndolas un poquito) antes de pasarlas después por el huevo batido.
  • Sobre la fritura. En el caso de esta receta, la fritura de las patatas será rápida, lo justo para que queden doraditas por ambas caras. No necesitamos que se cocinen del todo porque después se guisarán con el caldo y el resto de ingredientes.
  • Nada de amontonarlas. También es importante, una vez fritas, retirar el exceso de grasa disponiéndolas sobre un papel absorbente. Las colocaremos lo más separadas entre sí que podamos porque si se amontonan mucho se estropeará el rebozado.
  • Evita que se rompan. Una vez estén guisándose en la cazuela no deben hervir. El fuego no deberá ser intenso porque si no se romperán. También con el fin de que no se quiebren evitaremos removerlas.

Utiliza siempre un azafrán de calidad y el mejor, sin duda, es el español.

  • Azafrán, de calidad. Como decíamos, la cantidad de azafrán que necesitaremos es tan ínfima que merece la pena apostar por un azafrán de calidad. Y es que éste es uno de los ingredientes diferenciales de esta receta y el aroma que aporta es absolutamente delicioso.
  • ‘Importantes’ por sí mismas. Aunque se pueden tomar como guarnición, lo cierto es que esta receta tiene la entidad suficiente para convertirse en un plato principal, sin necesidad de ‘acompañar’ a nadie.
  • Variantes: Como todo plato clásico y popular, las patatas a la importancia cuentan con múltiples variantes, en las que encontramos ingredientes como chorizo, tacos de jamón, frutos secos, verduras, marisco… Además, también encontraremos versiones que se cocinan en el horno en lugar de en la cazuela, versiones en salsa verde...

Versiones de patatas a la importancia hay muchas: cocinadas en el horno, con salsas como la verde, con otros ingredientes como marisco o pescado, etc.

Cómo hacer patatas a la importancia paso a paso  

Incluso si aludimos a la receta más clásica, servida habitualmente en cazuela de barro, encontramos distintas formas de preparación. En ninguna faltan ingredientes comunes como las patatas, el ajo, el perejil, la cebolla, el azafrán, el vino y el caldo. Pero los pasos no siempre coinciden al 100%. Así, hay tantas ‘patatas a la importancia’ como cocineros las preparen y esta es la receta que nosotros os proponemos.

Leer más: claves para preparar en casa el puré de patata perfecto

Ingredientes para hacer patatas a la importancia:

  • 3 patatas
  • 2 huevos
  • Harina de trigo 
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla mediana
  • 1 manojo de perejil fresco
  • 1 vaso de vino blanco
  • Azafrán (6 u 8 hebras)
  • Caldo de ave o de carne

Una buena forma de servir un guiso como este tan tradicional es en cazuela de barro.

Elaboración paso a paso de las patatas a la importancia:

  1. Pelar las de patatas, lavarlas y secar bien con papel de cocina.
  2. Cortarlas con rodajas gruesas de aproximadamente 1 cm de grosor.
  3. Salar las patatas ligeramente por ambas caras.
  4. Batir los huevos en cuenco.
  5. Pasar las patatas por harina de trigo (retirando bien el exceso de harina) y después por el huevo batido.
  6. Freír en una sartén con abundante aceite de oliva. Importante: las patatas se deberán freír ligeramente, hasta que se doren por ambos lados, pero no tienen que cocinarse del todo. Es una fritura rápida.
  7. Una vez doradas, las sacamos, las disponemos sobre papel absorbente para retirar el exceso de grasa y reservamos (cuanto más separaditas, mejor. Si las amontonamos se estropeará el rebozado).
  8. Picar fino el ajo, la cebolla y el perejil y rehogar la cebolla en una cazuela con aceite.
  9. Agregar el perejil y el ajo y dorar.
  10. Echar el vino blanco y dejar que se evapore el alcohol.
  11. Bajar el fuego, agregar el caldo y las hebras de azafrán.
  12. Añadir las patatas y echar más caldo si es necesario.
  13. Guisar a fuego suave durante 2-30 minutos. Es importante que la cocción sea lenta y que no llegue a hervir para que no se rompan las patatas.
  14. Comprobar con un tenedor que están tiernas.
  15. Servir las patatas a la importancia bien calientes y decorar con perejil