Cómo perder peso

Si no te gusta correr, aprovecha el paseo diario para perder peso y eliminar la celulitis

Descubre las ventajas que notarás en cuerpo caminando con estos consejos

por Mariana Chacón

Aunque es una problema que preocupa a las mujeres durante todo el año, cuando se acerca el verano los planes para combatir la celulitis se vuelven una prioridad para el 90% de la población femenina que la sufre. Para conseguirlo, la alimentación es clave y puedes combinarla con bebidas depurativas que potencien el drenaje. También se ha descubierto que existe una postura que favorece la retención de líquidos mientras duermes o que llevar siempre ropa ajustada es un hábito que deberías evitar. Por último, un plan anticelulítico no está completo si no se practica deporte de forma habitual y ahora que puedes salir a caminar a la calle, descubre cómo estos paseos van a ayudarte a perder peso y a reducir el aspecto de la impopular 'piel de naranja'. 

VER GALERÍA

LEE TAMBIÉN: Todo sobre el tratamiento que borra la celulitis en 20 minutos

Regresa al ejercicio progresivamente

Desde el pasado 2 de mayo, practicar deporte fuera de casa se ha convertido en una realidad y ya son muchos los que salen de sus casas con las zapatillas de deporte puestas dispuestas a romper con el sedentarismo de las últimas semanas. Aunque las ganas de llevar un estilo de vida más activo son inmensas, los expertos avisan de la importancia de reiniciarse en el ejercicio de manera progresiva para evitar lesiones. Una precaución con la que no solo conviertes la experiencia en una mucho más segura, también puedes adelgazar y reducir la apariencia de la celulitis andando a paso ligero. Y es que, activar la circulación sanguínea es fundamental para mejorar el aspecto de estos hoyitos tan obstinados y los expertos aseguran que caminar es una actividad muy efectiva para conseguirlo. 

"El sedentarismo contribuye al aumento de índice de masa corporal y disminuye el tono muscular, importante para mantener los miembros inferiores y glúteos tonificados y mantener el metabolismo activo. La práctica de actividad física regular no sólo mejora la tonicidad muscular, dejando el aspecto de la piel más terso y bonito, sino que también nos ayuda a combatir varios factores de riesgo predisponentes a la celulitis", nos explicaban las expertas de la Clínica Mira + Cueto. Un consejo que ahora puedes poner en práctica gracias a las caminatas. Pero aunque los paseos ayuden, puedes potenciar sus beneficios subiendo un poco la intensidad y practicando el power walking

VER GALERÍA

LEE TAMBIÉN: ¿Y si ya tuvieras en casa el anticelulítico que necesitas? Las frutas que te ayudan a borrarla en primavera

Busca un recorrido con cuestas

El power walking es una modalidad de caminata en la que aceleras el paso y te aseguras de mantener los músculos de piernas, glúteos, abdomen y core - parte abdominal y baja de la espalda - en tensión durante todo el paseo. Si a este ligero incremento en la intensidad le añades inclinación, los resultados se multiplican. Lo cierto es que muchas huyen de las cuestas a la hora de salir a andar porque aumentan la dificultad, sin embargo, esa pendiente puede ser justo lo que necesitas para potenciar la quema de calorías y reducir la retención de líquidos. Si buscas una superficie inclinada para pasear no solo aumentarás tu frecuencia cardíaca sin necesidad de alterar la velocidad, trabajarás de una forma más intensa los músculos y notarás como sube cada día tu estamina (capacidad de realizar una actividad física durante el mayor tiempo posible). 

En cuanto al tiempo que debes dedicarle a caminar, desde la OMS (Organización Mundial de la Salud) te recomiendan que des una media de 10.000 pasos al día y unos 150 minutos de actividad física moderada a la semana. Todo esto se traduce en unos 20 minutos de paseo a buen ritmo si piensas salir a diario o media hora si prefieres reducir tus caminatas a 5 semanales. 

VER GALERÍA

Elige el calzado adecuado

Por último, recuerda que lo único que necesitas para practicar esta actividad son unas zapatillas de deporte, pero estas deben ser especiales para andar, de esta forma evitas lesiones: "Las zapatillas deben adecuarse a la persona, al suelo por el que se vaya a correr y a la actividad que se vaya a realizar. Deben atarse bien los cordones para ajustarlas al pie y llevar siempre calcetines", avisan desde el Colexio de Podólogos de Galicia. Además, debes asegurarte de que están en perfectas condiciones como explican los expertos: "Una zapatilla de hace 10 o 15 años podía aguantar sin deformarse 1.000 o 2.000 kilómetros, mientras que las actuales, con suelas fabricadas con espumas, poliuretanos o materiales de mayor tecnología, aportan una mayor amortiguación y ligereza y un retorno de energía de hasta el 55%, pero resisten un menor número de kilómetros". Por último, recuerda que debes quitártelas y desinfectarlas en cuanto vuelvas a casa, también la ropa y debes darte una ducha inmediatamente después. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie