Decálogo para unos pies bonitos y sanos

¿Quiere que esta parte del cuerpo luzca mejor que nunca esta primavera y verano? No se pierda nuestros consejos y recomendaciones.

por hola.com

-Si su problema son las durezas, no intente eliminarlas de la noche a la mañana. La única forma de hacerlas desaparecer gradualmente es mantener un cuidado continuo y regular utilizando cremas antidurezas, con la ayuda de la piedra pómez, o cualquier exfoliante o similar.

-Lo mejor para unos pies hinchados es sumergirlos en agua con sal, alternando baños de agua fría con agua caliente para reactivar la circulación. Posteriormente, extienda sobre ellos un producto refrescante y póngalos en alto (a una altura superior a la del corazón) para mejorar aún más el riego sanguíneo.

-Para curar las incómodas ampollas, tan características del calzado de verano, no olvide que existen en el mercado unos apósitos especialmente diseñados para estas lesiones que mantienen la humedad de la piel.

-Para evitar la aparición de juanetes, nada como huir del calzado apretado o con un tacón de vértigo. Qué duda cabe, que este tipo de zapatos estilizan y sientan de maravilla, pero no hay que abusar de su utilización, ya que esto podría ser, con el tiempo, fatal para la salud y el aspecto de sus pies.

-No olvide cortar sus uñas en cuadrado y no demasiado cortas. Esta es, sin duda, la mejor forma de prevenir las denominadas ‘uñas encarnadas’, tan incómodas y dolorosas.

-Es conveniente que mantenga sus pies secos. Por ello, después de la ducha, deberá secarlos a fondo, especialmente en el hueco que queda entre los dedos.

-Evite que sus pies estén expuestos a temperaturas extremas, que sólo contribuyen a empeorar la circulación.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie