adelgazar

Cuatro consejos que sí funcionan para perder peso tras las fiestas

El tipo de alimentos, las técnicas de cocción ideales y otros trucos para adelgazar

por Mariana Chacón

La Navidad es una época en la que se cogen de 2 a 4 kilos según los expertos y la sencilla razón que explica esta subida es que se comenten repetidamente los tres malos hábitos que señalan desde la Universidad de Harvard como culpables de que una persona engorde: no dormir las horas necesarias, llevar un estilo de vida sedentario y descontrolar las cantidades de comida. Aunque la realidad es que cuesta más bajar de peso que subirlo, los nutricionistas aseguran que cambiando algunos hábitos en el día a día conseguirlo resulta algo más fácil de lo que parece. Elegir la manera correcta de cocinar los alimentos y recuperar la costumbre de hacer ejercicio a diario son solo dos de las cuatro recomendaciones del plan postnavideño con el que volver a abrocharse el pantalón.

VER GALERÍA

-Te avanzamos las tendencias 'fitness' que van a arrasar en 2022

1. Hacer deporte

Tomarse un descanso del gimnasio durante las fiestas es normal, sin embargo, recuperar la disciplina lo antes posible es un punto clave para perder los kilos navideños: "La dieta es, junto al ejercicio, la clave para perder el peso que hemos ganado. Hay que moverse a diario, practicando algún deporte, que combine tanto el ejercicio cardio, como el de la fuerza. Lo ideal sería practicarlo al menos 3 o 4 veces a la semana, evitando el resto de días el sedentarismo", aconseja Rocío Escalante, experta en nutrición y directora del centro de belleza que lleva su nombre. En cuanto a los pequeños cambios que marcan la diferencia en el día a día, "podemos hacer cosas muy sencillas como subir las escaleras, dejar el coche o el transporte público más lejos del trabajo, imponernos tareas que podamos hacer a pie, etc.", apunta Escalante. 

2. Comer menos cantidad, más veces

"Para perder el peso ganado en los días de Navidad hay que bajar la ingesta de calorías, pero eso no significa saltarse comidas. Es preferible comer entre 3-5 veces al día, apostando por alimentos bajos en calorías como las verduras y hortalizas, el pescado, el pollo, los huevos… Hay que cocinar de forma ligera, en el microondas, al vapor, en el horno, a la plancha...", apunta Rocío Escalante sobre el enfoque healthy con el que sentarse a la mesa tras las fiestas.

VER GALERÍA

-El truco ‘healthy’ de Paula Echevarría para no renunciar al dulce en el desayuno

Además, la especialista en nutrición recomienda "reducir la sal para deshincharte. Para ello aconsejo condimentar con hierbas aromáticas, una opción mucho más saludable". Como motivo de más para seguir el consejo de la experta, el Dr. Nichollas Perricone, creador de la famosa dieta Perricone, señala a este tipo de condimentos como "superalimentos" porque "tienen propiedades antiaging, como la cúrcuma, que es antiinflamatoria y neuroprotectora. La salsa de tabasco es otra de las opciones admitidas".

3. Dieta depurativa

Un porcentaje del peso que se gana durante las vacaciones de Navidad proviene de la retención de líquidos y, por eso, la nutricionista recomienda que se aumente el consumo de alimentos con propiedades drenantes: "Espárragos, calabacín, brócoli, alcachofas... no deben faltar en la dieta, para ayudar a eliminar líquidos y depurar el organismo. Las sopas y cremas ligeras de verduras son una buena opción como primer plato tanto en la comida, como en la cena". Y no solo en forma sólida, Escalante también recomienda bebidas con los mismos beneficios: "El té verde, la cola de caballo, el boldo, la menta… las infusiones son excelentes aliadas para mejorar la digestión, eliminar líquidos y depurar el organismo". 

- Compra aquí la báscula inteligente que necesitas para empezar a cuidarte de verdad

4. Carbohidratos saludables y fibra

Ninguna dieta estará completa sin los hidratos de carbono, un grupo de macronutrientes al que muchas temen cuando intentan adelgazar. Como guía para incluirlos en el plan postnavideño, el Dr. Perricone recomienda "aquellos con bajo contenido glucémico que permiten una absorción más lenta y no provocan una reacción inflamatoria derivada del incremento de los niveles de azúcar en sangre. Además, este tipo de hidratos aportan antioxidantes, fitonutrientes y fibras, fundamentales para regular la digestión. Destacando las moras, cebollas rojas y blancas, frambuesas, aceite de oliva, avena y limones".

La especialista Rocío Escalante recalca la importancia de la fibra ya que resulta "necesaria para favorecer el tránsito intestinal y aumentar el índice de saciedad. Debemos incluir en la dieta alimentos como los cereales integrales, las legumbres, y por supuesto, frutas y verduras", apunta la experta. Por último, desaconseja el azúcar, "tanto el que echamos en el café, como todo tipo de alimentos que ocultan azúcar: desde la bollería industrial, hasta las bebidas azucaradas, y alimentos ultraprocesados". 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie