Cortar el pelo a los niños

Si vas a cortar el pelo a tus hijos en casa, sigue estos consejos de experta

Asegúrate un resultado de peluquería con estas recomendaciones para niño y niña

por hola.com

En estos días has aprendido a mantener tu color de pelo a raya desde casa gracias a los tips de los mejores profesionales; incluso Pilar Rubio ha tenido que enfrentarse al reto. Pero si como la presentadora también tienes hijos, ya habrás pensado en que ahora les toca a ellos una buena sesión de peluquería y quizás te inspira un poco de respeto ponerte manos a la obra. Para perderle el miedo a esta sesión de belleza versión infantil y conseguir un corte de pelo perfecto, Belén Martí Junco, CEO del portal Charadas.com, y María Baras, directora artística del Salón Cheska y escritora del libro Tú también puedes tener pelazo, mantuvieron una conversación en directo a través de sus perfiles sociales en la que revelaron el paso a paso que necesitabas para atreverte por fin a coger las tijeras

VER GALERÍA

Al principio de la conversación, Belén pregunta a la experta cuál es la parte más dulce de esta nueva realidad, a lo que María no duda en responder: "Estar con mi familia, todos sanos y hacer cosas juntos. Estoy valorando mucho esos pequeños ratos que antes no teníamos". Un regalo que muchas madres están disfrutando pero que también significa el tener que asumir el papel de profesora, compañera de juegos a tiempo completo y, por qué no, peluquera. Para empezar, la directora artística del Salón Cheska te da ideas para encontrar unas tijeras con las que comenzar la sesión de belleza: "Suelen vender en cualquier supermercado, Mercadona, Alcampo, El Corte Inglés, pero, si no tenemos en ese momento, podemos utilizar tijeras de costura de las que tenemos en casa". A continuación, explica el paso a paso para niño y para niña con el que asegurarte el mejor resultado. 

VER GALERÍA

Corte de pelo para niñas

Si tienes una hija, debes fijar el lema "despacito y con buena letra" en tu mente pues el primer consejo de Marís Baras es claro: "Cortar siempre poquito para no hacer trasquilones. Mejor pecar de prudente". Antes de comenzar, humedece un poco el pelo o aprovecha el momento de después del baño. Cuando ya esté sentada sobra la silla de peluquero (o de la cocina) es hora de pasar a la acción: "Lo vamos dividiendo por capas rectas en secciones y cogemos con pinza. En la primera sección (la de abajo) es importante que bajen la barbilla un poquito y vas a pulso cortando al corte que lleve, recto, el corte que te haya marcado tu peluquero". En cuanto a las capas superiores, es hora de que vuelvan a poner la barbilla recta: "Mejor no tocar las capas, no hacer nuevas capas y simplemente retocar las que su peluquero le haya hecho". En este caso, la creatividad está desaconsejada. 

¿Y si tiene flequillo? La experta avisa de que si bien los largos se cortan con el pelo húmedo, el flequillo siempre se hace en seco. De nuevo, la prudencia es clave para evitar disgustos: "Cortar a piquitos el flequillo en vez de en horizontal, es decir, la tijera en vertical para evitar trasquilones. No recomiendo hacer un flequillo por primera vez, simplemente retocar el flequillo ya hecho por peluquero. A la altura que quieras, depende de lo que te guste". 

VER GALERÍA

Corte de pelo para niños

Para empezar, la melena se divide en dos: la sección desde las orejas hacia arriba se recoge con una gomilla de pelo y los mechones de ahí hacia la nuca se dejan sueltos. Después, se colocan las tijeras en posición vertical para empezar a cortar la parte de abajo: "Cortamos a picos de arriba abajo para evitar trasquilones. ¡No lo cortéis en recto!". A continuación, se quita la gomilla y se realiza la misma operación que en el primer paso. No te preocupes si el resultado no es perfecto: "Si al terminar vemos que han quedado trasquilones los vamos arreglando. ¡Y listo!", explica la directora del Salón Cheska. Ahora que ya sabes la teoría, llega el momento de pasar a la acción y regalarles a tus hijos una sesión de peluquería casera. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie