Carmen San Martín: 'En Rueda, la presencia de la mujer es muy amplia y nos enorgullece'

Carmen San Martín: 'En Rueda, la presencia de la mujer es muy amplia y nos enorgullece'

Charlamos con una de las pocas mujeres que ostentan el cargo de presidenta de una Denominación de Origen de vino, como es Rueda, y le preguntamos, entre otras cosas, sobre la presencia femenina en el sector, a propósito del Día de la Mujer Trabajadora

Por

Carmen San Martín nació en Valladolid y desde 2017 está a cargo de la presidencia de la Denominación de Origen Rueda, que ampara uno de los vinos blancos españoles más reconocidos en todo el mundo. Licenciada en Derecho, en 2012 se incorporó a la bodega familiar y desde entonces vive volcada en el sector vitivinícola. Aprovechamos, en este 8 de marzo, Día Internacional de la mujer trabajadora para charlar sobre su cargo, los vinos de su zona y, entre otras cosas, cómo es la presencia femenina dentro del mundo del vino.

Llevas como presidenta de la DO Rueda desde 2017, ¿cómo valoras este tiempo en el cargo?
Estos cuatro años han supuesto un excelente aprendizaje y una experiencia muy bonita. Aunque como casi cualquier cosa en la vida, ha tenido su parte complicada, así que también lo he vivido como un gran desafío.  

¿Cómo te recibió el sector del vino, formado en su mayoría por hombres desde siempre? Porque tú ya estabas desde 2012 como gerente al frente de una bodega...
Creo que se vivió con naturalidad, pues la principal repercusión fue dentro del propio sector. Cada vez nos encontramos más enólogas, gestoras de bodegas, técnicas, viticultoras o emprendedoras que han montado su propia bodega desde cero. En Rueda, la presencia de la mujer es muy amplia, y es algo que nos enorgullece. Estamos en todas las fases y eslabones de este negocio tan bonito.

Rueda es una D.O. joven en comparación con el resto de España -y a la vez muy dinámica-, pero es la más antigua de Castilla y León. En 2020 cumplimos 40 años, que es una edad perfecta para combinar nuestro espíritu joven con la sabiduría que otorgan los diez siglos que lleva cultivándose la uva Verdejo en la zona. En toda esta andadura, la mujer ha tenido una presencia fundamental, pero creo que la evolución de las últimas décadas llegó de la mano de un cambio generacional en las propias bodegas. Se incorporó un grupo de directoras, gerentes y enólogas y quizás abrieron la brecha para las siguientes mujeres que estaban por venir.

¿Piensas que las mujeres lo tenéis más difícil en sectores como el del vino, donde una gran mayoría de los que trabajan son hombres?
No pienso que lo tengamos más difícil. En las bodegas de la D.O. Rueda hay muchísimas mujeres en puestos directivos o desempeñando otras tareas fundamentales para nuestro sector. Actualmente no percibo que haya ningún tipo de impedimento por ser mujer, sino que estamos perfectamente incorporadas en todos los eslabones de la cadena.

Es cierto que soy la primera mujer que ocupa el cargo de presidente del CRDO Rueda, también la persona más joven, y a día de hoy, la única mujer en el Pleno. Pero sí ha habido otras mujeres vocales en ejercicios anteriores. Tenemos mucho que agradecer a las generaciones anteriores de mujeres, que son pioneras, por abrirnos paso y allanarnos el camino.

¿Crees que hay un cambio de mentalidad? ¿A qué se debe?
Afortunadamente, la sociedad en general, y nuestro sector en particular, han experimentado un gran avance en cuanto a la incorporación de la mujer en puestos de responsabilidad. Las bodegas de la D.O. Rueda llevan décadas apostando por el talento femenino. Creo que actualmente en Rueda el género no importa, y se valora únicamente a la persona por lo que sabe y lo que aporta.

¿Qué te aporta este trabajo como presidenta de la D.O. Rueda?
Es un cargo que acepté con el propósito de contribuir y ayudar. Para mí es un honor representar a la Denominación de Origen Rueda. En estos años he aprendido mucho sobre cómo funciona el Consejo Regulador internamente, ya que desde fuera se tiene una idea totalmente distinta. También me llevo muchas enseñanzas de mis compañeros de pleno, a través de sus opiniones y de las experiencias que nos ha tocado vivir a lo largo de este tiempo. Convivir con otras personas es siempre enriquecedor y me ha dado la oportunidad de conocer gente, descubrir otras denominaciones de origen y aprender cómo trabajan en otras zonas vinícolas.

¿Cuál es el trabajo de un presidente de una D.O.?
La labor de la presidencia de la Denominación de Origen es fundamentalmente representativa de las bodegas, pero también de los viticultores, que en muchas ocasiones tienen menos visibilidad en los medios. Entre mis tareas principales está la convocatoria de los plenos, fijar el orden del día, ayudar a los departamentos que componen la D.O. para que todo transcurra con orden, participar y representar en lo que el propio Consejo necesita. Al fin y al cabo, estoy a su servicio. La presidencia es un voto más dentro del pleno del Consejo Regulador, que es el órgano colegiado que toma las decisiones, y yo tengo la responsabilidad de velar por el cumplimiento de las mismas.

¿Qué crees que las mujeres podemos aportar de diferente al mundo del vino?
Creo en las cualidades de las personas. Cada uno aporta cosas diferentes, sea hombre o mujer. Puede que las mujeres tengamos más empatía y sensibilidad, pero también conozco a hombres con esas mismas cualidades. Para mí el vino es algo vivo y tiene que reflejar el cariño con el que sea hace. Tiene alma, y desde luego, es una bebida que te transporta, te conecta con un territorio, con una experiencia, con un momento. Por ello, hay que ser una persona sensible para poder transmitir todo eso en una elaboración, saber plasmarlo en el diseño de una botella, una etiqueta… e incluso en la manera de comunicarlo. La gente del mundo del vino lo vivimos con pasión, somos unos enamorados de nuestro trabajo, de nuestros vinos y de nuestra tierra. Esa sensibilidad y pasión es lo que nos permite hacer sentir a otros lo que sentimos nosotros; pero no diría que son cualidades propias de un hombre o una mujer, sino de la persona.

¿Qué cambios han experimentado los vinos de Rueda en este tiempo y de qué manera han evolucionado?
Los vinos de Rueda han dado con el secreto de lo que le gusta al consumidor, y esto nos ha convertido en los vinos blancos de calidad preferidos por los españoles, alcanzando un 40% de cuota de mercado.

En cuanto a la evolución, tenemos la suerte de que la uva Verdejo es una variedad con una versatilidad extraordinaria, lo que nos permite elaborar tipos de vino muy distintos con un mismo varietal: desde los verdejos jóvenes a elaboraciones especiales con crianza en barrica, pasando por los espumosos o los vinos de licor. Esa versatilidad es una de las claves del gran éxito de los vinos de Rueda, que se adaptan a todos los paladares y maridan con muchos tipos de comida. 

Cada vez se consume más vino blanco en España, ¿a qué crees que se debe?
En general, los vinos blancos suelen ser más ligeros y fáciles de beber, por lo que la gente siente que puede acercarse a ellos sin complejos y concentrarse sólo en lo importante, que es disfrutar.  En concreto, en Rueda tenemos la suerte de que nuestros vinos son frescos, chispeantes y perfectos para el aperitivo, pero también pueden acompañar cualquier plato. Uno de nuestros objetivos es acercar a los consumidores al mundo del vino sin que consideren que tienen que ser unos expertos. Es verdad que, si lo eres, puedes conocer una gran variedad de elaboraciones, pero nosotros hacemos hincapié en que, para disfrutar no necesitas un gran conocimiento.

¿Las mujeres son las que más consumen vinos de Rueda?
Es verdad que Rueda tiene cifras muy positivas entre el público femenino, pero también los datos son muy buenos entre los jóvenes o en hombres de mediana edad. Por eso, podemos decir que nuestro perfil de consumidores es muy variado, al igual que lo son nuestros vinos. Creo que hemos sabido fidelizar a nuestros consumidores, gracias al trabajo incansable que realizan nuestras bodegas y viticultores para ofrecer vinos con una excelente relación calidad-precio. Según un estudio de la consultora AC Nielsen, de cada 100 personas que prueban nuestros vinos, 70 se convierten en consumidores habituales.

¿Cómo crees que es perfil de la mujer consumidora de vino hoy en día?
Afortunadamente es amplísimo. Encontramos mujeres expertas en el mundo del vino, pero también hay aficionadas o personas que simplemente buscan disfrutar. Con el nivel socioeconómico pasa lo mismo, no estamos restringidos a un segmento concreto. Creo que la gente se acerca al mundo del vino simple y llanamente porque le gusta, y Rueda tiene un toque desenfadado, muy cercano al consumidor.

Y ya por último, ¿cómo os está afectando la situación actual debida la pandemia?
Estamos viviendo una situación sin precedentes, nosotros dependemos en gran manera de la hostelería y la pandemia ha perjudicado nuestro canal de consumo más habitual. La marca Rueda ha resistido muy bien durante este último año gracias a la venta online y al canal de alimentación. Sin embargo, no llegamos a suplir las ventas del canal Horeca, por lo que tenemos que adaptarnos a las nuevas maneras de consumir vino y a los nuevos canales.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.