mushroom-blonde

¿Tienes el pelo fino? Estas son las mechas rubias que esperabas

La coloración de tendencia se llama 'Mushroom Blonde', contrarresta los matices anaranjados y aguanta meses sin retoques

por Mariana Chacón

Cuando se da con el rubio perfecto las facciones se suavizan, la melena refleja la luz como nunca y muchos expertos coinciden en que se lucen mejor peinados como las trenzas y otros recogidos. Esta temporada ya han surgido algunas de las tendencias en mechas más apetecibles y si las castañas encontraban en el melting hazelnut al tono más sutil para aclarar el cabello y en las money piece hair a la opción que ha conquistado a las ahorradoras que van cada tres meses a la peluquería, ahora llega el color que va a convencer a las que tienen el pelo fino. La nueva moda en rubios se llama Mushroom Blonde, los profesionales se lo recomiendan a chicas con colores muy distintos -desde rubias oscuras hasta morenas- y al aplicarse en degradado se evita el 'efecto raíz'. Esto es todo lo que tienes que saber antes de pedir los reflejos que favorecen a todas. 

- Si tienes el pelo fino, esto es todo lo que NO tienes que hacer

Universalmente favorecedor

El Mushroom Blonde (rubio champiñón) está inspirado en las tonalidades marrones y beige típicas de este hongo, y el resultado es un color que llena de luz natural la melena: "Este rubio en tonos fríos se contrapone a otras tendencias más cálidas, aunque sin duda lo que lo hace mantenerse en el tiempo es la capacidad de favorecer tanto a rubias como a castañas. Un tono ganador para perdurar en el tiempo", revela M.ª José Llata de Peluquería Llata Carrera.

En cuanto a las morenas, Charo García, del Salón Ilitia, explica cómo se puede adaptar la tendencia para ellas: "Los tonos como el mushroom se mezclan muy bien con las bases oscuras y le dan mucha personalidad, sin duda, un toque muy moderno y diferenciador. Para aquellas que no saben por cuál decidirse, siempre les recomiendo el arena, un rubio neutro que incorpora matices de los mieles y los ceniza". 

-Mechas a partir de los 40: los peluqueros eligen los tonos que más rejuvenecen

El color que potencia el volumen

Las que tienen el pelo fino van a adorar el Mushroom Blonde porque el juego de reflejos con el que se consigue también aporta multidimensionalidad a los mechones: "Los contrastes entre los diferentes tonos le aportan mucha densidad, así como luminosidad gracias al juego de claroscuros que se crea. Y con todo ello logramos un gran resultado a la vez que respetamos la calidad de nuestro pelo", explica Raquel Saiz del Salón Blue. Esta última es otra buena razón por la que elegirlo pues los cabellos más débiles sufren más con los procesos de coloración y la delicadeza de estas mechas reduce la rotura. 

VER GALERÍA

-Seas rubia, castaña o morena, existen unas mechas de tendencia para ti

Sin matices anaranjados

A la hora de mantener un rubio bonito, muchas tienen que combatir los matices amarillentos o anaranjados típicos de las versiones más cálidas; sin embargo, en este caso se apuesta por el subtono contrario: "No es ni dorado ni platino y eso le confiere una luz especial. En las rubias matizaremos los tonos fríos a voluntad, con más o menos intensidad, según el objetivo que queramos conseguir. Si queremos enriquecer el ceniza, podemos añadir unos matices más plateados", propone Manuel Mon desde la peluquería que lleva su nombre. El especialista añade que "en el caso de las morenas me gusta escoger los tonos grises más intensos para crear un contraste menos marcado". 

Cada dos o tres meses

Cada vez son más las tendencias que confían en el degradado para evitar una raíz muy marcada que obligue a ir cada pocas semanas a la peluquería si se quiere llevar un color perfecto. Este es el caso del Mushroom Blonde, la técnica ombré es la encargada de que las mechas se fundan de una forma ultra natural con la base: "Solo se aplica de medios a puntas lo que facilita su mantenimiento, así como el efecto raíz tan de moda", puntualiza la peluquera Raquel Saiz. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie