Cómo combatir los problemas de los pies

Las claves para acabar con las ampollas, la queratosis o los hongos

por hola.com

Seguro que en algún momento de su vida ha padecido molestias en sus pies, que son los que soportan el peso de gran parte del esfuerzo que realizamos a diario. Y es que piense que los estudios han llegado a la conclusión de que lo que caminamos a lo largo de nuestra vida equivale a dar cuatro veces la vuelta al mundo. Por este motivo, debemos mimarlos y conocer los problemas que pueden padecer.

  • Las ampollas son sin duda el problema más frecuente, algo que todos hemos sufrido. ¿La razón? Cuando se produce fricción entre la piel del pie y los zapatos, se crea un calor que deriva en ampolla. En los casos más graves, la quemadura se puede extender a toda la planta, aunque esto no suele suceder.
    Para ponerles remedio, lo más eficaz es evitar fricciones posteriores y dejar que la ampolla cure progresivamente, aunque actualmente existen en el mercado apósitos específicos para estas lesiones, que mantienen la humedad de la piel.
  • Bajo el nombre médico de queratosis se resumen afecciones más popularmente conocidas como callos, durezas u ojos de perdiz, que son la consecuencia de una acumulación de células muertas (o queratinizadas, de ahí su nombre), un sistema de protección natural de la piel cuando se produce una fricción o presión continuada.
    Lo mejor es prevenir su aparición, evitando el calzado opresivo y eliminándolas gradualmente. Esto se puede hacer bien con una crema antidurezas, que contiene ácidos capaces de disolver esas acumulaciones de células muertas; con la ayuda de piedra pómez o cualquier exfoliante similar, o bien acudiendo a hacerse la pedicura regularmente.
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie