El moreno más de moda: todo sobre el autobronceador

por hola.com

=Conseguir el tono deseado *La respuesta se encuentra en los autobronceadores. Su secreto radica en un agente llamado DHA que, al contacto con los aminoácidos de la piel, la tiñe y le da un color anaranjado similar al bronceado. *Una de sus grandes ventajas es que es totalmente inocuo, ya que no afecta más que a las capas superiores de la epidermis. =Obtener un resultado perfecto *Lo más importante para conseguir un autobronceado de aspecto totalmente natural es crear primero una piel uniforme, como un lienzo en blanco. Para ello, nada como una exfoliación previa, así como asegurarse que la piel está bien hidratada. *Para evitar manchas, lo más importante es extender el autobronceador a conciencia y de forma uniforme, sin olvidar ninguna zona. Para las más inexpertas, nada como los productos con color, que permiten ver donde se aplica el producto. =Áreas de alto riesgo *No extienda producto en las zonas que no se broncean naturalmente, como las plantas de los pies; o donde el color resulta diferente, como codos, rodillas y talones. *Un buen truco para hacerlo es extender primero el autobronceador y después eliminarlo con la ayuda de una esponja o una manopla ligeramente humedecida. *Recuerde que la piel tostada por el autobronceador no está protegida frente al sol, dado que ese color no representa el filtro natural que supone el conseguido por la acción natural de la melanina. =Cuidados posteriores *Tras usar autobronceador, es vital lavarse las manos con agua y jabón para evitar que las palmas queden de color anaranjado, insistiendo también entre los dedos. Déjelo secar con tiempo y al aire para evitar manchar la ropa. *Si desea un color más intenso, espere 24 horas para repetir la aplicación. *El color del autobronceador suele durar unos cuatro días, ya que va desapareciendo debido a la renovación natural de la piel. Pasado ese tiempo, puede volver a repetir todo el proceso, exfoliación incluida.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie